Jueves, 29 de julio, 2021

La trata de personas es cualquier movimiento ilegal, nacional o internacional, de seres humanos con un fin de explotación, en contra de la voluntad y bienestar de las víctimas a cambio de una remuneración económica


Cada 30 de Julio se celebra el día mundial contra la trata de personas, en un esfuerzo de la organización de las Naciones Unidas por visibilizar y combatir este delito, la asamblea general de la ONU en 2013 declaró esta fecha como conmemorativa en pro de la prevención, rescate y recuperación de las víctimas de la trata de personas. 

Pero, ¿qué es la trata de personas? Esta actividad es definida por las Naciones Unidas como “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza, al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá; explotación sexual, trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”.[1]

Este es un concepto bastante largo, pero que en resumidas cuentas define la trata de personas como cualquier movimiento ilegal, nacional o internacional, de seres humanos con un fin de explotación, en contra de la voluntad y bienestar de las víctimas a cambio de una remuneración económica.

La trata de personas es conocida como “la esclavitud del siglo XXI” y afecta a personas en todos los países del mundo, sin distinción de raza, sexo, etnia, genero, religión, o cualquier otra característica. De hecho, la trata de personas es un negocio muy lucrativo para los cuerpos de delincuencia organizada mundial, según la oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), este mercado ilícito se estima en 32 mil millones de dólares a nivel mundial[2].

Este acto es considerado un crimen de lesa humanidad y viola todos los derechos humanos, especialmente el derecho a la vida, la libertad y la dignidad. Actúa bajo distintos fines tales como la explotación sexual, prostitución, trasplante de órganos, mendicidad, violencia, trabajos forzados, tráfico de drogas, etc. 

La trata de personas es una materia muy amplia, no solo jurídicamente, este crimen afecta distintas esferas del ser humano, ya sea psicológico, social, cultural y judicial, por lo cual cada uno de los esfuerzos y prácticas deben estar enfocados en la recuperación de las víctimas. Debemos recordar que uno de los elementos básicos del crimen de trata de personas son los medios, el cómo se hace y estos medios son la amenaza o uso de fuerza, coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o la concesión de pagos o beneficios en cambio del control de la vida de la víctima.

En la gran mayoría de los casos, no solo la vida de las víctimas se encuentran en riesgo, sino que también las vidas de sus familias y seres amados están amenazadas, es por esta razón que los Estados no deben judicializar a las víctimas por los delitos cometidos por ellas bajo el yugo de las mafias o redes de trata, además los Estados deben garantizar la recuperación y reinserción social de las personas rescatadas y a su vez deben destinas esfuerzos y recursos en la detención y eliminación de las redes, mafias y cuerpos de trata de personas.[3]

A nivel mundial se estima que más de 2.5 millones de personas son víctimas de la trata, sin embargo se calcula que de cada víctima identificada existen 20 más sin identificar, esta inexactitud de cifras oficiales se debe a clandestinidad de esta práctica, aunque sí existen ciertos estudios que han permitido iluminar ciertas características tales como que entre 22% y 50% de las víctimas de trata son niños (menores de 18 años); además, que 13% de las víctimas detectadas son originarias de América del Sur  y que la tercera parte de las víctimas detectadas por las autoridades son mujeres, 79% de ellas sometidas a explotación sexual seguido por 18% de casos con fines de explotación laboral, trabajos o servicios forzados.[4]

También existe evidencia de que la pobreza, el alcoholismo, la disfunción y violencia familiar, el abuso de sustancias y/o el abuso sexual hace más vulnerables a los niños de ser víctimas de la trata de persona; además, los menores que no tienen escolaridad o que se encuentran en las calles o internos de instituciones están en alto riesgo[5].

En el año 2003 se aprobó en Palermo, Italia, la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional, también se aprobó el protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños y el protocolo adicional sobre la lucha contra el tráfico ilícito de inmigrantes por tierra, mar y aire, conocidos como los protocolos de Palermo. 63% de los 176 países y territorios que han ratificado el protocolo de Naciones Unidas contra la trata de personas han aprobado leyes internas que sancionan este delito.

Normalmente los días conmemorativos establecidos por las Organización de las Naciones Unidas son acompañados por grandes campañas mediáticas que sensibilizan al público. El día mundial contra la trata de personas se simboliza con un corazón azul (Blue Heart Campaing[6][7]), este corazón busca recordar la tristeza que sufren las víctimas de trata de personas, la importancia de escuchar y comprender sus testimonios, así como la lucha para prevenir, identificar y rescatar a estas víctimas.

Es importante reconocer que la Trata de Personas es un delito real que ocurre hoy en día, bajo nuestras narices, nuestros países y ciudades, es un crimen que no discrimina por nada y del cual escapar es sumamente difícil. Debemos crear conciencia y apoyar los esfuerzos de las organizaciones en la prevención de estos actos, así como reconocer y apoyar a las víctimas y sobrevivientes de este atroz crimen.

 

Ariana Lourdes Contreras Alviarez



[1] Articulo 3 del Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños (más conocido como Protocolo contra la trata de personas) fue adoptado en Palermo Italia en el 2000 y entrado en vigor el 25 de diciembre del 2003.

[2] Oficina de las Naciones Unidas contra la Draga y el Delito. Algunos datos relevantes sobre la Trata de personas. Informe presentado en 2009.

[3] Artículo 9 del Protocolo de las Naciones Unidas para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños (más conocido como Protocolo contra la trata de personas) fue adoptado en Palermo Italia en el 2000 y entrado en vigor el 25 de diciembre del 2003.

[4] Oficina de las Naciones Unidas contra la Draga y el Delito. Algunos datos relevantes sobre la Trata de personas. Informe presentado en 2009.

[5] UNICEF. Informe del estado de la infancia 2012. Niños y niñas en un mundo urbano.

[6] UNODC, The Blue Heart Campaing, How to Support (2021)

[7] UNODC, The Blue Heart Campaing and the Blue Heart Logo (2021)