Domingo, 16 de abril, 2017


El Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, dejó muy claro que quería prohibir la entrada de los seguidores de la religión Musulmana a su país, haciendo un llamado a detener total y completamente la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

Esto se vio reflejado en sus políticas cuando firmó la Orden Ejecutiva 13769, la cual prohíbe que las personas provenientes de Irán, Somalia, Sudan, Yemen, Siria y Libia ingresen al país por un período de 90 días, siendo todos estos países predominantemente musulmanes y cuyos ciudadanos están tratando de buscar asilo más allá de las fronteras para escapar de las violaciones que ejecutan a sus derechos humanos.

 

¿Cómo afecta esta orden ejecutiva a la crisis de refugiados más grande de la historia?

El sistema de admisión de refugiados de Estados Unidos ya era uno de los más rigurosos del mundo, al cual toma entre 18 y 24 meses aprobarse, pasando por múltiples entrevistas y papeleos de diferentes agencias federales. Sin embargo, la orden ejecutiva suspende este sistema completamente por un período de 120 días.

En el año 2016, EUA aceptó 12.486 refugiados sirios, lo cual es muy poco comparado con países que tienen menores ingresos, tales como Jordania (650.000 refugiados), el Líbano (1 millón de refugiados) o Turquía (2.7 millones de refugiados), de acuerdo a lo que estima la ONU. Sin embargo, la orden ejecutiva haría que EUA suspenda dicho programa indefinidamente, reduciendo considerablemente el número de refugiados que aceptaría en el año 2017.

De igual modo, las personas provenientes de los países de Iran, Libia, Somalia, Sudan, Siria y Yemen no tendrían permitida la entrada al país. Sin embargo, esta no especificó si permitía la entrada de los residentes estadounidenses hasta que el Departamento de Seguridad Nacional anunció que algunos "residentes permanentes legales" que no sean una "seria amenaza" para los Estados Unidos podrían ingresar después de estudiar los casos de forma particular.

La orden ejecutiva también prioriza los reclamos de los refugiados de acuerdo a la persecución religiosa, si pertenece a una minoría religiosa del país de origen, de manera que los cristianos del oriente medio tendrían más oportunidades que los musulmanes.

De ser aprobada la orden ejecutiva, el número total de refugiados que aceptará EUA se reduciría en más de 50% en el año 2017, contribuyendo poco con la mayor crisis de refugiados y proporcionando un ejemplo poco aceptable al resto del mundo.

 

Se reafirma la esencia discriminatoria de la orden ejecutiva

El día de hoy, día en que hubiese empezado a regir la orden ejecutiva, el Juez Derrick Watson del Tribunal del Distrito Federal de Honolulu impuso una suspensión nacional temporal a la prohibición de entrada de los mencionados países bajo el argumento de que este violaba la constitución por motivos de discriminación religiosa.

Además de ello, un juez de Maryland también expidió una medida cautelar nacional contra la prohibición. Esta medida no fue tan fuerte como la de Hawái, y solo aplicaba a los solicitantes de visa de los seis países musulmanes.

En definitiva, la orden ejecutiva emitida por Trump es discriminatoria contra un grupo de la población mundial (musulmanes), lo cual es ratificado por los mismos tribunales de Estados Unidos.

@DamatoDan