Jueves, 29 de junio, 2017

En América Latina, la repetición de grado, que constituye el mecanismo por excelencia de remediación de los rezagos en el aprendizaje, es la variable que tendría mayor asociación negativa en el logro académico en todos los países, grados y disciplinas evaluadas.


El mayor deseo de los y las estudiantes es aprender y graduarse, su aprendizaje se va llevando a cabo por niveles o fase, durante cada periodo escolar, durante ese periodo escolar los y las estudiantes enfrentan continuos desafíos que van a ir potenciando o mermando el éxito durante ese periodo escolar, llevándolos incluso a reprobar y por ende repetir dicho periodo escolar.

La repitencia debe ser el último recurso para remediar el rezago en el aprendizaje y usarse en situaciones excepcionales, buscando fórmulas preventivas que provean un apoyo integral a las familias y en particular a los niños y niñas que presentan dificultades. Un estudiante que ha repetido algún grado obtiene entre 15 y 74 puntos menos de desempeño académico comparado con uno que nunca ha repetido, dependiendo del grado, disciplina y país, una vez considerada la influencia del nivel socioeconómico. Cada Estado debe promover y garantizar que sus políticas públicas en materia educativa estimule el aprendizaje, la superación personal del individuo, destacando el desarrollo propio de la personalidad y que la misma sea valorada, sin llegar a pretender que a través de dichas políticas educativas se formen ciudadanos que deban pensar y actuar igual, debe promoverse la diversidad y no ser sancionada, pues no e pocas ocasiones ese infante tiene cualidades que no son valoradas correctamente por los docentes y llevan al infante a repetir el periodo escolar

 

Que ocurre actualmente en Latinoamérica

Actualmente, el consenso en torno a la educación primaria universal y gratuita es prácticamente unánime. El derecho a la educación apunta al desarrollo de las habilidades, conocimientos, valores y actitudes que permitan a todas las personas desarrollarse y vivir de manera digna, tomar decisiones informadas para mejorar su calidad de vida y la de la sociedad y participar en las decisiones colectivas. Durante la educación primaria se asienta la capacidad de socialización con diversas personas, se forma la identidad y se construye la autoestima (UNESCO, 2012). Por tanto, los niños deberían experimentar procesos fluidos de escolarización en este periodo; sin embargo, una proporción importante de ellos son retenidos por un segundo año en el mismo grado al estimarse que no han logrado el desempeño mínimo para ser promovidos.

En América Latina, la repetición de grado, que constituye el mecanismo por excelencia de remediación de los rezagos en el aprendizaje, es la variable que tendría mayor asociación negativa en el logro académico en todos los países, grados y disciplinas evaluadas. Después del nivel socioeconómico, la repetición es la segunda variable que tiene la relación más robusta con el logro de aprendizaje. Esta situación ocurre porque los estudiantes de menor nivel socioeconómico son más propensos a repetir un grado, debido a una posible ausencia de apoyos académicos en la escuela que logren compensar las desventajas de origen.

 

Apoyo familiar y escolar para prevenir

Las características del entorno familiar de los y las estudiantes, así como de la calidad de la oferta educativa, influyen fuertemente en la probabilidad de repetir un curso o desertar de la escuela, y aquellos que viven en zonas rurales o pertenecen a una minoría étnica son quienes tienen más riesgos de no terminar el ciclo de enseñanza primaria (PREAL, 2007). De esta manera, la disminución de la desigualdad social es crucial para mejorar el aprovechamiento del proceso educacional. En efecto, en la región la segregación social por nivel de ingreso, por zona geográfica o pertenencia a la población indígena se reproduce en las escuelas (CEPAL, 2007).

Es posible que la repitencia traiga consigo problemas de estigmatización, motivación y de ambiente del aula que dificulten el desempeño de los estudiantes que han repetido grado. Al mismo tiempo, los niños que presentan retraso en el aprendizaje se enfrentan tanto a sus propias dificultades como a la discriminación desde el sistema educacional, pues son pocos los docentes capacitados para apoyar a las necesidades específicas de estos niños a fin de facilitar su aprovechamiento del proceso de enseñanza aprendizaje.

El apoyo psicopedagógico a estos estudiantes es esencial para que puedan integrarse y aprovechar la educación. Por tanto, se requiere fortalecer la profesión docente para que pueda acoger e incluir en las aulas regulares a aquellos estudiantes que tienen necesidades educativas especiales.

Dadas las características de la repetición de grado, es indispensable buscar fórmulas preventivas para evitar el rezago y dejar la repetición como último recurso en situaciones excepcionales. Esto plantea la necesidad de políticas que provean un apoyo integral a las familias y en particular a los niños que presentan dificultades de aprendizaje, de manera que puedan hacer frente a los problemas que los llevan a repetir de curso.

En países donde la crisis económica ha golpeado severamente deben flexibilizarse las exigencias o el gasto que conlleva estudiar en dicho país, es decir, potenciar la utilización de materiales de reciclaje como materiales para desarrollar el proceso de enseñanza aprendizaje, centrar el dicho proceso igualmente en las interrelaciones sociales de los y las educandos con su ambiente, y no meramente en un libro de texto. Por otro lado cada Estado debe ponderar como importante la inversión en recursos para el aprendizaje y de esa manera apoyar a la escuela en su proceso formador

Fuentes consultadas:

  • http://unesdoc.unesco.org/images/0024/002429/242916s.pdf
  • http://www.unesco.org/new/es/santiago/terce/terce-in-sight/
  • Imagen de  Monkey Business Images