SIN ACTIVIDADES ESCOLARES, EMERGENCIA TAMBIÉN EN LA EDUCACIÓN

Martes, 02 de abril, 2019
Por: petraglia, Enza

SABEMOS QUE EL DERECHO A LA EDUCACIÓN NO SE REDUCE AL ACCESO A LA 
ESCOLARIZACIÓN FORMAL Y TAMPOCO CONSISTE EN UNA GARANTÍA QUE EL ESTADO DEBE 
ASEGURAR ÚNICAMENTE A LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES, PUESTO QUE SE TRATA DE 
UN DERECHO HUMANO QUE, POR DEFINICIÓN, TODAS LAS PERSONAS, 
INDEPENDIENTEMENTE DE SU EDAD, PUEDEN EXIGIR.

ARTÍCULO 13 DEL PACTO INTERNACIONAL DE DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES


 


 

El Día Mundial de la Educación se aplicó por los Acuerdos entre la ONU y la UNESCO, por lo que cada 01 de Abril se recuerda el Día Mundial de la Educación.

A propósito de estar conmemorando el día de ayer 1 de abril y monitoreando el cumplimiento al derecho a la educación en Venezuela, Jorge Rodríguez actual Ministro para la Comunicación y la Información indicó una nueva suspensión de clases. Cabe destacar que en su explicación no incluyó información necesaria sobre las causas para tomarse esa decisión, más allá de las constantes fallas y ataques al servicio eléctrico en el país, frente al llamado a incorporarse a las jornadas laborales anunciando un corte en el horario hasta las 2:00 pm. Lo que nos lleva a preguntarnos si se restablece a media jornada laboral para las empresas privadas y públicas del país, ¿por qué no las jornadas escolares?

Según el Observatorio Educativo, durante este año escolar, se han perdido 5 días por las elecciones, 2 días de asueto no programado y 10 días entre apagones y las suspensiones relacionadas con ellos. Eso suma un total de 17 días de clases perdidos.

Es importante recordar que los 5 días de clase por las elecciones se perdieron en el primer lapso y que el resto de los días perdidos, menos 1, se perdieron en el mes de marzo, dejando como ya muchos han reseñado, a ese mes con sólo 8 días de actividades escolares.

Si nos enfocamos en el tiempo perdido desde el reinicio de clases el 7 de enero, tenemos que en estas 12 semanas, hay un total de 84 días, de los que 57 eran días de actividades escolares, de acuerdo al calendario oficial. 84 días en total, menos los 24 feriados, en este caso solamente los fines de semana y los 3 de asueto tradicional (el día del maestro y lunes y martes de carnaval).

De esos 57 días, 2 se perdieron por el decreto de asueto pre-carnaval y otros 10 por los apagones y las suspensiones de actividades relacionadas con ellos, sumando 12 días perdidos de clases, lo que deja solo 45 días de actividades. Es decir que, desde el 7 de enero hasta la fecha, se ha perdido el 21% del tiempo disponible según el calendario.

Es de hacer notar que la pérdida de tiempo, como ya mencionamos antes, ha sido más grave durante el mes de marzo, en el que de los 19 días hábiles que debieron emplearse en el desarrollo de actividades escolares, solo hubo 8 días de clases.

No queda más que reprogramar

Hoy más que nunca el sistema educativo requiere reprogramar el año escolar, debe así mismo planificar y buscar alternativas para minimizar el impacto de alargar la suspensión de clases y poder garantizar no solo la asistencia a clases y las garantías de calidad en los servicios de agua y luz de sus alumnos, docentes y profesores y demás personas que hacen vida dentro de las instituciones educativas sino asegurar una óptima calidad de la misma.

Desde el inicio de este año escolar se viene denunciando la emergencia en la educación por la crisis que padece el país, la coordinadora de Fe y Alegría, Luisa Pernalete, señaló que aun cuando las autoridades no lo quieran reconocer, la educación en Venezuela se encuentra en emergencia: Los niños y niñas venezolanas han perdido su rutina escolar, las inasistencias se deben a la falta de transporte, de agua, de alimento, porque sus padres emigraron o porque no hay docentes.

Desde el equipo de Educación En Derechos Humanos de Amnistía internacional queremos hoy rescatar la necesidad de dar a entender a la población que la educación es un derecho humano fundamental de todos los seres humanos que les permite adquirir conocimientos y alcanzar una vida social plena. Este es el medio vital para asegurar el desarrollo económico, social y cultural de todas las sociedades. No es justo que este derecho humano continúe siendo inaccesible para miles de niños y niñas en nuestro país y en el mundo. Las normas internacionales reconocen la importancia del derecho a la educación e insisten en la necesidad de hacer de esta un derecho accesible a todos los niños.

Instamos a los estados a cumplir con este derecho humano y garantizar el derecho a los niños de asistir a las escuelas a fin de recibir esta herramienta fundamental que garantice su desarrollo económico, social y cultural.

A propósito del día mundial de la educación...

 

Por: Enza Petraglia

@Vincenzapj1

 


Compartir