MÉXICO: ENCONTRADO EL CADÁVER DE UN DEFENSOR DESPUÉS DE 40 DÍAS DESAPARECIDO

Viernes, 22 de noviembre, 2019

Según la información documentada por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el viernes 11 de octubre de 2019, hacia las ocho de la tarde, Arnulfo Cerón Soriano salió de su casa para dar una charla en un centro de recuperación de Alcohólicos Anónimos (AA) situado en el barrio de Caltitlán de la ciudad de Tlapa de Comonfort, Guerrero. Nunca llegó al centro, y desde entonces se desconocía su paradero


El 20 de noviembre, las autoridades encontraron el cadáver de Arnulfo Cerón Soriano, defensor de los derechos humanos indígena, en una fosa clandestina cerca de la ciudad de Tlapa, estado de Guerrero, en el oeste de México. Arnulfo era miembro del Frente Popular de la Montaña (FPM) y del Movimiento por la Liberación de los Presos Políticos de Guerrero (MOLPEG). Desapareció el 11 de octubre cuando se dirigía a una reunión en la ciudad de Tlapa. Las autoridades deben redoblar sus esfuerzos para investigar su desaparición y su muerte, hacer rendir cuentas a los responsables y garantizar la seguridad de la familia de Arnulfo y de las organizaciones que lo apoyan.

Actúen: redacten su propio llamamiento o utilicen esta carta modelo

                                                         

 

Héctor Astudillo Flores

Gobernador del estado de Guerrero

Palacio de Gobierno

Boulevard René Juárez No. 62, Col. De los Servicios

Chilpancingo, Guerrero, México

Fax: +52-1-747 4719801 ext. 9801

Correo-e: gobernador@guerrero.gob.mx secretariageneral@guerrero.gob.mx

 

Señor Gobernador:

El descubrimiento del cadáver de Arnulfo Cerón Soriano me ha causado horror. Durante 2019, Arnulfo y los miembros de MOLPEG habían recibido llamadas telefónicas y mensajes amenazadores relacionados con su activismo. Tras la detención de unos sospechosos de la desaparición de Arnulfo, los familiares de éste recibieron mensajes amenazadores. Además, los miembros de MOLPEG se dieron cuenta de que había personas desconocidas delante de sus viviendas, y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan ha observado a personas desconocidas que montan guardia delante de sus oficinas.

Ayer, las autoridades del estado anunciaron una investigación sobre la muerte de Arnulfo, y la continuación de la investigación sobre su desaparición. Estas investigaciones deben tener en cuenta el trabajo de Arnulfo como defensor de los derechos humanos para garantizar que la investigación se lleva a cabo con firmeza.

Le insto a garantizar que las autoridades del estado llevan a cabo una investigación efectiva sobre la desaparición y muerte de Arnulfo Cerón y hacen rendir cuentas a los responsables, al tiempo que garantizan la seguridad de los miembros de MOLPEG, los familiares de Arnulfo Cerón y el personal del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Atentamente,

[NOMBRE]

 

Información complementaria

Arnulfo Cerón Soriano era un indígena nahua y defensor de los derechos humanos que pasó decenios luchando por los derechos de la población indígena en diversas organizaciones y movimientos sociales en la región montañosa del estado de Guerrero. En 1995, Arnulfo trabajó durante dos años en el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan. Posteriormente trabajó como abogado particular en apoyo de la población indígena de la zona. En el año 2000, la asociación internacional contra la tortura (ACAT) denunció la detención arbitraria y tortura de Arnulfo Cerón a manos de la policía de investigación del estado. Arnulfo fue puesto en libertad tras pasar un año y medio en prisión. Era un miembro extremadamente activo del movimiento para exigir justicia para los 43 estudiantes desaparecidos de Ayoztinapa.

Según la información documentada por el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el viernes 11 de octubre de 2019, hacia las ocho de la tarde, Arnulfo Cerón Soriano salió de su casa para dar una charla en un centro de recuperación de Alcohólicos Anónimos (AA) situado en el barrio de Caltitlán de la ciudad de Tlapa de Comonfort, Guerrero. Nunca llegó al centro, y desde entonces se desconocía su paradero. El sábado 12 de octubre, hacia las 12 del mediodía, la furgoneta que había estado utilizando apareció abandonada en otra parte de la ciudad, con las llaves aún en el contacto. La familia no recibió una petición de rescate.

Las autoridades estatales en principio actuaron con lentitud para activar la búsqueda e investigación sobre la desaparición de Arnulfo, pero finalmente detuvieron a dos posibles sospechosos, uno el 23 de octubre y otro el 6 de noviembre. Tras la detención de los sospechosos de la desaparición de Arnulfo, los familiares de éste recibieron mensajes amenazadores. Además, los miembros de MOLPEG se dieron cuenta de que había personas desconocidas delante de sus viviendas, y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan ha observado a personas desconocidas que montan guardia delante de sus oficinas.

Las autoridades federales de la Comisión Nacional de Búsqueda se implicaron en los esfuerzos de búsqueda a partir del 12 de noviembre. Ayer, 20 de noviembre, tras el descubrimiento del cadáver de Arnulfo, las autoridades del estado anunciaron que habían abierto una investigación por homicidio y que continuarían investigando también la desaparición.

El estado de Guerrero es tristemente famoso por sus débiles instituciones y su arraigada connivencia entre la delincuencia común organizada y las fuerzas de seguridad, a nivel tanto estatal como municipal. Los delitos de desaparición y los homicidios de defensores y defensoras de los derechos humanos están envueltos en una impunidad casi total.

 

Pueden escribir llamamientos en: Español

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 30 de diciembre de 2019

Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y género gramatical preferido: Arnulfo Cerón Soriano (masculino)

Enlace a la au anterior: n/a


Tags: MÉXICO, DEFENSOR., ARNULFO CERÓN SORIANO.

Compartir