AUTORIDADES VENEZOLANAS DEBEN SUPERAR SU MIEDO A PEDIR AYUDA HUMANITARIA

Jueves, 14 de julio, 2016
Por: Daniela Damiano

La ayuda humanitaria internacional representa una acción frecuentemente necesaria para el bienestar de los pueblos que se encuentren atravesando alguna situación difícil, que apela a los compromisos de solidaridad, apoyo y respaldo entre los pueblos con miras a que se garanticen los derechos humanos de las personas. Que un gobierno la solicite no implica ninguna amenaza para el mismo.


La ayuda humanitaria internacional representa una acción frecuentemente necesaria para el bienestar de los pueblos que se encuentren atravesando alguna situación difícil, que apela a los compromisos de solidaridad, apoyo y respaldo entre los pueblos con miras a que se garanticen los derechos humanos de las personas. Que un gobierno la solicite no implica ninguna amenaza para el mismo.

Este tipo de cooperación busca coordinar ayuda con otros países, organizaciones internacionales y asociaciones civiles para atender problemas de carácter generalmente económico. Debido a la actual situación de crisis producto principalmente de la caída en los precios del petróleo, el gobierno venezolano debería activar mecanismos a la búsqueda de ayuda humanitaria, de acuerdo con las recomendaciones de diferentes organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, como Amnistía Internacional.

En su más reciente visita a Venezuela, la directora para las Américas, Erika Guevara Rosas, aseguró que “las políticas obstinadas están afectando seriamente millones de vidas. La combinación letal del severo desabastecimiento de comida y medicinas, combinado con los altísimos niveles de criminalidad, persistentes violaciones de derechos humanos y políticas que se enfocan en asegurar que las personas no se quejen en vez de responder a sus pedidos desesperados de ayuda, es la receta perfecta para una catástrofe épica”.

¿En qué consiste la ayuda internacional humanitaria?

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dispuesto el funcionamiento de varias oficinas para atender y brindar ayuda humanitaria en los casos que la misma sea necesaria, como el Programa Mundial de Alimentos, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), entre otras.  

El suministro de ayuda humanitaria no distingue entre nacionalidad, religión, género, origen étnico o afiliación política; erigiéndose sobre los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia.[1] El último principio, añadido posteriormente, se refiere a que la ayuda recibida no considera objetivos políticos, económicos o militares que pudieran afectar la soberanía de las naciones.

Para obtener ayuda humanitaria las autoridades del país afectado deben solicitarla expresamente a la nación, organización internacional u ONG que considere pertinente. [2]

Solo en el supuesto de no existir gobierno legítimamente reconocido o que a través de fehacientes pruebas se demuestre su inoperancia y responsabilidad en situaciones de graves violaciones a los derechos humanos, el Consejo de Seguridad de la ONU en acuerdo con sus miembros parte, decidirán la forma en que el país recibirá asistencia y si amerita algún grado de intervención humanitaria.

En junio de 2003 al menos de 16 países aprobaron una serie de acuerdos bajo el título de “Principios y Buenas Prácticas en la Donación Humanitaria (GHD, por sus siglas en inglés)”, texto referente a la adecuada aplicación de donaciones humanitarias a pueblos envueltos en algún tipo de crisis. Bajo 23 preceptos se buscan 3 objetivos fundamentales: “salvar vidas, aliviar el sufrimiento y mantener la dignidad humana”.

La ayuda puede comprender el suministro de alimentos y medicinas, refugio o ropa, atención sanitaria, agua o equipos de saneamiento, reparación de infraestructuras, asistencia psicológica, asistencia técnica y apoyo financiero.

Para leer todos los principios haz clic aquí.

Según el último informe publicado por la ONU, titulado “Perspectiva Humanitaria Global 2016” 27 países están recibiendo ayuda humanitaria, entre ellos países donde no existe un conflicto armado, como Guatemala y Honduras.

El llamado principal siempre será a prevenir y atender situaciones de cualquier índole que ponga en peligro la vida y la dignidad de las personas.

 

Por Daniela Damiano @amnistia

Foto: ShutterStock /Michel Piccaya

 

 



[1] Ghdinitiative.org. PRINCIPIOS Y BUENAS PRÁCTICAS PARA LA DONACIÓN HUMANITARIA. Ayuda humanitaria. Disponible en:  http://www.ghdinitiative.org/assets/files/GHD%20Principles%20and%20Good%20Practice/GHD---23-Principles-Spanish-Translation.pdf

[2] Organización Panamericana de la Salud. Asistencia internacional humanitaria. Disponible en: http://www.saludydesastres.info/index.php?option=com_content&view=article&id=211:3-asistencia-internacional-humanitaria&catid=152:3-asistencia-internacional-humanitaria-en-salud&Itemid=538&lang=es


Compartir