Viernes, 30 de septiembre, 2016

El pasado 25 de septiembre de 2015 193 representantes de diferentes países acordaron una agenda sustentable para el año 2030 que contiene 17 objetivos que deben cumplirse si queremos continuar manteniendo una vida en paz y próspera.


Este año el día de la solidaridad humana pretende exaltar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que líderes mundiales acordaron y adoptaron el año pasado para comenzar a construir un mundo más próspero, más sano y mucho más sustentable para la vida humana.

La solidaridad nos recuerda un valor o una actitud frente a la vida que debe estar presente en todos los actos que realicemos, sobre todo porque no vivimos solos. Ayudarnos con la disposición adecuada y un sentido de cooperación ideal sería la receta perfecta para poder construir un mundo mucho mejor del que tenemos.

Que mejor ejemplo de solidaridad que aquel que se dio el pasado 25 de septiembre de 2015, cuando 193 representantes de diferentes países acordaron una agenda sustentable para el año 2030 que contiene 17 objetivos que deben cumplirse si queremos continuar manteniendo una vida en paz y próspera en este planeta.

Contenido relacionado: Del cuidado del medio ambiente depende el desarrollo de un país. Exigirlo es un derecho

Básicamente, todos los objetivos giran en torno a tres grandes retos: Erradicar la pobreza extrema, combatir la desigualdad y la injusticia, y solucionar el problema del cambio climático. Sin embargo, a continuación te los mostramos de manera más detallada:

1. Erradicar la pobreza en todas sus formas en todo el mundo.

2. Poner fin al hambre.

3. Garantizar una vida saludable.

4. Garantizar una educación de calidad.

5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.

6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento.

7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos.

8. Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos.

9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación.

10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos.

11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles.

13. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

14. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos.

15. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra, y frenar la pérdida de diversidad biológica

16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

17. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible.

Miles de organizaciones en todo el mundo de todos los tamaños, desde pequeñas comunidades organizadas hasta Amnistía Internacional, aplauden este acuerdo que marca un precedente nunca antes avizorado en favor del bien común en consonancia con la protección del medio ambiente y el bienestar de la sociedad.

De esta manera lo manifestó Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional: “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible ofrecen una brújula para trabajos dignos, para la justicia, para la humanidad. Como sociedad civil, apoyaremos a los pobres y marginados cueste lo que cueste. Y exigiremos a gobiernos y empresas que rindan cuentas”.[1]

Para que efectivamente se cumpla este gran reto, es fundamental que los gobiernos del mundo se comprometan a idear políticas públicas que nazcan de la idea de cada uno de estos objetivos. Y más importante aún es que los ciudadanos puedan hacer contraloría social para velar que sus mandatarios están haciendo todos los esfuerzos posibles al respecto.

Savio Carvalho, asesor principal de Campañas sobre Desarrollo y Derechos Humanos de Amnistía Internacional, afirma que esta función “vigiladora” de la sociedad es importante para la realización de estos objetivos: “En el caso de que los gobiernos no quieran rendir cuentas; la ciudadanía cuenta con varias técnicas para exigir su derecho a estar informado; como la protesta pacífica, la intervención de organismos que luchen a favor de los derechos humanos o de las instituciones de justicia nacional e internacional”. [2]

De este trabajo mancomunado depende la materialización de estos objetivos sostenibles que nos garantizarán una mejor calidad de vida a un plazo mucho menor del que estimamos. A fin de cuentas, el progreso de la humanidad depende de la solidaridad que mantengan los pueblos entre sí.

POR DANIELA DAMIANO @AMNISTIA

[1] AI. Discurso de Salil Shetty a la Sesión plenaria inaugural de la Cumbre de la ONU para la adopción de la Agenda de Desarrollo Post-2015. Disponible en: https://www.amnesty.org/es/latest/news/2015/09/salil-shetty-address-to-sustainable-development-summit-2015/

[2] Daniela Damiano. Del cuidado del medio ambiente depende el desarrollo de un país. Exigirlo es un derecho. Disponible en: https://www.oximity.com/article/Del-cuidado-del-medio-ambiente-depende-1