SUDÁN DEL SUR: DETENIDO UN MIEMBRO DEL ÓRGANO ENCARGADO DEL ACUERDO DE PAZ

Jueves, 25 de junio, 2020

Kanybil Noon, activista y miembro de la Junta de Revisión de Defensa Estratégica y Seguridad del revitalizado acuerdo de paz de 2018 fue detenido arbitrariamente por el Servicio de Seguridad Nacional en Yuba el 29 de mayo de 2020. Actualmente se halla detenido en la jefatura del Servicio de Seguridad Nacional, conocida como la “Casa Azul”, sin acceso a su familia ni a asistencia letrada


Kanybil Noon, de entre 30 y 40 años de edad, activista de la sociedad civil sursudanés y representante de la sociedad civil en la Junta de Revisión de Defensa Estratégica y Seguridad (SDSR, por sus siglas en inglés) del acuerdo de paz, se encuentra recluido arbitrariamente en la jefatura del Servicio de Seguridad Nacional, conocida como “Casa Azul”, sin acceso a su familia ni sus abogados. Su reclusión vino precedida por su detención arbitraria a manos del Servicio de Seguridad Nacional en Yuba el 29 de mayo de 2020.

Actúen: Redacten su propio llamamiento o utilicen la siguiente carta modelo

Presidente de la República de Sudán del Sur / President of the Republic of South Sudan

Salva Kiir Mayardit

Yuba, Sudán del Sur

Twitter: @RepSouthSudan y @PresSalva

Presidente Salva Kiir Mayardit,

Me dirijo a usted para llamar su atención sobre el caso de Kanybil Noon, activista sursudanés y miembro de la Junta de Revisión de Defensa Estratégica y Seguridad del revitalizado acuerdo de paz de 2018, que fue detenido arbitrariamente por el Servicio de Seguridad Nacional en Yuba el 29 de mayo de 2020. Actualmente se halla detenido en la jefatura del Servicio de Seguridad Nacional, conocida como la “Casa Azul”, sin acceso a su familia ni a asistencia letrada. No está claro si se le ha informado de ningún cargo en su contra.

A finales de 2019, Kanybil Noon fue acusado de difamación en una causa iniciada por el director de la Oficina de Seguridad Interna del Servicio de Seguridad Nacional de Sudán del Sur, Akol Koor, en relación con textos que Kanybil había publicado en Facebook y con una carta dirigida a su Excelencia en la que manifestaba críticas contra Akol Koor. En el momento de la detención de Kanybil, el 29 de mayo de 2020, la causa de difamación contra él estaba aún en curso.

Por tanto, le pido que:

  • Garantice que Kanybil Noon es puesto en libertad de inmediato, o es entregado a la policía, llevado ante un tribunal y acusado de un delito común reconocible, de conformidad con el derecho y las normas internacionales;
  • Garantice que Kanybil Noon tiene acceso regular a su familia, al tratamiento médico que pueda necesitar —proporcionado por profesionales médicos cualificados—, y a su abogado;
  • Garantice que Kanybil Noon no es sometido a tortura ni otros malos tratos bajo custodia.

Atentamente,

[NOMBRE

Información complementaria

Desde que comenzó el conflicto armado interno de Sudán del Sur en diciembre de 2013, cientos de personas —en su mayoría hombres— han sido recluidas bajo la autoridad del Servicio de Seguridad Nacional (NSS, por sus siglas en inglés) y la Dirección de Inteligencia Militar en diversos centros de detención de la capital, Yuba. Muchas de las personas detenidas han sido recluidas bajo la categoría de “detenidos políticos”, acusadas de haberse comunicado con la oposición o haberla apoyado. Otras, por ejemplo Michael Wetnhialic, han sido detenidas en múltiples ocasiones por criticar en Facebook al director del Servicio de Seguridad Nacional.

Amnistía Internacional ha documentado numerosas detenciones arbitrarias por parte del Servicio de Seguridad Nacional en múltiples centros en los que, a menudo, se somete a las personas detenidas a tortura y otros malos tratos, y a algunas se las recluye en régimen de incomunicación sin acceso a abogados o familiares. Otras personas han sido víctimas de desaparición forzada. Las autoridades de Sudán del Sur han utilizado frecuentemente la detención prolongada y arbitraria, así como las desapariciones forzadas y la tortura y otros malos tratos, desde el estallido inicial del conflicto en diciembre de 2013.

Por ejemplo, Peter Biar Ajak, destacado intelectual y activista de Sudán del Sur, fue detenido por el Servicio de Seguridad Nacional en el Aeropuerto Internacional de Yuba el sábado 28 de julio. Fue recluido en la jefatura del Servicio de Seguridad Nacional, en Yuba. El 11 de junio de 2019, un tribunal de Sudán del Sur condenó a Biar a prisión por promover la violencia pública y alterar la paz en lo que Amnistía Internacional denominó “simulacro de juicio”, y Biar fue trasladado a la Prisión Central de Yuba. El presidente Salva Kiir lo indultó en enero de 2020, y después de eso Biar fue puesto en libertad.

Dong Samuel Luak, destacado abogado sursudanés y activista de derechos humanos, y Aggrey Idrey Idri, crítico del gobierno y miembro del Movimiento de Liberación Popular de Sudán en la Oposición (SPLM-IO, por sus siglas en inglés), desaparecieron en Nairobi, Kenia, el 23 y 24 de enero de 2017. Fuentes fidedignas han señalado a Amnistía Internacional que ambos fueron vistos posteriormente en la jefatura del Servicio de Seguridad Nacional en Yuba. La noche del 27 de enero de 2017 los sacaron de dicho centro En abril de 2019, el Grupo de Expertos de la ONU sobre Sudán del Sur publicó un informe en el que concluía que era “sumamente probable” que los dos destacados críticos hubieran sido ejecutados por agentes del Servicio de Seguridad Nacional mientras permanecían recluidos en un centro en la granja del presidente en Luri, a las afueras de Yuba, el 30 de enero de 2017.

En la prisión del Servicio de Seguridad Nacional en el barrio de Jebel (“Casa Azul”), las personas detenidas son objeto de terribles palizas, sobre todo durante los interrogatorios o como forma de castigo. Debido a las precarias condiciones de las prisiones y al inadecuado acceso a atención médica, la salud de muchas personas detenidas se ha deteriorado.

El entorno político de Sudán del Sur ha mantenido una actitud de intolerancia respecto a las críticas a las acciones y políticas del gobierno, lo que ha dado lugar a intimidación, acoso y detención contra activistas de la sociedad civil, defensores y defensoras de los derechos humanos, y periodistas independientes. Esto ha generado un entorno de autocensura para los medios de comunicación y las personas que trabajan sobre los derechos humanos en el que, con la omnipresente vigilancia del Estado, la gente ya no se siente segura para hablar libre y abiertamente sobre el conflicto y la situación de los derechos humanos.

Pueden escribir llamamientos en: Inglés

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 4 de agosto de 2020

Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y género gramatical preferido: Kanybil Noon (masculino)


Tags: SUDÁN DEL SUR, DETENCIÓN, CENSURA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Compartir