Miércoles, 31 de enero, 2018

Clovis es un activista medioambiental reconocido en Madagascar por su papel como coordinador de la coalición Maroantsetra Lampogno, un grupo que lucha contra el tráfico ilegal de recursos naturales, por esta razón ha sido víctima de acoso, ataques y recientemente de un injusto fallo condenatorio


Alrededor del mundo encontramos espacios territoriales muy valiosos y enriquecidos de diversos recursos en flora, fauna, minerales y energía. Usualmente los nacionales de estos territorios desarrollan una gran afinidad por sus tierras y buscan los medios para defenderla. La historia de Clovis, se desarrolla en un segmento del continente africano rico en recursos naturales: la enorme isla de Madagascar, representativa de vida y belleza exótica; a tal punto que la mayoría de su fauna no se encuentra en otro lugar del mundo.

Clovis Razafimalala es un activista medioambiental quien ha visto como los recursos naturales han sido atractivos para la corrupción y un estimulante para el desarrollo de un mercado negro de tráfico ilegal de recursos naturales en Madagascar. Un ejemplo de esto es la reiterada tala de bosques de palisandro, un árbol que no pasa desapercibido por su corteza de color rubí y su lucrativa venta, pues suele destinarse a la fábrica de artículos de lujo para personas adineradas una vez que se envía al extranjero.

A pesar de que Clovis ha sido víctima de acoso y ataques, además de verse enfrentado a varios cargos, no abandona su lucha por defender el ambiente. Ha sido acusado de incitar a la rebelión y destrucción de lugares públicos. Recientemente ha sido acusado de que supuestamente incitó a unos manifestantes a saquear una sede administrativa; sin embargo, hubo varios testigos presenciales que declararon a su favor a pesar de que no fueron tomados en cuenta. De este modo fue que se le impuso una condena condicional que duró 10 meses.

A pesar de ello, Clovis seguirá defendiendo el bosque tropical. Actualmente se encuentra en situación de riesgo, perseguido por el Estado y vulnerable a otras acusaciones que podrían dejarlo tras las rejas por un largo tiempo, dejando solas a sus dos hijas pequeñas y a su esposa.

“El arresto y la detención continuada de Clovis Razafimalala parece ser un claro caso del patrón actual de silenciar puntos de vista críticos en Madagascar”Deprose Muchena, Director Regional de Amnistía Internacional para África meridional.

Personas con la valentía de Clovis son más valiosas para el mundo en el que queremos vivir que la venta de palisandros, no debemos permitir que su voz se apague. Historias como estas involucran riesgos, los traficantes quieren silenciarlo, pero este valiente no se rinde y necesita de nuestra ayuda, es por esto que su caso debe conocerse en todo el mundo.

Clovis es un hombre solo enfrentado a un Goliat, pero con la unión de la fuerza de todos los y las simpatizantes de Amnistía Internacional alimentamos el poder de este defensor medioambiental.

 

El día de hoy  se encuentra detenido tras una sentencia publicada el pasado 24 de julio de 2017, que lo condenó a cinco años de prisión.

 

Por esta razón, necesitamos de tu ayuda para pedir a las autoridades malgaches que:

  • revoquen el fallo condenatorio de Clovis Razafimalala, y
  • respeten el derecho a la libertad de expresión y garanticen protección adecuada a Clovis Razafimalala para que pueda continuar su labor de derechos humanos.

 

¡Ayúdanos actuar!

 

Equipo de Enlace y Activismo.