Lunes, 19 de abril, 2021

Bloguero condenado a 10 años de prisión, a recibir 1.000 latigazos y a pagar una multa de apróximadamente 266.600$ por crear un foro en línea para el debate público.


En Arabia Saudita la libertad de expresión no existe, las autoridades han continuado sin cesar campañas de represión en nombre de la seguridad, tomando medidas contra los activistas pacíficos que piden reformas y protestan contra las violaciones de derechos humanos, por tal razón cientos de personas han sido encarceladas como es el caso del bloguero Raif Badawi.

Raif Badawi nació el 13 de enero de 1984 en Al Khobar, Arabia Saudita. Es un escritor, activista y creador de un foro en línea de debate político y social llamado Free Saudi Liberals donde documentó varios abusos por parte de la policia nacional religiosa, permanece detenido desde el 17 de junio de 2012, acusado de violar la ley de tecnología de la información de Arabia Saudita e insultar a figuras religiosas islámicas al crear y administrar un foro en línea.  Los cargos contra Raif estaban relacionados con varios artículos que había escrito en donde hacia una supuesta burla a la Comisión de Arabia Saudita para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, también conocida como la policía religiosa.

El 7 de mayo de 2014, el Tribunal Penal condenó a Raif Badawi a 10 años de prisión, 1.000 latigazos y una multa de 1 millón de riyal saudí (unos 266.600 dólares estadounidenses) por crear un foro en línea para el debate público y las acusaciones de que el "Liberal árabe saudí" insultó al Islam. También se le prohibió viajar durante 10 años y participar en los medios de comunicación una vez que haya cumplido su condena de prisión.

Badawi fue azotado públicamente el 9 de enero de 2015, frente a la mezquita de Al Juffali en Jeddah donde recibió los primero 50 latigazos. El resto de la sentencia se suspendió hasta nuevo aviso.

En una declaración oficial emitida el 7 de marzo de 2015, el Ministerio de Asuntos Exteriores saudita expresó su “sorpresa y consternación” por la campaña internacional que pedía la liberación de Raif Badawi. La declaración añadía que “el reino rechaza de manera inequívoca toda agresión realizada bajo el pretexto de los derechos humanos”.

Raif ha iniciado en modo de protesta huelgas de hambre en varias oportunidades y a él se le sumó el activista de derechos humanos Waleed Albulkhair quien fue condenado a 15 años de prisión, una prohibición de viajar de 15 años y una multa de 200.000 riales saudíes (más de 35.000 libras esterlinas) como castigo por sus actividades de derechos humanos, incluida la celebración de debates sobre derechos humanos en su casa, se le acusó de cargos como terrorismo, insultar al poder judicial, desobedecer al gobernante entre otros. La familia de Raif se encuentra en el exilio, su esposa e hijos se vieron forzados a salir del país y ahora viven en Canadá.

El 29 de octubre de 2015 le fue otorgado a Raif Badawi el premio de Sájarov a la Libertad de Conciencia que concede cada año el Parlamento Europeo. El premio a la libertad de conciencia se fundó en honor al científico y disidente ruso Andréi Sájarov en 1988, y se concede a personas y organizaciones que defienden los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Samar Badawi hermana de Raif, así como Nassima al-Sada y Loujain al-Hathloul son algunas de las defensoras de los derechos de las mujeres en Arabia Saudita quienes también han sido víctimas de la represión, así como ellas hay cientos de personas que están siendo hostigados por su labor como defensores de derechos humanos.  

Las autoridades sauditas siguen utilizando la ley como pretexto para reprimir el activismo de derechos humanos y la libertad de expresión, mientras que los gobiernos occidentales han proclamado su firme coalición con Arabia Saudita para luchar contra el terrorismo, incluido el grupo armado autodenominado Estado Islámico.

La situación de derechos humanos no ha mejorado en Arabia Saudita, se ha logrado fortalecer derechos civiles como que las mujeres puedan conducir o viajar sin estar bajo la tutela masculina, pero es diferente en cuanto al activismo por los derechos humanos, la represión va en aumento, la tortura y malos tratos como palizas, descargas eléctricas, detención arbitraria sin cargos ni juicios, las mujeres son sujetadas violentamente y forzadas a besar a sus torturadores; son algunas de las prácticas a las que se enfrentan aquellos que tienen la valentía de alzar sus voces.

"Muchos ciudadanos se han vuelto más valientes y activos en materia de derechos humanos y asuntos de la mujer.” Indicó Ensaf Haidar esposa de Raif Badawi.

"Todo lo que Raif reclamaba (más derechos para las mujeres, apertura de cine y teatro) ahora se ha vuelto en realidad. Pero él mismo sigue en prisión. Eso es incomprensible", dice Haidar.