Miércoles, 27 de mayo, 2020

Yiliyasijiang Reheman ciudadano de la Región Autónoma Uigur de Sinkiang, en China, donde la población uigur y otras personas en su mayoría  musulmanas sufren discriminación a diario, hace más de dos años desapareció cuando estudiaba en Egipto junto a su esposa Mairinisha Abuduaini quien esperaba su segundo bebé.


   En China se detiene a personas uigures y se las lleva a campos de internamiento, como cree su familia que pasó con Yiliyasijiang.

   En Julio de 2017 la vida de la pareja se vió devastada pues las autoridades egipcias comenzaron a detener a cientos de personas uigures en Egipto y entregarlas al gobierno chino, la familia de Yiliyasijiang intentó huir del país pero él no subió al avión y a partir de ahí su paradero es desconocido.

   Aquel día detuvieron a unos 200 estudiantes, 16 de los cuales fueron deportados a China. Desde 2017, hasta un millón de personas, la mayoría musulmanas, han sido apartadas de sus familias y encerradas en estos campos en China.

  La hija de Yiliyasijiang llegó al mundo poco después de que se llevaran a su padre. Mairinisha sigue en busca de su esposo sin perder nunca la esperanza de que su familia se reúna algún día.

“Nuestras hijas necesitan a su padre. No me rendiré hasta que podamos reunirnos con mi esposo.”

Exige al gobierno de China que:

  • Coloque en libertad a Yiliyasijiang Reheman;
  • Cierre los “campos de reeducación” política
  • Revele el paradero de las personas recluidas en ellos
  • Se garantice que mientras están detenidas tienen acceso a familiares y abogados de su elección.