Martes, 20 de febrero, 2018

Tania Sarabia denunció que “el principal obstáculo para superar esta enfermedad en el país es el propio Estado” y señaló que quienes fueron diagnosticados con cáncer de mama y son adultos mayores “estamos huérfanos por los seguros”, ya que las empresas no cubren la mayoría de las enfermedades que podría presentar una persona


“No te preocupes, ocúpate” es uno de los lemas que usa la actriz venezolana Tania Sarabia para concientizar a quienes sufren del cáncer de mama, a través de la asociación civil SenosAyuda. A pesar de considerar a la enfermedad como “muy fuerte”, asegura que el humor puede ayudar a la salud.

Ser paciente de cáncer de mama es una de las experiencias más duras que una mujer podría vivir, pero para Sarabia fue un motivo más para ayudar a quienes todavía la padecen, así como ser una activista a favor de los derechos a la salud.

“Esta enfermedad afecta no solo al paciente sino a toda la familia, que es el núcleo de la sociedad y por lo tanto a toda la sociedad”, explica Sarabia para enfatizar que la atención a los pacientes con cáncer de mama debe ser integral, ya que también afecta a la autoestima de quien la sufre.

Está comprobado que la detección temprana del cáncer de mama permite, a quienes lo padecen, superar esta etapa en sus vidas de forma satisfactoria y sin mayores complicaciones.

El autoexamen de las mamas previno a la actriz Tania Sarabia de mayores complicaciones con la enfermedad, ya que “antes del diagnostico yo sentí una pelotica. Yo estaba muy mosca con mi seno, porque yo sufría de una enfermedad fibroquística, que si no se cuida se puede transformar en cáncer”.

Cuando su médico le comunicó el diagnóstico, su primera pregunta fue si “¿me voy a morir? El doctor me dijo que no sabía, porque el cáncer ya había tomado los ganglios (…) Es muy fuerte, el tratamiento duró un año porque yo reaccione muy bien. Cada vez aparecía más limpia”.

Además, la activista destacó la importancia de la familia en el tratamiento y recuperación de quien sea diagnosticado con esta enfermedad.

“Cuando estaba enferma, me ayudó mucho la familia, los amigos, mi pareja y mi país. Yo caminaba por la calle y me decían ‘tú no te vas a morir’, me daban apoyo. Todo influyó y por eso yo quise devolverles todo el amor que me dieron en esa etapa”.

Para su tratamiento, Tania Sarabia también contó con el apoyo de las personas involucradas en la fundación Artistas por la Vida y por la Fundación Badan, con quienes pudo conseguir los medicamentos para las quimioterapias. Ahora lamenta que quienes tienen cáncer deban padecer las consecuencias de la crisis económica en Venezuela.

Emergencia humanitaria

Con casi catorce millones de personas que son diagnosticadas con cáncer cada año en el mundo, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y más de 5 mil en Venezuela, esta enfermedad está catalogada como la segunda causa de muerte entre las mujeres en el país.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que 25% de las personas que alcancen los 74 años de edad podrían ser diagnosticadas con cualquier tipo de cáncer y uno de cada siete pacientes tiene el riesgo de fallecer a causa de esta enfermedad.

En la actual emergencia humanitaria en la que se encuentra Venezuela, las personas diagnosticadas con cáncer de mama se ven presionadas a luchar cada vez más por su vida.

De acuerdo a la más reciente declaración conjunta de varias organizaciones no gubernamentales aliadas en la Coalición de Organizaciones por la Salud y la Vida (Codevida), la escasez de medicamentos, alimentos e insumos médicos ha llegado a niveles nunca antes registrados y que ponen en riesgo la vida de las personas con enfermedades crónicas.

Las personas que requieren de las quimioterapias para superar cualquier tipo de cáncer en Venezuela no cuentan con 29 medicamentos que conforman el tratamiento, alertó la Sociedad Venezolana de Hematología.

Sarabia denunció que “el principal obstáculo para superar esta enfermedad en el país es el propio Estado” y señaló que quienes fueron diagnosticados con cáncer de mama y son adultos mayores “estamos huérfanos por los seguros”, ya que las empresas no cubren la mayoría de las enfermedades que podría presentar una persona.

“Cuando estuve enferma el seguro me respondió con todo lo que era hospitalización y todo, excepto con la quimioterapia; eso me lo donó la fundación Artistas por la Vida”, recordó.

Aportes de SenosAyuda

La asociación civil SenosAyuda tiene más de 15 años atendiendo a quienes sufren el cáncer de mama y llevan el mensaje de la prevención a las mujeres jóvenes, niñas y niños, profesionales y otras organizaciones que se quieran sumar a su lucha.

Por ello, realizan charlas en empresas y colegios para concientizar sobre la importancia de que las mujeres de más de 35 años se autoexaminen, así como asistan al médico para realizarse una mamografía cada año.

La actriz forma parte de las figuras públicas que promueven la prevención desde su profesión y experiencia como sobreviviente del cáncer, ya que protagoniza el monólogo “Esa costilla de Adán estaba piche”.

“Es un trabajo y una labor muy importante para mí porque es sobre la concientización e información del cáncer del mama, cómo se hace para prevenirlo”, destacó, para luego agregar que su objetivo es “concientizar a la gente y decirles que la salud es lo más importante. ¿Qué hace la gente para brindar? ¡Salud! en todo el globo terráqueo en todos los idiomas”.

Además, los programas que mantiene la asociación civil buscan atender de forma integral a las personas diagnosticadas con la enfermedad. Por ejemplo, en SenosMima se proporcionan las pelucas, sostenes para mastectomías, prótesis externas y gorros que son utilizados durante y tras el tratamiento.

Sarabia recuerda que los mensajes más importantes que difunde con SenosEntretiene y sus monólogos es la prevención y el buen ánimo.

“Tienes que desechar los malos pensamientos. Cuando te vengan pensamientos de mala energía, bótalos, igual que la gente que te hala para lo hondo ¡no, aléjate!”.

“Todos los años hay que repetirlo como disco rayado ¡hazte el examen! Hay que hacer como a los niños pequeños ¿Te bañaste? ¿Te cepillaste?”.

El Estado venezolano es el responsable de brindarle atención médica oportuna y de calidad a todas las personas que hoy en día sean pacientes oncológicos. La garantía de su derecho a la vida depende de que dentro del país estas personas puedan encontrar de forma fácil y asequible tratamiento para superar esta terrible enfermedad y mantener su calidad de vida.