Lunes, 20 de septiembre, 2021

Es de vital importancia que todos los gobiernos tomen como prioridad los temas de migración, que habiliten políticas que faciliten y ayuden a toda la juventud migratoria, que les protejan y eviten tragedias, las cuales aumentan mientras más restricciones coloquen. Se debe tomar en cuenta que, según las estadísticas, a nivel mundial hay unos 214 millones de migrantes, de los cuales más de 27 millones son jóvenes y la gran parte de ellos vive altos riesgos


Escrito por:

María Bastidas, 16 años. Colegio Nuestra Señora de La Consolación; Caracas-Venezuela

Los seres humanos desde la prehistoria se vieron obligados a ser netamente nómada lo cual dio paso a la expansión del hombre y mujer por todo el planeta. El desplazamiento de personas desde su país natal hacia otros países, la mayoría de las veces es causado por la busca de mejores oportunidades y una mejor vida.

Sin embargo, en la actualidad hay un factor que nos impide el libre desplazamiento hacia otros lugares, y este es el factor político, al cual de la prehistoria no se tenían que enfrentar. A medida que ha transcurrido el tiempo, buscar nuevas oportunidades en distintos países se ha vuelto cada vez más difícil sin importar cuál sea el motivo, los gobiernos han delimitado más la llegada de extranjeros a sus países, catalogando la mayoría de las veces la inmigración como algo negativo, afectando en gran manera a jóvenes quienes salen de su país aspirando a un mejor futuro y muchos otros huyendo de la crisis.

En muchos lugares existe la falsa creencia de que los migrantes solo se limitan a la búsqueda de una mejor calidad de vida económica, pero la realidad hoy en día abarca distintas casusas como problemas ecológicos, conflictos de guerras o catástrofes naturales; diversas crisis humanitarias. Justamente por eso, en el año 2000 la ONU estableció el 18 de diciembre el Día Internacional del Migrante; con el fin de concienciar sobre el derecho a la movilidad de todos los seres humanos, promoviendo la idea de empatía hacia aquellas personas que, por diferentes motivos, se tienen que alejar de su hogar.

La juventud categoriza el papel principal en la migración y, por ende, son los más vulnerables a exponerse a mayores riesgos. Un ejemplo, puede ser lo ocurrido en 2016 en Europa; según la ONG Ayuda en Nación: “10.000 menores migrantes en paradero desconocido. Niños y niñas que han desaparecido en Europa y que en estos momentos pueden estar en cualquier sitio del mundo, si es que siguen con vida, ya que se teme que la gran mayoría haya caído en manos de traficantes de personas en cualquiera de sus formas”. Y como este caso, hay cientos de casos más, los jóvenes arriesgan sus vidas, debido a las pocas opciones seguras que se les ofrecen para salir adelante. Son quienes luchan para ayudar a sus familias, huyendo de sus países por el caos que hay en ellos, y manteniendo la visión en un mejor futuro.

“En la migración, la juventud siempre ha tenido un rol protagónico y de liderazgo, pues tiene las características de rebeldía ante situaciones actuales, tiene apertura al cambio, tiene la energía y la capacidad de tomar riesgos hacia lo desconocido, además de idealismo, visión y esperanzas de lograr condiciones mejores de vida a través de la exploración de terrenos nuevos para ellos”, esta cita de Miguel. A. Ugalde engloba lo importante que es para la humanidad, la expansión y exploración de los jóvenes alrededor del mundo. Por esta razón, la juventud debe incluirse y considerarse, en las políticas e iniciativas relacionadas con temas migratorios, porque finalmente son los más afectados con dichas decisiones.

Actualmente, diversos países en América Latina tienen altos índices de migración, principalmente de jóvenes, quienes tienen la capacidad de trabajar y luchar para seguir adelante. Un claro ejemplo es Venezuela, un país en el cual cientos de jóvenes, se han visto en la necesidad de migrar de su país por la fuerte crisis humanitaria que atraviesa. “La ONU estima que hasta noviembre pasado 5,7 millones de personas ya habían dejado Venezuela, la gran mayoría con destino en países de América Latina y el Caribe. La crisis de refugiados venezolana es la segunda más grande del mundo. Con estas cifras podemos afirmar que la crisis de derechos humanos en Venezuela tiene una repercusión nacional e internacional. Definitivamente le compete tanto al gobierno venezolano, como a la comunidad internacional, buscar soluciones integrales, sostenibles y, ante todo, alineadas con el derecho internacional de los derechos humanos.

Lamentablemente, un gran número de la juventud que tuvo que huir de su país, a un país latinoamericano, han tenido que presenciar escenas xenofóbicas por parte de otras personas, que no tienen empatía ni solidaridad con quienes han sido empujados por la fuerte situación que vivían. Es entonces, es necesario hacernos estas preguntas: ¿Podría yo estar en su lugar algún día?, ¿por qué no aceptarlos, si nuestros antepasados también fueron migrantes?, ¿acaso la nacionalidad de alguien, vale más que él o ella? Por esto y muchas razones más, cuando hablamos de la migración, tenemos que promover el rechazo hacia la xenofobia, quienes migran tienen que afrontar suficientes obstáculos, para agregarle también la discriminación.

Es de conocimiento público todas las dificultades que tenemos como jóvenes para tener una mejor calidad de vida, entonces ¿por qué los gobiernos no hacen nada?, ¿por qué no facilitan y vuelven seguro estos procesos para los jóvenes?  Si los gobiernos quieren evitar que su población juvenil migre de sus países, deben ofrecer buenas oportunidades para motivarlos a quedarse en sus hogares. Estos huyen de sus países por la carencia de empleos dignos y la alta tasa de desempleo, (ya que el mayor flujo de migrantes, es de países en proceso de desarrollo) causando que muchos jóvenes migrantes sean explotados en trabajos forzosos, desaprovechando sus altos potenciales y retrasando el desarrollo: "En un mundo cada vez más globalizado e interconectado, en el que cada vez más personas deciden salir de su país, los jóvenes (entre 15 y 24 años) se han convertido en grandes agentes del cambio y del desarrollo", sostuvo el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), William Swing.

Actualmente, es de vital importancia que todos los gobiernos mundiales tomen como prioridad estos temas, que habiliten políticas que faciliten y ayuden a toda la juventud migratoria, que les protejan y eviten tragedias; las cuales aumentan mientras más restricciones coloquen. Se debe tomar en cuenta que, según las estadísticas, a nivel mundial hay unos 214 millones de migrantes de los que más de 27 millones son jóvenes, lo que supera el diez por ciento y la gran parte vive altos riesgos.

Cuando la juventud tiene la posibilidad de migrar en condiciones de equidad, libertad, seguridad y con oportunidades que les permitirán progresar, están en la capacidad de impulsar tanto el desarrollo de sus países natales, como de sus países de destino. Como juventud, tenemos que ser tomados primordialmente en cuenta porque somos quienes cumplimos, no solo el rol protagónico en la migración, también en los aspectos sociales, económicos, culturales y progresistas del mundo entero.

¡Somos el futuro!

 

Fuentes utilizadas

ONG Ayuda en Acción https://ayudaenaccion.org/ong/blog/infancia/10-000-ninos-refugiados-y-migrantes-perdidos-en-europa/ .

Nota de prensa INFOBAE https://www.infobae.com/america/venezuela/2020/12/13/la-onu-teme-que-para-el-2021-mas-de-6-millones-de-venezolanos-hayan-emigrado-de-su-pais/#:~:text=La%20organizaci%C3%B3n%20internacional%20estima%20que,migrantes%20que%20salieron%20de%20Siria

Nota de prensa 20minutos https://www.20minutos.es/noticia/1893766/0/migracion/jovenes/crisis/?autoref=true