Jueves, 28 de septiembre, 2017

Los testimonios de Alejandro Hidalgo, Crysmar Landáez, Sam Marín y Sebastián Abreu fueron relatos inspiradores y realistas que resultaron positivos para las otras personas trans presentes, también sirvieron para generar empatía e informar a quienes no tenían conocimiento sobre la situación de las personas trans en la actualidad, reproduciendo así el mensaje y fungiendo de hilo conductor para generar alianzas e ideas que puedan seguir sumando desde distintos espacios al trabajo en pro de los derechos humanos de las personas trans en Venezuela.


Amnistía Internacional Venezuela en el marco de su trabajo por los derechos de las personas LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) ha impulsado varias iniciativas para apoyar el derecho a la identidad de las personas trans, buscando de esta forma educar en derechos humanos a la población y exigir a las autoridades pertinentes garantías para las personas LGBTI.

El 6 de septiembre de este año, activistas de los derechos humanos hicieron entrega formal a la Comisión del Registro Civil de 4.300 firmas de personas, organizaciones venezolanas y de otras partes del mundo para solicitar que se garantice inmediatamente el cambio de nombre a las personas trans que así lo soliciten sin mayores requisitos que los establecidos en la ley.

Procurando darle continuidad al trabajo en pro de los derechos de las personas trans en Venezuela se organizó el pasado lunes 25 de septiembre el Foro #StopTransfobia donde activistas LGBTI, organizaciones de la sociedad civil y público en general fueron partícipes de un espacio donde la búsqueda de empatía y el llamado a la acción fueron los ejes principales.

Dicho foro contó con la participación de expertos en la materia y en la segunda mitad del evento las personas trans que asistieron pudieron relatar sus experiencias y dificultades al público asistente.

“Estoy aquí presente porque me motiva luchar por el derecho de todas las mujeres trans de de Venezuela porque sé y he vivido humillaciones grandes cada vez que llego a un centro de salud por ser una mujer trans, aparte si eres 0+ la discriminación es más grande.” - Crysmar Landaez.

“¿Qué pasa cuándo una persona no puede tener una identidad acorde con lo que desea y acorde con lo que vive en el día a día? Tenemos a una persona, primero que no puede ejercer sus derechos ciudadanos, segundo tenemos a una persona que no reconocemos socialmente de manera plena y eso le ocurre a las personas trans. ” Mauricio Gutierrez, de la ONG Positivos en Colectivo y representante de la diputada Delsa Solórzano.

Ana Margarita Rojas, representante de la Fundación Reflejos de Venezuela comentó “ Sin visibilidad definitivamente no hay derechos, todos tenemos que ser aliados en este proceso y trabajar más desde las coincidencias que desde las diferencias. Vimos con los casos de personas trans que se presentaron durante el Foro que hay seres valiosos y productivos que pueden dar mucho a nuestro país y que están siendo discriminados y dejados de lado, esto no puede seguir pasando.”

La organización Acción Ciudadana Contra el SIDA (ACCSI) denunció: “Venimos haciendo anualmente un informe de crímenes de odio motivados por la orientación sexual, la identidad de género y expresión de género; donde de manera concluyente, por lo menos en el informe de este año, estamos denunciando que la sociedad venezolana está enferma de odio por la manera tan atroz de las agresiones y el patrón de asesinatos, sobre todo contra las personas trans.”

Alberto Nieves, Director Ejecutivo de ACCSI hizo énfasis en las consecuencias de la transfobia en los jóvenes venezolanos:

“Lo más grave del asunto es que las personas trans son las más afectadas por los crímenes de odio y sobre todo los más jóvenes (entre 17 y 30 años) a quienes no se les han dado la oportunidad de construir o diseñar su propio proyecto de vida y se les vulnera su derecho a vivir.”

“Crear conciencia sobre los problemas de las demás personas, poder lograr que se sienta empatía y que uno se ponga 'en los zapatos del otro' es muy importante para a partir de eso dar pasos y generar los cambios que queremos ver.” agregó Natasha Saturno, abogada de la organización Acción Solidaria.

La diputada Tamara Adrián estuvo presente, durante su intervención afirmó que “ser trans no es un capricho” y resaltó también la necesidad de “que se respeten y garanticen los derechos de las personas trans”.

Sam Marín fue una de las personas que relató su experiencia personal durante el Foro #StopTransfobia y mencionó que ha sido víctima de discriminación en muchas ocasiones, incluso por parte de personas LGBTI. Por otro lado, Alejandro Hidalgo comentó que a pesar de que su familia lo rechazó durante muchos años por ser trans ha logrado conseguir apoyo y oportunidades laborales mediante personas lesbinas y trans, quienes han sido muy importantes en su proceso de transición.

Los testimonios de Alejandro Hidalgo, Crysmar Landáez, Sam Marín y Sebastián Abreu fueron relatos inspiradores y realistas que resultaron positivos para las otras personas trans presentes, también sirvieron para generar empatía e informar a quienes no tenían conocimiento sobre la situación de las personas trans en la actualidad, reproduciendo así el mensaje y fungiendo de hilo conductor para generar alianzas e ideas que puedan seguir sumando desde distintos espacios al trabajo en pro de los derechos humanos de las personas trans en Venezuela.