ENFOQUE DE GÉNERO EN LA EDUCACIÓN: ¡AQUÍ Y AHORA!

Lunes, 27 de agosto, 2018
Por: Fernández, Jáckeline

Cuando se inició el proceso de promover la importancia de la educación para niñas y niños, sin distinción, el punto focal fue la inclusión. Lograr que en las escuelas ingresaran y se mantuvieran tanta cantidad de niño como de niñas era un aspecto primordial


Hace algunas semanas se conoció que, en la Universidad de Medicina de Tokio, las autoridades habían estado alterando las calificaciones de los exámenes de admisión para privilegiar el ingreso de los hombres, por encima de las mujeres desde 2006. ¿La razón?: consideraban que las mujeres no ejercerían la medicina al graduarse, dado que se enfocarían en formar una familia, tener hijos y atenderlos.

Esta situación no es más que el reflejo de lo que la sociedad continúa asumiendo como verdad: invertir en la formación de las mujeres no es rentable, porque nosotras tenemos “otras” responsabilidades que cumplir.

El hecho de que haya ocurrido en una de las universidades más prestigiosas de Japón, y en este período de tiempo donde pareciera que la igualdad es casi un hecho, nos lleva a enfrentarnos a una realidad dolorosa: seguimos atrasadas en la tarea de cambiar las creencias y paradigmas que sostienen la desigualdad. Y eso no lo vamos a lograr sin incluir el enfoque de género en la educación.

Creencias que deben ocuparnos

El Informe de Oxfam: “Rompiendo Moldes: transformar imaginarios y normas sociales para eliminar la violencia contra la mujer” (julio, 2018), presenta el resultado de 4731 encuestas aplicadas a jóvenes de 15 a 25 años, entre marzo y abril de 2017, en Bolivia, Colombia, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. Asimismo, participaron 47 grupos focales y se efectuaron 49 entrevistas a profundidad.

Algunos resultados:

  • 56% de los hombres y el 48% de las mujeres de entre 20 y 25 años afirman conocer casos de violencia que han sufrido sus amigas en los últimos doce meses;
  • 86% de las y los jóvenes no intervendría si un amigo le pega a su novia;
  • 25% de los y las jóvenes considera que sus amistades no intervendrían si presencian una agresión (de hombre contra mujer)  en un espacio público, como puede ser la calle, el parque o las discotecas.
  • En Nicaragua cuatro de cada diez muchachos sabe que un amigo le pega a su novia;
  • En República Dominicana, tres de cada diez jóvenes saben que sus amigos golpean a sus novias;
  • 84% de los entrevistados consideran que la violencia contra las mujeres es producto de las desigualdades;
  • 67% cree que es responsabilidad del Estado combatir el machismo;
  • 62% de los hombres de 15 a 19 años de la región justifica la violencia sexual por el consumo de alcohol en los varones;
  • 72% culpa de las agresiones a las mujeres por la ropa que usan;
  • 87% de las y los jóvenes cree que los hombres tienen mayor deseo sexual;
  • 72% de mujeres y hombres entre 15 y 25 años creen que es incorrecto que una mujer interrumpa un embarazo no deseado;
  • 77% de las mujeres y hombres jóvenes están de acuerdo con que todas las mujeres deberían ser madres;
  • En Bolivia, 61% de los hombres entre 20 y 25 años cree que cuando una mujer sale a trabajar, las hijas e hijos sufren abandono;
  • 51% de las mujeres y 62% de los hombres creen que es común que si un hombre anda ebrio golpee u obligue a una mujer a tener relaciones sexuales;
  • 82% de las mujeres y 80% de los hombres creen que los hombres pueden tener relaciones sexuales con quienes quieran, mientras que las mujeres no;
  • 45% de las mujeres y 65% de los hombres consideran que las mujeres se hacen las difíciles, dicen NO, pero en realidad quieren decir SI;
  • 63% de las mujeres y 69% de los hombres piensan que los hombres se enojan si su pareja no quiere tener relaciones sexuales;
  • 72% de los hombres y 62% de las mujeres creen que una mujer decente no debe vestirse provocativamente, ni andar sola por las calles a altas horas de la noche;
  • 31% de las mujeres y 40% de los hombres asumen que si una mujer anda ebria se presta a que un hombre tenga relaciones sexuales con ella aunque no esté consciente;
  • 84% de las mujeres y 77% de los hombres piensan que  no es violencia revisar el celular de sus parejas;
  • 43% de las mujeres y 63% de los hombres consideran que  los celos son expresión del amor;
  • 34% de las mujeres y 56% de los hombres creen que es mejor que los hombres sean el sustento del hogar y las mujeres cuiden a casa y los hijos;
  • 25% de las mujeres y 46% de los hombres piensan que si van a despedir a alguien, es mejor que el hombre mantenga su puesto de trabajo, ya que ellos son quienes sostienen el hogar.

La normalización de la violencia, y los mitos relacionados con la hipersexualidad masculina y la “provocación” de las mujeres en este sentido, continúan transmitiéndose de generación a generación. Creer que los hombres son el sustento del hogar y las mujeres tienen la exclusividad de las labores de cuidado, son justo el tipo de ideas que fundamentan acciones como las comentadas al inicio del presente artículo. Algo nos está faltando, en algo estamos fallando garrafalmente, porque aún en esta era, llamada de la información, cuando todas y todos podemos acceder a datos e ideas sobre casi todos los temas posibles, nuestras/os jóvenes mantienen intactas las creencias ¡de los años 50¡, cuando se trata de los roles del hombre y la mujer en la sociedad.

Enfoque de género en la educación: más allá de la inclusión

Cuando se inició el proceso de promover la importancia de la educación para niñas y niños, sin distinción, el punto focal fue la inclusión. Lograr que en las escuelas ingresaran y se mantuvieran tanta cantidad de niño como de niñas era (y sigue siendo) un aspecto primordial. Por eso continúa presente en la Agenda de Desarrollo 2030.

La UNESCO considera “al contexto educativo un reflejo de la sociedad” por tal razón, los Estados deben actuar en función de “apoyar la igualdad y combatir la discriminación derivada de prácticas sociales y malas condiciones económicas”. En el Marco de Acción de Dakar, adoptado en el Foro Mundial sobre la Educación en el año 2000, uno de los Objetivos contenidos en el numeral 8 es: “aplicar estrategias integradas para lograr la igualdad entre los géneros en materia de educación, basadas en el reconocimiento de la necesidad de cambiar las actitudes, los valores y las prácticas”.

Los resultados de la encuesta aplicada por Oxfam nos revelan que esos valores y prácticas no han sido cambiados. No debe ser suficiente decirles a las niñas: “Tienes las mismas oportunidades que los niños para estudiar” pero…, seguimos transmitiendo enseñanzas donde los hombres son los héroes, los vanguardistas, los descubridores y conquistadores. Seguimos enseñando que, aunque tengas la misma oportunidad, probablemente eso no cambie tu rol en la sociedad, porque bueno, eres mujer. Enseñamos que las mujeres deben ser buenas madres y los hombres sustento…ahhh, pero si no es así, para eso eres una mujer empoderada que puedes trabajar y cuidar a tu familia como debe ser, y sin quejarte, porque ¿quién te mandó a parir?

Esas ideas añejas que siguen incrustadas en el imaginario de nuestros jóvenes deben transformarse en el impulso necesario para exigir, como lo hicieron activistas de Amnistía Perú recientemente, la inclusión del enfoque de género en la educación, ¡aquí y ahora!

 

Foto: ShutterStock/ Monkey Business Images

Fuentes:

http://www.unesco.org/new/es/quito/education/gender-and-education/

http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001211/121147s.pdf

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45114122

https://www.oxfam.org/es/informes/rompiendo-moldes-para-luchar-contra-violencia-machista-latinoamerica


Tags: Educación, Enfoque de género, violencia contra las mujeres, mujer empoderada, Agenda de Desarrollo 2030.

Compartir