Miércoles, 07 de marzo, 2018

Aminetou Mint Moctar es una mujer originaria de Mauritania, fundadora y presidenta de la Asociación de Mujeres Cabezas de Familia de Mauritania (Association des femmes chefs de famille en Mauritanie); que defiende los derechos de las mujeres mauritanas, luchando en contra de todas las normas que las limitan.


 

Al observar el rol de la mujer en la actualidad contemplamos como su liderazgo se ha reflejado alrededor del mundo en múltiples espacios. Los paradigmas de tiempos anteriores han quedado atrás siendo un gran éxito para el movimiento feminista. En este caso, no solo nos referimos a la mujer como Jefa de hogar, madre y esposa, sino también a la mujer valiente, líder, profesional y activista capaz de generar cambios positivos para el mundo.

Lamentablemente la capacidad de desenvolvimiento de la mujer no es la misma en todas partes del mundo y hay muchas a las que aún se les dificulta romper con algunos paradigmas que las atan a algún rol. Aminetou Mint Moctar es una Mauritania valioso ejemplo de mujer valiente, ya que desde temprana edad se enfrenta a una lucha contra las normas que limitan a las mujeres acto seguido de ser obligada a casarse a los trece años. Esta situación la llevó a involucrarse en la lucha por los derechos de las mujeres y contra el matrimonio precoz y forzado que considera como un obstáculo para impulsar el liderazgo y el desarrollo de las mujeres. A pesar de los años y de los obstáculos que la hicieron aprender, continua defendiendo los Derechos Humanos con gran ímpetu.

Ha sido difícil para Aminetou Mint Moctar asumir su rol de madre y ama de casa ya que en diferentes ocasiones ha sido motivo de burlas, estigmatización y amenazas de muerte por participar activamente en la defensa de los Derechos Humanos en la Asociación de Mujeres Cabezas de Familia de Mauritania (Association des femmes chefs de famille en Mauritanie). Esta misión se ha convertido en "una parte de ella", como explica Aminetou Mint Moctar, quien con compromiso asume su posición como activista ya que tiene una gran convicción en lo que defiende.

 

"Siento que comprometerme con la realización de los derechos es mi deber como activista"

Aminetou Mint Moctar

 

A pesar de que Aminetou desafía con frecuencia las actitudes patriarcales y las normas culturales y religiosas que subordinan o limitan a las mujeres, sigue convencida de que el respeto de los derechos únicamente puede lograrse a través de la lucha pacífica y que su país, Mauritania, solo cambiará si hay personas comprometidas y que crean en eso.

La familia de esta defensora de Derechos Humanos  procede de un “clan guerrero" con una visión feudal del papel de la mujer, sin embargo, esto no ha sido un límite para Aminetou que desde muy joven se ha atrevido a luchar contra toda forma de discriminación y el trato inhumano degradante, es decir, un reto de vida que ha asumido con valentía.

 

"Defender los derechos forma parte de mi"

Aminetou Mint Moctar

 

Se necesita el apoyo de mujeres, hombres y gente joven que se una a la defensa de estos derechos y siga este ideal, pues a pesar de las dificultades en el camino con optimismo se puede lograr un cambio para las mujeres Mauritanas.

Seguir haciendo el intento de defender los derechos humanos es muestra de que Aminetou es una mujer con agallas, a tal punto que a pesar de recibir amenazas conjuntamente con otros miembros de su familia y haber sido detenida arbitrariamente en varias ocasiones no abandonar la lucha.

En 1989 su detención y reclusión en Mauritania fue por haber criticado la deportación de personas de la minoría negra mauritana. En 2014 fue objeto de una fetua por su defensa a Mohamed Mkhaitir, enjuiciado por apostasía y condenado a muerte en diciembre de ese mismo año; en este caso, Aminetou tuvo que recurrir al exilio varios meses pero regresó en el año 2015.

Aminetou desde temprana edad ha sido parte de diferentes asociaciones, siempre buscó ser defensora de las personas oprimidas, denunciar el racismo y la falta de emancipación de las mujeres y las minorías además de promover la democracia, de hecho en 1989 decidió unirse al movimiento democrático internacional que abandonó posteriormente en 1991, es en este momento cuando llegó su activismo en favor de los derechos humanos con la creación de la Asociación de Mujeres Cebeza de Familia el 17 de abril de 1999.

En la actualidad tiene más de 12.000 miembros, seis centros de acogida de víctimas, 168 trabajadores sociales, los servicios de cuatro profesionales de la abogacía y una persona de contacto en todas las ciudadaes de Mauritania, país en el que ahora el nombre de Aminetou es sinónimo de defensa de las personas sin voz, defensa de los derechos humanos.

Aminetou Mint Moctar es un ejemplo de mujer valiente, defensora de Derechos Humanos que continua viviendo una batalla en la que no agacha la cabeza y no se rinde.

 

 

¡VALIENTE AMINETOU!