CUBA: PRESO DE CONCIENCIA EN PELIGRO POR LA COVID-19

Viernes, 24 de abril, 2020

Según la Organización Mundial de la Salud, algunas personas parecen estar especialmente expuestas a enfermar de gravedad o morir a causa de la COVID-19, entre ellas las personas de edad y las que padecen dolencias previas. El señor Quiñones entra en ambas categorías


Roberto Quiñones Haces, periodista independiente de 63 años encarcelado el 11 de septiembre de 2019 por “resistencia” y “desobediencia”, permanece en la Prisión Provincial de Guantánamo en preocupantes condiciones de salubridad, según indica la información disponible. Su familia ha declarado que también ha desarrollado problemas de salud, que pueden ponerle en un mayor riesgo frente a la COVID-19. Pedimos a las autoridades cubanas que pongan a Roberto Quiñones y a otros presos y presas de conciencia del país en libertad inmediata e incondicional, ante el grave temor de la COVID-19 en las prisiones de Cuba.

Actúen: Redacten su propio llamamiento o utilicen la siguiente carta modelo

Sr. Miguel Díaz-Canel

Presidente de la República de Cuba

Hidalgo, Esquina 6. Plaza de la Revolución

La Habana, CP 10400, Cuba

Correo-e: despacho@presidencia.gob.cu

Twitter: @DiazCanelB 

Señor Presidente:                                                                                                        

Me preocupan enormemente la salud y la seguridad de Roberto Quiñones Haces, periodista independiente de 63 años de edad que cumple una condena de un año en la Prisión Provincial de Guantánamo.

La información indica que el señor Quiñones ha desarrollado recientemente problemas gastrointestinales y otras complicaciones de salud relacionadas con patologías preexistentes, según ha declarado su familia. Roberto Quiñones también ha escrito sobre sus condiciones de reclusión, que incluyen hacinamiento, mala calidad del agua y los alimentos, y falta de atención médica adecuada.

Según la Organización Mundial de la Salud, algunas personas parecen estar especialmente expuestas a enfermar de gravedad o morir a causa de la COVID-19, entre ellas las personas de edad y las que padecen dolencias previas. El señor Quiñones entra en ambas categorías.

En virtud del derecho internacional, Cuba debe proteger sin discriminación frente a la COVID-19 a las poblaciones en situación de riesgo, por ejemplo a las personas en prisión. Por tanto, le insto a liberar de forma inmediata e incondicional a Roberto Quiñones Haces y a todos los presos y presas de conciencia de Cuba.

Atentamente,

[NOMBRE]

 

Información complementaria

Según la información de que dispone Amnistía Internacional, Roberto de Jesús Quiñones Haces, abogado y periodista independiente del sitio web informativo Cubanet, fue declarado culpable y condenado a un año de prisión en agosto de 2019 por resistencia y desobediencia por el Tribunal Municipal de Guantánamo. Fue arrestado el 11 de septiembre de 2019 y ha permanecido en prisión desde esa fecha.

Durante su detención desde septiembre de 2019, Roberto Quiñones Haces ha estado informando regularmente de las condiciones penitenciarias en las que permanece recluido. El 31 de marzo escribió en Cubanet que, aunque las autoridades penitenciarias habían implementado ciertas medidas sobre la COVID-19, “la calidad de la comida continúa siendo deplorable. A pesar de que se ha informado sobre la vulnerabilidad de los adultos mayores (reclusos con más de 60 años) ante la COVID-19, muchos de ellos se mantienen en cubículos donde conviven hacinados con casi dos decenas de personas”.

El 5 de marzo, el periodista ya había descrito la calidad de la comida y el agua que se servía en la prisión, así como la atención médica a disposición de los presos. Según su familia, Roberto Quiñones permanece presuntamente recluido en una pequeña celda con al menos otras 17 personas, que comparten camas e instalaciones higiénicas en la misma celda.

Las normas internacionales de derechos humanos relativas a los derechos de las personas privadas de libertad o bajo custodia son especialmente pertinentes teniendo en cuenta una crisis de salud mundial como la COVID-19. En general, se debe garantizar el acceso de todas las personas presas, sin discriminación, a atención médica y protección frente a la COVID-19. Según la información disponible a día de hoy, aquellas personas que no tienen más opción que estar en estrecha proximidad con otras personas corren especial riesgo de contraer la COVID-19.

En países como Cuba, se encarcela habitualmente a activistas —incluidos activistas políticos— y a defensores y defensoras de los derechos humanos exclusivamente por sus convicciones. Esas personas no deberían estar en la cárcel, para empezar, y deben quedar en libertad de inmediato. Por tanto, nuestra petición principal en estas circunstancias es que Cuba libere a todos los presos y presas de conciencia y a todas las personas encarceladas exclusivamente por ejercer de forma pacífica su libertad de expresión y de conciencia. Roberto Quiñones Haces también tiene problemas de salud que lo colocan en una situación de mayor peligro, debido a su edad. Las autoridades cubanas deben ponerlo en libertad inmediata e incondicional, teniendo en cuenta el riesgo que supone la COVID-19, así como su condición de preso de conciencia.

El 20 de agosto, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó la pena de prisión contra el periodista Roberto Quiñones y expresó preocupación por la persistencia de la criminalización y el acoso contra personas que se dedican a la comunicación y a la defensa de los derechos humanos en Cuba. La Procuraduría Especial, en un informe reciente sobre Cuba, concluyó que los agentes estatales son la “principal fuente de amenazas y agresiones contra la prensa” y pidió que esta práctica sea “desmantelada y sancionada”.

Amnistía Internacional ha concluido que el uso desproporcionado y arbitrario del derecho penal, y las campañas de discriminación promovidas por el Estado contra quienes se atreven a alzar la voz, junto con los despidos discriminatorios del empleo estatal y la falta de un poder judicial independiente ante el cual impugnar estos hechos, han creado un profundo clima de temor en Cuba.

Cuba sigue siendo el único país de las Américas donde a Amnistía Internacional no se le permite entrar para observar la situación de los derechos humanos.

Pueden escribir llamamientos en: Español o inglés

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 3 de julio de 2020

Nombre y género gramatical preferido: Roberto de Jesús Quiñones Haces (masculino)

Enlace a la AU anterior: https://www.amnesty.org/es/documents/amr25/1047/2019/es/


Tags: CUBA, PRESO DE CONCIENCIA, COVID-19.

Compartir