FEDERACIÓN RUSA: QUE CESE EL PROCESAMIENTO DE TESTIGOS DE JEHOVÁ

Lunes, 06 de mayo, 2019

Los procedimientos penales contra los testigos de Jehová Artur Severinchik, Yevgeniy Fedin y Sergei Loginov en virtud de la legislación “contra el extremismo” siguen en curso. Los tres están siendo perseguidos por ejercer de forma pacífica su derecho a la libertad de religión. Tras la puesta en libertad, el 11 de abril, de Yevgeniy Fedin y Sergei Loginov, que estaban en detención preventiva, ahora los tres están sometidos a restricciones de viajar y de otro tipo. Mientras tanto, las autoridades siguen sin investigar de forma efectiva las denuncias de tortura y otros malos tratos formuladas por estos y otros testigos de Jehová


Actúen: redacten su propio llamamiento o utilicen esta carta modelo

 

Fiscal General de la Federación Rusa / Prosecutor General of the Russian Federation

Yuriy Yakovlevich Chaika

Prosecutor General’s Office

ul. B. Dmitrovka, d.15a

125993 Moscow GSP- 3

Federación Rusa

Fax: +7 495 987 58 41 / +7 495 692 17 25

Formulario electrónico en ruso:

https://ipriem.genproc.gov.ru/contacts/ipriem/send/

Twitter: @Genproc

 

Señor Fiscal General:

Deseo expresar mi preocupación respecto a los procedimientos penales en curso contra los testigos de Jehová Artur Severinchik, Sergei Loginov y Yevgeniy Fedin. Los tres están siendo perseguidos exclusivamente por ejercer de forma pacífica su derecho a la libertad de religión. Aunque me satisface que se haya liberado de la detención preventiva a Artur Severinchik, el 15 de marzo, y a Sergei Loginov y Yevgeniy Fedin, el 11 de abril, los tres siguen sometidos a investigación por cargos infundados y sometidos a numerosas restricciones, que incluyen toques de queda y la prohibición de utilizar teléfonos o Internet.

Además, me preocupa que no se haya llevado a cabo ninguna investigación efectiva sobre las denuncias de tortura formuladas por varios testigos de Jehová tras los registros realizados en hogares de miembros de este grupo en Surgut el 15 de febrero de 2019. Al menos siete de las aproximadamente 40 personas que habían sido detenidas durante los registros denunciaron la tortura y otros malos tratos a que fueron sometidas por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley mientras estaban bajo su custodia.

Por consiguiente, le insto a:

- archivar los procedimientos penales contra Artur Severinchik, Sergei Loginov y Yevgeniy Fedin, así como contra cualquier otro miembro de los Testigos de Jehová en Rusia, por cargos infundados basados en la legislación “contra el extremismo”;

- promover investigaciones inmediatas, efectivas e imparciales sobre las denuncias de tortura y otros malos tratos formuladas por Sergei Loginov, Artur Severinchik, Yevgeniy Fedin y otros testigos de Jehová, y procesar, en juicios con las debidas garantías, a cualquier persona responsable de dichos delitos.

Atentamente,
[NOMBRE]

 

Información complementaria

Los Testigos de Jehová sufren persecución y hostigamiento en Rusia desde 2009, cuando un tribunal de la región de Rostov, en el sur del país, prohibió su organización local y declaró que 34 de sus publicaciones eran “extremistas”. En los años siguientes, diversos tribunales locales declararon “extremistas” a varios grupos de testigos de Jehová de toda Rusia. Estas decisiones judiciales se basaron en la ambigua definición de “extremismo” contenida en la legislación rusa, y eran coherentes con la creciente práctica de aplicarla de manera imprecisa y cada vez más selectiva contra la disidencia no sólo política, sino también religiosa y de otra índole. En abril de 2017, el Tribunal Supremo ruso dictó el cierre de la organización central de los Testigos de Jehová en Rusia, el fin de sus actividades y la confiscación de sus propiedades. Esta decisión supuso la prohibición en la práctica de todos los grupos locales. Desde entonces, toda actividad realizada en nombre de un grupo local de los Testigos de Jehová se considera delito.

La mañana del 15 de febrero, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley llevaron a cabo registros en al menos 20 domicilios de testigos de Jehová en Surgut, en el distrito autónomo de Janti-Mansi – Yugrá. Tras los registros domiciliarios, al menos 40 personas, entre las que había mujeres y menores de edad, fueron detenidas y llevadas a la sede del Comité de Investigación en Surgut. Allí, miembros del Servicio Federal de Seguridad y otros agentes de seguridad sometieron al menos a siete testigos de Jehová a puñetazos y patadas, asfixia y electrocución mediante pistolas paralizantes para obtener sus “confesiones” de participación en una “organización extremista”. Algunas víctimas denunciaron amenazas de violación. Según víctimas y testigos presenciales, los gritos de quienes sufrieron malos tratos se oían en todo el edificio. Ninguno de los agentes ni otros visitantes presentes (entre ellos, probablemente, los abogados de oficio convocados para representar a las víctimas) se quejaron o intentaron detener tales actividades.

Un testigo de Jehová entrevistado por Amnistía Internacional afirmó haber recibido golpes y amenazas de tortura mientras registraban su domicilio, y dio información más detallada sobre el modo en que lo intimidaron y le infligieron malos tratos durante el interrogatorio y después de él. Denunció asimismo infracciones de procedimiento, como la denegación de acceso a asistencia letrada de su elección.

La respuesta inicial de las autoridades rusas fue una negativa general sin fundamentar. El 22 de febrero, el Comité de Investigación anunció que iba a realizar un examen preliminar de los informes de tortura. No obstante, hasta donde sabe Amnistía Internacional en el momento de redactar estas líneas, el examen preliminar no ha ido acompañado de una investigación oficial. En muchos otros casos de tortura y otros malos tratos documentados por Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos en Rusia, los exámenes preliminares (previos a la investigación) concluyeron rápidamente que no había fundamento para una investigación oficial exhaustiva, incluso en casos en los que las víctimas o sus abogados habían aportado pruebas sustantivas y creíbles de tortura y otros malos tratos.

El 26 de febrero, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ordenó al gobierno de Rusia que Sergei Loginov fuera sometido a un examen médico. El 18 de marzo, en una carta dirigida al TEDH, el gobierno ruso declaró que Sergei Loginov había sido examinado por profesionales sanitarios que no habían hallado enfermedades que impidieran que siguiera detenido. El 20 de marzo, el TEDH retiró las medidas cautelares, a pesar de que el examen al que se sometió a Sergei Loginov distaba mucho de ser el examen médico independiente solicitado por su abogado. El equipo de la defensa de Sergei Loginov sigue pidiendo que se lleve a cabo una investigación efectiva sobre sus denuncias de tortura.

Las autoridades rusas deben respetar, proteger, promover y realizar el derecho a la libertad de religión, consagrado en la Constitución del país y en los tratados de derechos humanos en los que Rusia es Estado Parte.

 

Pueden escribir llamamientos en: Inglés y ruso

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 14 de junio de 2019

Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y género gramatical preferido: Artur Severinchik (masculino), Sergei Loginov (masculino) y Yevgeniy Fedin (masculino).

Enlace a la AU anterior: https://www.amnesty.org/es/documents/eur46/0103/2019/es/


Tags: Testigos de Jehová, derechos sociales económicos y culturales, Rusia.

Compartir