BIELORRUSIA: MARFA RABKOVA, ACUSADA DE UN DELITO FALSO

Jueves, 08 de octubre, 2020

Según incontables testimonios de primera mano, así como material fotográfico y de vídeo ampliamente difundido y documentos médicos, muchas de las personas detenidas —si no todas— han sido sometidas a tortura y otros malos tratos


Tras su detención el 17 de septiembre, la defensora de los derechos humanos MarfaRabkova fue acusada el 25 de septiembre en virtud del artículo 293.3 del Código Penal bielorruso. Si es declarada culpable, se enfrenta a hasta tres años de cárcel. Es presa de conciencia, detenida únicamente por su trabajo pacífico en favor de los derechos humanos, y debe ser puesta en libertad de inmediato y sin condiciones.

Actúen: Redacten su propio llamamiento o utilicen la siguiente carta modelo 

AndreiShved

Fiscal General de la República de Bielorrusia / Prosecutor General of theRepublic of Belarus

Internatsiyanalnayastr. 22

220030 Minsk, Bielorrusia

Correo-e: info@prokuratura.gov.by

Telegram: https://t.me/prokuraturabelarus

VKontakte: https://vk.com/prokuraturarbbel

Twitter: https://twitter.com/prokuraturaby

Facebook: https://www.facebook.com/prokuraturaby

Instagram: https://www.instagram.com/prokuraturaby

 

Señor fiscal general:

Me preocupa profundamente el procesamiento penal de MarfaRabkova, defensora de los derechos humanos y coordinadora del Servicio Voluntario del Centro de Derechos Humanos “Viasna”.

MarfaRabkova fue detenida el 17 de septiembre, y el 25 de ese mismo mes fue acusada en virtud del artículo 293.3 del Código Penal (“formación u otra preparación de personas para que participen en disturbios, o financiación de tales actividades”). Si es declarada culpable, se enfrenta a hasta tres años de cárcel. En la actualidad permanece recluida en el centro de prisión preventiva núm. 1 de Minsk.

MarfaRabkova es presa de conciencia, detenida por sus actividades pacíficas como defensora de los derechos humanos: por ejemplo, observar manifestaciones y recopilar pruebas de violaciones de derechos humanos, entre ellas la tortura y otros malos tratos contra manifestantes pacíficos por parte de agentes encargados de hacer cumplir la ley. MarfaRabkova no ha cometido ningún delito. Procesarla por ejercer pacíficamente sus derechos humanos y proteger los derechos de otras personas constituye una violación de las obligaciones contraídas por Bielorrusia en virtud del derecho internacional de los derechos humanos.

Las autoridades bielorrusas deben dejar de perseguir a los miembros del Centro de Derechos Humanos “Viasna” y otros activistas de la sociedad civil, y deben respetar el derecho a la libertad de asociación y de expresión de todas las personas en Bielorrusia.

Le insto a poner en libertad inmediata e incondicional a MarfaRabkova, así como a otros presos y presas de conciencia en Bielorrusia, y a retirar todos los cargos en su contra.

Atentamente,

[NOMBRE]

Información complementaria

MarfaRabkova es miembro del Centro de Derechos Humanos “Viasna”, donde coordina el Servicio Voluntario de la organización. Según Viasna, a lo largo de la campaña electoral presidencial, durante las elecciones del 9 de agosto y después de ellas, las autoridades sometieron a acoso a miembros de Viasna. Dicho acoso incluyó detención administrativa, detenciones arbitrarias e intentos de procesamiento en relación con sus actividades de derechos humanos.

La tarde del 17 de septiembre, unos agentes de la Dirección Principal de Lucha contra la Delincuencia Organizada y la Corrupción, que depende del Ministerio del Interior, detuvieron a MarfaRabkova y a su esposo, VadzimZharomski. Registraron su apartamento y les confiscaron dinero, objetos personales y equipos informáticos. VadzimZharomski fue puesto en libertad más tarde, pero MarfaRabkova fue puesta bajo custodia durante diez días como sospechosa en virtud del artículo 293.3 del Código Penal.

La detención de la defensora de los derechos humanos Marfa Rabkova se enmarca en el contexto del drástico deterioro de la situación de los derechos humanos en Bielorrusia. Durante la campaña electoral, y tras las elecciones presidenciales del 9 de agosto, se han celebrado manifestaciones pacíficas multitudinarias para protestar contra los resultados oficiales —ampliamente cuestionados— y contra la violencia policial y las violaciones generalizadas de derechos humanos. A lo largo de todo este periodo, las autoridades han emprendido una campaña cada vez más intensa contra la oposición y contra todas las voces disidentes. La policía ha detenido arbitrariamente a miles de personas, en su inmensa mayoría manifestantes pacíficos o transeúntes, y hombres enmascarados vestidos de civil han aprehendido a muchas de ellas en operaciones a modo de secuestro.

Según incontables testimonios de primera mano, así como material fotográfico y de vídeo ampliamente difundido y documentos médicos, muchas de las personas detenidas —si no todas— han sido sometidas a tortura y otros malos tratos. El centro de detención de Akrestsina, en la capital, Minsk, donde inicialmente estuvo recluida MarfaRabkova, se ha convertido en sinónimo de brutales palizas, violencia sexual y otros tratos o penas inhumanos o degradantes. Decenas de destacados activistas políticos y de la sociedad civil (y sus colaboradores) han sido detenidos por cargos penales falsos y posteriormente puestos bajo custodia como presuntos autores de un delito, como le ha sucedido a MarfaRabkova. Todas estas personas deben quedar en libertad sin demora, y cualquier otra violación de derechos humanos debe cesar de manera inmediata, incluidos la dispersión de manifestaciones pacíficas, las detenciones masivas y el uso generalizado de la tortura y otros malos tratos contra las personas detenidas.

Pueden escribir llamamientos en: Bielorruso, ruso. También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 1 de diciembre de 2020. Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y género gramatical preferido: MarfaRabkova(femenino)

Enlace a la au anterior: https://www.amnesty.org/es/documents/eur49/3117/2020/es/


Tags: BIELORRUSIA, DERECHOS HUMANOS, SISTEMA DE JUSTICIA, LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Compartir