Miércoles, 24 de mayo, 2017

Mariela Belski, directora Ejecutiva de Amnistía Internacional (AI) Argentina, se refirió al conflicto venezolano afirmando que en el “último mes y medio se ha desatado una seguidilla de protestas que básicamente piden en primer lugar elecciones urgentes, soberanía del poder legislativo, liberación de presos políticos y la apertura de ayuda humanitaria. La violencia y represión durante las protestas ha dejado como resultado más de 55 personas muertas y otras 1.200 heridas”.


La Fundación Directorio Legislativo llevó a cabo este martes en los espacios del Senado argentino un debate para analizar las alternativas que tiene Venezuela para salir de la crisis política y humanitaria que actualmente enfrenta y sobre el rol que la comunidad internacional debe desempeñar para poder garantizar la seguridad y apoyar a los venezolanos.

Dentro de los panelistas invitados estuvo Mariela Belski, directora Ejecutiva de Amnistía Internacional (AI) Argentina, quien se refirió al conflicto venezolano afirmando que en el “último mes y medio se ha desatado una seguidilla de protestas que básicamente piden en primer lugar elecciones urgentes, soberanía del poder legislativo, liberación de presos políticos y la apertura de ayuda humanitaria. La violencia y represión durante las protestas ha dejado como resultado más de 55 personas muertas y otras 1.200 heridas”.

La directora de AI Argentina destacó que en Venezuela hay más de 200 presos que están detenidos arbitrariamente por motivos políticos. Además, denunció que el gobierno venezolano esté utilizado tribunales militares para juzgar civiles involucrados en las recientes protestas acusándolos de "asociación para la rebelión y ataque al centinela”.

Recordó que Amnistía Internacional continúa elevando acciones a nivel mundial por la liberación inmediata del preso de conciencia, Leopoldo López, quien cumple una condena de 13 años y 9 meses de prisión “sin ninguna evidencia creíble en su contra y con un poder judicial que no es ni imparcial ni independiente".

"Los cargos contra López nunca fueron adecuadamente sustanciados y la sentencia de prisión en su contra tiene una clara motivación política, su único crimen es ser líder del partido opositor. Desde el 2014 el Grupo de Trabajo de la ONU sobre detenciones arbitrarias viene diciendo que su detención es arbitraria y el alto comisionado para los DDHH pidió a las autoridades que lo liberen inmediatamente", aseguró Belski.

Durante los últimos años, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ha atentado contra el funcionamiento de la Asamblea Nacional, órgano representante de la decisión popular venezolana. Desde la suspensión de miembros perpetrada en diciembre 2015, la declaración de nulidad sobre sus actos a comienzos de 2016 y el arrogo de funciones parlamentarias en marzo del 2017, el Tribunal ha avasallado las competencias de la Asamblea. A esta crisis gubernamental vino aparejada una crisis social expresada en un sinfín de protestas sociales marcadas por la escalada de violencia.

Frente a esta situación, la comunidad internacional ha condenado el accionar violento del Gobierno venezolano y se ha manifestado a favor de encontrar una salida democrática a la crisis. Sin embargo, se ha limitado a convocar reuniones y a realizar declaraciones que no ahondan en el fondo de la cuestión. Hasta el momento, esto ha resultado insuficiente para asegurar los derechos de los ciudadanos venezolanos. Es por ello que resulta necesario la adopción de medidas concretas que aseguren la paz y seguridad de los habitantes.

La charla también contó con la participación de Mercedes de Freitas, directora Ejecutiva de Transparencia Venezuela; Santiago Cantón, secretario de DDHH de la provincia de Buenos Aires y Karina Banfi, diputada nacional (UCR); y María Barón, directora Ejecutiva de Fundación Directorio Legislativo.

 

Por Daniela Damiano @amnistia 

Foto: Reuters