LA PENA DE MUERTE EN 2020: DATOS Y CIFRAS

Jueves, 22 de abril, 2021

Por duodécimo año consecutivo, Estados Unidos, volvió a ser el único país de la región que llevó a cabo ejecuciones


Cifras globales

En 2020, Amnistía Internacional registró 483 ejecuciones repartidas en 18 países, lo que supuso un descenso del 26% respecto a las 657 ejecuciones registradas en 2019. Se trata del número más bajo de ejecuciones registradas por Amnistía Internacional durante los últimos 10 años.

La mayoría de las ejecuciones de las que se tuvo noticia se produjeron en China, Irán, Egipto, Irak y Arabia Saudí, por ese orden.

China siguió siendo el mayor ejecutor mundial, aunque se desconoce la verdadera magnitud del empleo de la pena de muerte en ese país, al estar clasificados los datos relacionados con ella como secreto de Estado; la cifra oficial de al menos 483 ejecuciones no incluye las miles de ejecuciones que se cree que tuvieron lugar en China.

Excluyendo a China, el 88% de todas las ejecuciones registradas tuvieron lugar en tan sólo cuatro países: Irán, Egipto, Irak y Arabia Saudí.

Amnistía Internacional tuvo constancia de que, de las 483 personas que se sabe que fueron ejecutadas en 202016 eran mujeres (3%), en los siguientes países: Arabia Saudí (2), Egipto (4), Irán (9) y Omán (1).

India, Omán, Qatar y Taiwán reanudaron las ejecuciones. Amnistía Internacional no registró ejecuciones en Bielorrusia, Japón, Pakistán, Singapur y Sudán, a pesar de que sí lo hizo en 2019 y 2018, y tampoco registró ninguna en Bahréin, que llevó a cabo ejecuciones en 2019 pero no en 2018.

Egipto triplicó con creces las ejecuciones allí registradas (de al menos 32 a un mínimo de 107).

Las ejecuciones registradas en Irak se redujeron en más de la mitad (de 100 en 2019 a 45 en 2020). Arabia Saudí disminuyó su número de ejecuciones en un 85%, de 184 a 27.

Chad abolió la pena de muerte para todos los delitos en mayo. Kazajistán firmó el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte, y en diciembre tomó medidas para ratificarlo. En Estados Unidos, Colorado se convirtió en el estado abolicionista número 22. Barbados concluyó las reformas para derogar la pena de muerte preceptiva.

Al concluir 2020, 108 países (la mayoría de los países del mundo) habían abolido la pena de muerte en la ley para todos los delitos, y 144 países la habían abolido en la ley o en la práctica.

Amnistía Internacional registró conmutaciones o indultos de la pena de muerte en 33 países: Afganistán, Bangladesh, Barbados, Camerún, Corea del Sur, Estados Unidos, Ghana, Guyana, India, Indonesia, Japón, Kenia, Kuwait, Lesoto, Malasia, Marruecos y el Sáhara Occidental, Myanmar, Níger, Nigeria, Omán, Pakistán, República Democrática del Congo, Sierra Leona, Singapur, Siria, Sri Lanka, Sudán, Tailandia, Tanzania, Trinidad y Tobago, Yemen, Zambia y Zimbabue.

Se registraron al menos 18 exoneraciones de personas condenadas a muerte: Camerún (3), China (1), Estados Unidos (6) Singapur (1), Taiwán (1) y Zambia (6).

Amnistía Internacional registró la imposición de 1.477 condenas a muerte en 54 países, lo que constituía una disminución del 36% respecto a las al menos 2.307 de 2019.

Al concluir 2020 se tenía constancia de al menos 28.567 personas condenadas a muerte.

Los métodos de ejecución utilizados en todo el mundo 2020 fueron los siguientes: decapitación, electrocución, ahorcamiento, inyección letal y arma de fuego.

Tres personas fueron ejecutadas en Irán por delitos que se habían cometido cuando eran menores de 18 años. Los informes indicaban que otras personas de esta categoría permanecían condenadas a muerte en Maldivas e Irán.

Se supo que se habían llevado a cabo al menos 30 ejecuciones por delitos de drogas en tres países (Arabia Saudí, China e Irán), una disminución del 75% respecto a 2019 (118).

Se tuvo constancia de la imposición de condenas a muerte tras procedimientos que habían incumplido las normas internacionales sobre juicios justos en varios países, como Arabia Saudí, Bahréin, Bangladesh, Egipto, Irak, Irán, Malasia, Pakistán, Singapur, Vietnam y Yemen.

Análisis regional

Américas

Por duodécimo año consecutivo, Estados Unidos, volvió a ser el único país de la región que llevó a cabo ejecuciones.

El número de ejecuciones registradas en 2020 (17) descendió respecto a 2019 (22). El número de condenas a muerte registradas en Estados Unidos (18) se redujo en casi la mitad respecto a las cifras de 2019 (35).

Después de 17 años, el gobierno de Trump reanudó las ejecuciones federales en Estados Unidos, y finalmente dio muerte a 10 hombres a lo largo de cinco meses y medio.

Sólo dos países de la región, Estados Unidos y Trinidad y Tobago, impusieron condenas a muerte.

Asia y Oceanía

En Asia y Oceanía, se tuvo constancia de que Bangladesh, China, Corea del Norte, India, Taiwán y Vietnam habían llevado a cabo ejecuciones en 2020.

El número de nuevas condenas a muerte registradas en 2020 (517) fue menos de la mitad que en 2019, año en que se registraron 1.227.

El número de países que impusieron condenas a muerte (16) fue parecido al de 2019 (17).

Japón, Pakistán y Singapur no comunicaron ninguna ejecución por primera vez en varios años.

Europa y Asia Central

Bielorrusia continuó imponiendo condenas a muerte, aunque no llevó a cabo ejecuciones en 2020.

Kazajistán, la Federación Rusa y Tayikistán siguieron aplicando moratorias de las ejecuciones.

Kazajistán firmó y tomó medidas para ratificar el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte.

Oriente Medio y Norte de África

Las ejecuciones registradas disminuyeron un 25% (de 579 en 2019 a 437 en 2020), y las condenas a muerte registradas disminuyeron un 11% (de 707 en 2019 a 632 en 2020).

Amnistía Internacional documentó ejecuciones en ocho países de la región: Arabia Saudí, Egipto, Irak, Irán, Omán, Qatar, Siria y Yemen.

Omán y Qatar reanudaron el uso de la pena de muerte, llevando a cabo las primeras ejecuciones conocidas en varios años.

África subsahariana

El número de ejecuciones registradas en la región se redujo un 36%, de 25 en 2019 a 16 en 2020,

Se registraron ejecuciones en tres países: Botsuana, Somalia y Sudán del Sur, uno menos que en 2019.

El número de condenas a muerte registradas descendió un 6%, de 325 en 2019 a 305 en 2020.

En 2020 se registraron condenas a muerte en 18 países, el mismo número que en 2019.

Chad se convirtió en el país número 21 del África subsahariana en abolir la pena de muerte para todos los delitos.

El número registrado de conmutaciones de condenas a muerte aumentó un 87%, de 165 en 2019 a 309 en 2020.


Tags: PENA DE MUERTE.

Compartir