Jueves, 04 de octubre, 2018

Guligeina Tashimaimaiti, de 31 años, era la única estudiante uigur procedente de China en la Universidad de Tecnología de Malasia, donde había empezado a cursar estudios en 2010. Era una alumna brillante que iba a graduarse con honores. Por desgracia, no pudo asistir a la ceremonia de su propia graduación. Además, tenía ingresos complementarios dando clases de programación informática de manera ocasional.


Guligeina y su familia pertenecen a la etnia uigur, grupo predominantemente musulmán, con su propia lengua y costumbres, lo cual es considerado un problema para el gobierno de China por considerarlos terroristas.

Los padres de la estudiante viven en Sin-kiang, región noroccidental de China y Guligeina llevaba meses sin saber de ellos, por ello en diciembre de 2017 decidió retornar a Sin-kiang. Esta brillante chica quiso tomar precaución en este viaje en vista de la vulnerabilidad que tienen ella y su familia, así que decidió conjunto con su amiga íntima Sammy en  cambiar su foto de perfil de WeChat (el "Facebook" chino) como prueba de que estaba bien. Cuando llegó de Malasia, la cambió lo que indicio que se encontraba a salvo, sin embargo, duró dos semanas después sin cambiarla y un buen día apareció en su perfil una imagen sombría, oscura, en blanco y negro que parecía la celda de una cárcel. Desde entonces no se ha vuelto a saber de Guligeina y no ha seguido con su doctorado.

"Guligeina dedicaba su vida a sus estudios. No participa en actividades políticas de ninguna clase. La experiencia en un campo de reeducación no haría sino traumatizarla". Gulzire, la hermana mayor de Guligeina.

La última vez que Sammy vio a Guligeina fue en el aeropuerto internacional de Senai, donde la acompañó hasta el avión y le pidió que cambiara su fotografía en WeChat todas las semanas para indicar que estaba bien. Por su lado, la hermana de la víctima intentó ponerse en contacto con ella por WeChat, y sus amistades de Malasia le enviaron mensajes e intentaron contactar con vecinos y amigos, lamentablemente  sólo encontraron silencio.

Según informes llegados de la Región Autónoma Uigur del Sin-kiang, muchos uigures que viven en el extranjero o tienen a familiares allí han sido amenazados y enviados a diversos centros de detención a su regreso a China, además, varios medios de comunicación extranjeros han informado sobre la represión en la Región Autónoma Uigur del Sin-kiang, pero necesitan  corroborar información específica sobre el asunto de los “campos de reeducación”.

Los familiares, profesores y compañeros de clase se encuentran muy preocupados.

Sólo esperamos que pueda volver a hacer su vida normal, y continuar sus estudios en Malasia. Estamos todos muy preocupados. Sammy, amiga de Guligeina

 

China ha creado en secreto unos "campos de reeducación" para adoctrinarlas en el comunismo, utilizando métodos que van desde las amenazas a torturas. Se estima que hasta un millón de personas podrían estar detenidas por ayunar, llevar un pañuelo en la cabeza, tener una barba larga, viajar, vivir o tener contactos en el extranjero, especialmente en países musulmanes, entre otras muchas razones peregrinas.

Debemos ayudar a todos los activistas de Amnistía a encontrar el paredero de Guligeina ya que podría ser una de estas personas y la liberación de todos aquellos que puedan estar detenidas ilegalmente en esos campos.

 

 

Actúa presionando aquí.