Jueves, 29 de junio, 2017

La homofobia también puede ser sutil. Un adolescente que sufre este tipo de intimidación puede sentir que está siendo ignorado o tratado con menos respeto que al resto de sus iguales, aunque la homofobia también puede ser muy evidente.


La intimidación es un comportamiento agresivo e intencional que implica un desequilibrio del poder y que se repite en el tiempo. La intimidación puede tomar muchas formas como por ejemplo: violencia física como golpes o empujones, intimidación verbal como insultos o burlas, intimidación social o emocional como exclusiones o hacer daño de forma emocional e incluso acoso cibernético como mensajes despectivos a través del correo electrónico o a través del Smartphone.

La intimidación verbal es la forma más frecuente de intimidación que suelen experimentar los niños y las niñas en las escuelas. En muchas ocasiones esta forma de intimidación puede implicar un lenguaje negativo que es de naturaleza sexual. A veces, este lenguaje sexual se refiere a la orientación sexual real o percibida de otra persona.

Desgraciadamente en nuestra sociedad aún existen muchos casos de personas que sienten homofobia y por culpa de esto, son muchas las víctimas de acoso escolar o bullying homosexual que intentan suicidarse.

La homofobia también puede ser sutil. Un adolescente que sufre este tipo de intimidación puede sentir que está siendo ignorado o tratado con menos respeto que al resto de sus iguales, aunque la homofobia también puede ser muy evidente.

Es una triste verdad, pero parece que hoy en día aún quedan muchas mentes que necesitan comprender que ser gay no es algo malo y que la homofobia es algo que debería quedar en el pasado. Si alguna vez has sufrido algún tipo de intimidación a causa de tu sexualidad, recuerda que tú no eres el problema, quienes tienen prejuicios son el problema.

 

Realidad española

Un estudio realizado por  la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y el colectivo de LGTB de Madrid España, ofrece unos datos espeluznantes: el 43% de quienes sufren el acoso homofóbico se plantean el suicidio, más de la mitad constantemente (56%) y un 27% de forma persistente a lo largo del tiempo. Y, de hecho, el 17% de los chicos y chicas hostigados intentaron suicidarse una o varias veces. Lo más terrible es la impunidad, el abandono, la invisibilidad con la que todo esto parece suceder. Sólo el 19% de los chicos perseguidos recibieron ayuda del profesorado; y el 82% de las víctimas no informaron de la situación a la familia, sin duda porque se sentían avergonzadas. O sea, que estaban y están solos. Pero aún queda el dato que a mí me pareció más espeluznante: el 90% han sufrido acoso homofóbico por parte de los compañeros de clase, pero además hay un 11% que han sido acosados por un profesor.

 

La realidad mexicana

“No le pasen el balón a Villavicencio porque parece puto”, gritó una muchacha durante la clase de educación física en la Escuela Secundaria Técnica No. 58 “Agustín Yañez”, en la delegación Iztapalapa en Mexico, al referirse a Aldo Uriel Villavicencio, joven gay de 28 años y que contaba con 15 al momento del incidente. En la escuela no faltaba quien me dijera maricón”. Recuerda Aldo que desde el cuarto año de primaria era molestado por sus compañeros e incluso algunos llegaban a decir “no se junten con él porque es maricón”.

“No había apoyo de los maestros. Solo decían ‘¡cálmense!’ o ‘no le digan nada’, no les decían a los compañeros lo que me pasaba o lo que era yo”, asegura Uriel.

Jacqueline Pardo Semo, directora ejecutiva de Educación Básica de la Secretaría de Educación del Distrito Federal, indica que, “Esta problemática rebasa a los docentes por falta de información”, La capacitación que toman comienza con la diferenciación entre violencia y bullying, por medio de prácticas en las que se puede identificar si en su salón existe o no un fenómeno de acoso. A los padres y madres también se les capacita de manera vivencial, “hay que concientizarlos de que el bullying no es que te molesten un día y se acaba. Se aborda mucho el tema de que escuchen a sus hijos porque el bullying los lleva (desde) la deserción escolar hasta situaciones de suicidio”.

 

Consejos para lidiar contra el bullying homofóbico

Si estás sufriendo acoso o bullying homofóbico lo primero que debes hacer es contarles a tus padres lo que ocurre e informar a la escuela o al instituto. Mantén un diario de todo lo que te ocurre y si te sientes incapaz de contárselo a tus padres o a la escuela o instituto, entonces habla con un adulto de confianza para que te pueda ofrecer su ayuda. Si tienes buenos amigos, seguro que no te faltarán el apoyo o la ayuda que necesitas para poder salir hacia adelante, no estás solo/a.

Si te sientes capaz de hacerlo, será necesario que ignores la intimidación por parte del agresor, puedes comportarte de forma asertiva y hacerle ver que son ellos los que no entienden la realidad de las cosas. Es necesario que tengas en cuenta que si te comportas de forma agresiva te estarás poniendo en riesgo y tu seguridad es lo más importante todo el tiempo.

Si la persona que te está acosando te realiza amenazas o incluso es violento contigo, entonces deberás acudir a la policía para notificar de las agresiones que estás sufriendo. Hoy en día, en la policía existen unidades especializadas para poder hacer frente a este tipo de incidentes y seguro que podrás encontrar la ayuda que necesita.

Si estás siendo intimidado a través de correos electrónicos o a través de cualquier otro medio digital, es importante que tomes capturas de pantalla y que los guardes como muestras para mostrar a tus padres, a la escuela o incluso a la policía.

Desde la escuela se podría llevar a cabo talleres sobre la educación y orientación sexual y así ayudar a que las personas que atacan por ignorancia aprendan un poco más y se eduquen en valores. Cualquier comentario homofóbico es una muestra de la ignorancia o de una mentalidad demasiado cerrada.

En este sentido, Cada estado debe comprender que La intolerancia hacia la diversidad sexual se expresa en exclusión educativa, bullying escolar, despidos injustificados, negación de servicios de salud y estigmas reproducidos por los medios de comunicación. Sus consecuencias inciden en ruptura familiar, abandono, invisibilidad, violencia y, en casos extremos, hasta la muerte por suicidio o crímenes de odio; para luchar contra ello se hace necesario la creación e implementación de políticas públicas que fomenten el respeto a la diversidad sexual, de igual forma, posee muchísima importancia las acciones tendiente a transformar las reglas y prácticas institucionalizadas que legitiman formas directas e indirectas de discriminación por homofobia, así como la comprensión de los efectos nocivos que puede tener en un grupo poblacional la distribución de actividades por género, clase social o identidad sexo-genérica.

 

Fuentes consultadas:

  • http://www.bekiapareja.com/sexo/homosexualidad-acoso-escolar-como-hacer-frente-bullying-homofobo/
  • Rosa Montero publicada en: http://elpais.com/elpais/2013/01/16/eps/1358360965_851393.html
  • http://www.jornada.unam.mx/2010/05/06/ls-portada.html
  • http://www.conapred.org.mx/userfiles/files/Dossier_17Mayo_Homofobia_INACCSS.pdf
  • Imagen de Benny Marty