AGUANTAR PARA QUEDARSE

Si bien cruzar por vía terrestre a Colombia es la opción más factible para muchas personas en Venezuela, sobre todo aquéllas con limitados recursos económicos, en ocasiones sus calamidades no terminan al cambiar de país. El acceso por “trochas” o caminos de acceso irregular, la situación de calle para muchos, las dificultades para acceder a un empleo o a un tratamiento médico complejo, las barreras para registrarse legalmente en el país, el acceso a la educación de los hijos, la vulnerabilidad frente a grupos armados irregulares, los obstáculos para acceder al sistema de asilo y refugio, así como la xenofobia, son sólo algunos de los problemas más graves que enfrentan las personas provenientes de Venezuela al llegar a Colombia por la frontera terrestre.

A pesar de que Migración Colombia sitúa la cifra en 550 mil 1, agencias internacionales y organizaciones de la sociedad civil trabajando en Colombia, dijeron a Amnistía Internacional que posiblemente para finales de noviembre de 2017, había más de un millón de personas venezolanas viviendo regularmente o irregularmente en el país y de éstas, aquéllas con mayor nivel de vulnerabilidad (en su mayoría en situación irregular), se concentran en las regiones fronterizas.

Sólo en el Puente Simón Bolívar de Norte de Santander, puente que separa ambos países y que constituye uno de los principales puntos fronterizos, se contabilizaron a final de 2017, un total de 37 mil entradas diarias, y 35 mil salidas 2. Sin embargo, las cifras dadas por Migración Colombia son apenas una aproximación. Muchos de los otros puentes de acceso y salida no tienen sistema de conteo, como el Puente de Rumichaca en Nariño, o el Paraguachón en La Guajira, lo cual hace imposible saber la cantidad exacta de personas que entran y salen por las rutas oficiales. Además, existen más de 250 “trochas” o caminos de acceso irregular a los largo de los más de 2200 km de frontera, lo cual dificulta saber los números reales de entradas y salidas desde Venezuela hasta Colombia y viceversa. La mayoría de las personas entrevistadas por Amnistía Internacional, accedieron al país por vía irregular, y no habían podido regularizar su situación.

Migración Colombia. Radiografía migratoria Colombia-Venezuela. 19.01.2018. Ver en: http://www.migracioncolombia.gov.co/index.php/es/prensa/multimedia/6308-radiografia-de-venezolanos-en-colombia-31-12-2017
Migración Colombia. Radiografía migratoria Colombia-Venezuela. 19.01.2018. Ver en: http://www.migracioncolombia.gov.co/index.php/es/prensa/multimedia/6308-radiografia-de-venezolanos-en-colombia-31-12-2017
Blog-post Thumbnail

Personas cruzando la frontera entre Venezuela y Colombia en el Puente Simón Bolívar.

Blog-post Thumbnail

Personas cruzando la frontera entre Venezuela y Colombia en el Puente Simón Bolívar.

Blog-post Thumbnail

Personas cruzando la frontera entre Venezuela y Colombia en el Puente Simón Bolívar.

Durante los 6 primeros meses del año 2017, sólo en Cúcuta, municipio colombiano de alrededor de 650 mil habitantes se contabilizaron más de 22 mil personas provenientes de Venezuela con intención de quedarse en el país. Para finales de 2017, la cifra ascendió a más de 32 mil 3. De éstas, organizaciones locales estiman que alrededor del 30 por ciento tiene necesidades de protección internacional 4.

Sin embargo, Colombia ha tenido una respuesta limitada a la hora de llevar a cabo estrategias integrales de recepción y atención de migrantes y personas en necesidad de protección internacional. Si bien se han llevado a cabo ciertas rutas de atención, en salud, educación, y regularización del estatus migratorio, la tardía y limitada realización de estudios de caracterización por parte del Gobierno Colombiano para conocer las cifras, identificar el perfil de las personas que llegan, las causas por las cuales lo hacen, y sus necesidades de protección, ha impedido que exista un diagnóstico real de la situación que permitiera adoptar medidas más precisas dependiendo de si la persona que llega es refugiada, tiene necesidades de protección, es migrante en situación de vulnerabilidad, etc.

Colombia figura, después de Chile, como el país que mayor “estancias legales alternativas” ha generado para personas que provienen de Venezuela 5, a través del Permiso Especial de Permanencia (PEP) que para enero de 2018 se contabilizaban en 69 mil 6.

El PEP, una medida creada a mediados de 2017 en el marco de la llegada constante de personas venezolanas, permite la estancia legal en el país durante dos años, y está dirigido a aquellas personas que accedan al país con pasaporte, algo de lo que carece la mayoría de las personas que cruzan a Colombia a través de las fronteras terrestres, por ser las que están en situación de mayor vulnerabilidad, y muchas de ellas en necesidad de protección internacional o refugio. Así mismo la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, (TMF), otorgada a más de 1 millón 300 mil ciudadanos venezolanos, fue creada inicios de 2017 para facilitar la compra de insumos en Colombia en territorio fronterizo.

En febrero de 2018 el Gobierno Colombiano anunció que sólo se permitirá el acceso al país con pasaporte debidamente sellado, y que la TMF quedará fuera de circulación a partir de abril de 2018. Amnistía Internacional considera que esto podría agravar la situación de quienes dependen del país vecino para generar recursos y acceder a comida y medicamentos, particularmente, de aquellos cuya vida, libertad y seguridad está en riesgo, debido a la situación de violaciones masivas a derechos humanos que atraviesa Venezuela, es decir, las y los refugiados.

A pesar de estas medidas, la utilización de pasos irregulares ha sido una constante. Con las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno Colombiano, se impondrá la necesidad de hacer uso de rutas clandestinas que aumentan el nivel de riesgo de miles de personas debido al control ejercido por grupos delincuenciales que llevan a cabo extorsiones, agresiones y reclutamiento en estas vías 7 . Hacia finales de 2017, se habían registrado al menos 14 enfrentamientos armados en la Parada, poblado anexo al Puente Internacional Simón Bolívar 8. Según información recibida por Amnistía Internacional, la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL) declaró objetivo militar a personas venezolanas en algunos municipios de Norte de Santander 9, y se reportó el reclutamiento de personas venezolanas por parte de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) 10.

Equipo Local de Coordinación de Norte de Santander. Documento: Contexto humanitario-Frontera Colombo-Venezolana. 2017.
Entrevista con personal humanitario trabajando en la región fronteriza de Colombia, noviembre 2017.
UNHCR/ACNUR. Alternative Legal Stay. Ver en: https://data2.unhcr.org/en/situations/vensit
Migración Colombia. Radiografía migratoria Colombia-Venezuela. 19.01.2018. Ver en: http://www.migracioncolombia.gov.co/index.php/es/prensa/multimedia/6308-radiografia-de-venezolanos-en-colombia-31-12-2017
Amnistía Internacional documentó el caso de la Sr. Gloria León, cuyo hijo, José Gregorio Uribe León, lleva desaparecido desde que el día 22 de julio de 2017, éste decidiera cruzar por una trocha cercana al Puente Internacional Francisco de Paula, en Ureña, debido a que éste, a diferencia de su madre, no tenía la Tarjeta Migratoria Fronteriza. Gloria, esperó a su hijo al otro lado del puente y recorrió las trochas ilegales durante días. Su hijo jamás apareció. Un militar colombiano, al encontrarla desesperada preguntando por su hijo, le confesó que habían visto como grupos delincuenciales se lo llevaban amarrado. Entrevista realizada por Amnistía Internacional, Cúcuta, noviembre de 2017.
El Nacional. Registran nuevo tiroteo en la frontera. Ver en: http://www.el-nacional.com/noticias/mundo/registran-nuevo-tiroteo-frontera-colombo-venezolana_207438
Amnistía Internacional. Entrevista con personal de OCHA, Cúcuta, noviembre 2017.
CNN. El ELN recluta a venezolanos dice Comandante de las Fuerzas Militares de Colombia. Ver en: http://cnnespanol.cnn.com/2018/02/01/el-eln-recluta-venezolanos-y-sus-lideres-se-esconden-en-venezuela-dice-comandante-de-las-fuerzas-militares-de-colombia/
Blog-post Thumbnail

José del Carmen de 26 años, sostiene en sus brazos a su hijo de 9 meses de edad. Nativo del Estado de Zulia, tiene una discapacidad física que le obliga a utilizar silla de ruedas. Eso no fue obstáculo para emprender el viaje por una de las trochas irregulares del cruce en la Guajira, junto con su pareja de 18 años y sus dos hijas de dos años y 9 meses de edad, en noviembre de 2017. Para cruzar tuvieron que pagar 3000 bolívares (US$ 0,12), para evitar ser robados o golpeados por hombres armados que controlan las rutas irregulares. José del Carmen recordaba cómo una mujer embarazada que viajaba escondida en el mismo camión que ellos, fue golpeada varias veces por uno de los hombres armados que controlaban el camino, con la culata de un fusil, por no tener con qué pagar el peaje.

El daño a su médula espinal es reversible. Sin embargo, tanto en el Hospital Universitario “Dr. Pedro Emilio Carrillo” del estado Trujillo en el oeste de Venezuela, como en el Hospital Dr. Manuel Noriega Trigo del estado Zulia, le dijeron que no podían hacer nada por él debido a la falta de insumos para llevar a cabo la operación que requería. Seis meses después de su salida del hospital, su familia ya no podía aguantar el hambre. Las niñas no paraban de llorar y tenían el vientre hinchado. Por oponerse al gobierno, se les negó la ayuda alimentaria que se otorga sin continuidad en zonas desfavorecidas del país (conocida como la “bolsa del CLAP”). José del Carmen había perdido más de 15 kilos, la salud de toda la familia estaba muy deteriorada debido a la falta de comida, y “decidieron cruzar”. Otra de las razones de José del Carmen, es poder acceder en otro país a la operación quirúrgica que requiere. La organización Cáritas-Pastoral social les acogió en el único albergue que existe en Maicao.

No todos corren con la suerte de dormir bajo un techo. Cientos de personas duermen en las plazas públicas, parques, o terminales de autobuses de distintas ciudades colombianas por no tener dinero con qué pagar la renta de un espacio. Organizaciones religiosas han sido las encargadas de garantizar un espacio digno y comida a muchas personas migrantes y solicitantes de asilo que llegan en situación desesperada de Venezuela. Sin embargo, la capacidad de estos centros privados es limitada, y la mayoría de las personas que llegan se ven obligadas a dormir en los espacios públicos a la intemperie, en condiciones de insalubridad y peligro de ser atacadas, incluidas mujeres gestantes y lactantes 11, con el riesgo que eso supone a su salud. A finales del año 2017 se reportaron tensiones en la ciudad de Cúcuta, debido a la ocupación de una cancha deportiva local por alrededor de 900 personas provenientes de Venezuela. Fueron desalojadas por la fuerza pública 12, una medida que lejos de resolver el problema, lo trasladaba de una comunidad a otra.

Durante el mes de noviembre de 2017, Amnistía Internacional se reunió con personal de la Pastoral Social en Maicao, Riohacha y Bogotá, y visitó el albergue que gestionan en Maicao. Así mismo, visitó el albergue de los Hermanos Scalabrinianos en Cúcuta, y se reunió con el Servicio Jesuita a Refugiados, que entre otros, tiene un programa dirigido a proteger de manera integral a mujeres gestantes provenientes de Venezuela.
El País. Desalojan a venezolanos del barrio de Cúcuta. Ver en: http://www.elpais.com.co/colombia/desalojan-a-venezolanos-alojados-en-parque-de-un-barrio-en-cucuta.html
Blog-post Thumbnail

Dulce Turizo, de 36 años y embarazada de 2 meses y medio, fue extorsionada por la guardia venezolana al entrar por Paraguachón, La Guajira, en septiembre de 2017. La dejaron prácticamente sin nada. Desde entonces ha tenido que dormir en las calles de Maicao y posteriormente en el estacionamiento de la terminal de autobuses de Barranquilla, algo que sabe, la expone a riesgos en su salud y la de su embarazo. Recibe comida de grupos religiosos, que cada día llegan a la terminal para atender a personas migrantes y refugiadas venezolanas. Fue al Hospital de Villa del Rosario para realizarse un control, pero fue informada que sólo le prestan servicio de urgencia a personas extranjeras, por lo que espera poder ahorrar, para pagar sus controles.

Blog-post Thumbnail

Un grupo de personas de Venezuela busca un sitio para resguardarse una noche lluviosa cerca de un parque en Riohacha, Colombia.

Blog-post Thumbnail

Un grupo de personas de Venezuela buscan un lugar para dormir en un parque en Cúcuta, Colombia.


 Actúa