ACTÚA CONTRA EL TRABAJO INFANTIL: NO QUEREMOS MÁS NIÑOS EXPLOTADOS Y MUERTOS COMO ZOHRA SHAH

Viernes, 12 de junio, 2020
Por: Montilla, Evelyn

El nombre de Zohra Shah ocupó los titulares en muchos países de no estar muerta sería una niña más, que sin haber cumplido los 8 años, trabajaba limpiando casas, cuidando hijos de una familia esclavista. Zohra no podía jugar, era una de los 43 millones de esclavos modernos que, según la ONU, hay en el mundo; tampoco iba a la escuela, era una de las 65 millones de niñas que según UNICEF, por razones religiosas, políticas o bélicas, no tienen acceso a la educación. 


Definitivamente es necesario que el mundo entienda por completo que el trabajo infantil es un problema global. Desde el 2002 cada 12 de junio se conmemora el día mundial contra el trabajo infantil con la intención de sensibilizar a las personas ante los avisos y maltratos que sufren niños y niñas durante jornadas de trabajo que se ven obligados a realizar por necesidades económicas.
 
Es importante resaltar que, el artículo 32 de la Convención sobre los Derechos del Niño reconoce el derecho “a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, espiritual, moral o social”.
 
A pesar de que se han logrado avances en cuanto a la protección de niños y niñas, siguen siendo ellos los más vulnerables ante las situaciones de crisis social, empujándolos al trabajo infantil. Según las Naciones Unidas se estima que hay 152 millones de niños en situaciones de trabajo infantil, de los cuales 72 millones realizan trabajos que ponen en riesgo su vida. La pandemia de COVID-19, nos ha obligado a permanecer en nuestros hogares, con un gran impacto económico y de mercado laboral afectando la vida y los medios de las personas. Situación que ha llevado a que muchos más niños y niñas se vean obligados a trabajar todo el día para poder de alguna forma colaborar en su hogar.
 
Iniciando este mes de junio quedó evidenciado el riesgo que corren muchos niños y niñas al trabajar en edades donde solo deben dedicarse a estudiar, jugar, reír y soñar. Tan solo han transcurrido 13 días desde que una niña en Pakistán llamada Zohra Shah se levantó muy temprano a iniciar sus labores domésticas. Una niña pobre que, antes de cumplir los 8 años, es obligada a asear, lavar, cocinar y hacer de niñera. Esa mañana debía limpiar las jaulas de los loros, mascotas de sus amos.
 
Accidentalmente, Zohra dejó escapar las aves enjauladas, quizás quiso que tuvieran la libertad que ella no podía tener. Lo que desató la furia de sus amos; Zohra fue golpeada y torturada sin sentir ningún tipo de compasión. Sus amos la abandonaron en un hospital de donde huyeron dejando atrás su frágil y masacrado cuerpo. Murió el primero de junio a solo días de conmemorarse el día internacional contra el trabajo infantil. 
 
El nombre de Zohra Shah ocupó los titulares en muchos países de no estar muerta sería una niña más, que sin haber cumplido los 8 años, trabajaba limpiando casas, cuidando hijos de una familia esclavista. Zohra no podía jugar, era una de los 43 millones de esclavos modernos que, según la ONU, hay en el mundo; tampoco iba a la escuela, era una de las 65 millones de niñas que según UNICEF, por razones religiosas, políticas o bélicas, no tienen acceso a la educación. 
 
La ONG HUMANIUM señala que Pakistán tiene más de 80 millones de niños que sufren para satisfacer sus necesidades. Los menores son vulnerables a varios desafíos de desarrollo que afectan su sano crecimiento y su vida en general, incluidos calidad de la educación, prevención de la explotación sexual, trata de niños, matrimonio y trabajo. Hoy Zohra ya no está entre nosotros, nunca pudo alzar su voz y realizar acciones contra el trabajo infantil. Pero su atroz asesinato debe marcar un hito para lograr la abolición del trabajo infantil, no olvidemos que aún hay muchos niños y niñas esclavos realizando trabajos forzosos y sufriendo violaciones de sus derechos humanos. 
 
Basta de la explotación de niños y niñas; no más trabajo infantil. No olvidemos que la infancia es un período clave en el desarrollo de cualquier persona. Todos los niños y niñas deben disfrutar de sus derechos humanos; disfrutando de su infancia, estudiar y jugar, reír y soñar en vez de trabajar.
 
Enmarcado en este contexto, y para conmemorar el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Amnistía Internacional Venezuela como movimiento que promueve el respeto y la protección de los derechos humanos, alza su voz para luchar contra el trabajo infantil.Rechazamos toda forma de violencia que atente contra cualquier persona y es por esta razón que reafirmamos nuestra exigencia a los  gobiernos de:
– Que cumplan la Convención de Derechos del Niño, sus Protocolos y los tratados internacionales para garantizar especial protección y cuidado a la infancia.
– Que trasladen a su legislación nacional los derechos y principios fundamentales que inspiran la Convención, con especial atención a los derechos económicos, sociales y culturales, para facilitar el desarrollo personal y social de los menores.
– Que excluyan de su código penal la pena de muerte contra menores de 18 años o por delitos cometidos cuando no se había cumplido esa edad. 
– Que aseguren los derechos sexuales y reproductivos de los menores, así como el acceso de las niñas a servicios de aborto seguro y legal en casos de embarazo no deseado como consecuencia de violación, agresión sexual o incesto.
– Que garanticen el derecho a la educación de niños y niñas –indispensable para hacer realidad otros derechos humanos–, y eviten cualquier práctica educativa discriminatoria[1]
 
 
 

 


Tags: #MaltratlInfantil, #DerechosHumanos, #TrabajoInfantil, #infancia #DerechosHumanos, #MaltratoInfantil, #TrabajoInfantil, #Niños, #Niñas, #Infancia.

Compartir