RUSIA DEBE LIBERAR A DIRECTOR DE CINE UCRANIANO

Viernes, 20 de julio, 2018

Oleg Sentsov, director de cine ucraniano, se declaró en huelga de hambre el 14 de mayo para pedir la puesta en libertad de todos los “presos y presas políticos ucranianos” que actualmente se encuentran detenidos en la Federación Rusa. Oleg Sentsov cumple una condena de 20 años tras un juicio injusto por motivos políticos. Amnistía Internacional pide su liberación inmediata


En una nota a través de su abogado, el director de cine ucraniano Oleg Sentsov manifestó el 16 de mayo que él, “ciudadano ucraniano injustamente condenado por un tribunal ruso y que actualmente cumple [su] condena en una colonia penitenciaria en Labytnangi, [se] declara en huelga de hambre indefinida a partir del 14 de mayo de 2018”. Dice que sólo pondrá fin a su huelga con la condición de que queden en libertad “todos los presos y presas políticos ucranianos” que actualmente se encuentran detenidos en la Federación Rusa.

Desde que empezó la huelga, Oleg Sentsov ha sido trasladado a una celda separada donde el personal médico de la prisión vigila su salud con regularidad. Según su abogado, la salud de Oleg Sentsov es estable y, por el momento, no tiene ninguna queja del trato recibido del personal médico de la colonia penitenciaria ni de las condiciones de reclusión. El 31 de mayo, 16 días después de empezar la huelga de hambre, la política rusa Ksenia Sobchak mantuvo una videoconferencia con él y le intentó convencer para que abandonara la huelga de hambre, a lo que Oleg Sentsov se negó. Según la descripción de Ksenia Sobchak, el director de cine “tiene mal aspecto, ha perdido peso, tiene los pómulos pronunciados y está pálido, pero está convencido de su decisión”. El 4 de junio, el abogado de Oleg Sentsov informó que, desde el principio de la huelga de hambre, su cliente había perdido 8 kilos y el personal médico de la prisión le había advertido que, si continuaba con la huelga de hambre, corría un riesgo grave de sufrir una insuficiencia renal; en tal caso, recibiría alimentación forzosa.

El director de cine fue condenado el 25 de agosto de 2015 a 20 años de prisión por crear presuntamente una rama de un “grupo terrorista” y por haber organizado “actos terroristas” en abril de 2014. Él sostiene que es inocente. Fue condenado por un tribunal militar de la Federación Rusa, tras un juicio manifiestamente injusto, por cargos de motivación política. La sentencia condenatoria se basó en “confesiones” obtenidas mediante tortura. Amnistía Internacional pide su liberación inmediata.

Escriban inmediatamente en ruso, en inglés o en su propio idioma, instando a las autoridades a:

- liberar inmediatamente a Oleg Sentsov;

- garantizar que cualquier tratamiento médico que se proporcione a Oleg Sentsov se lleva a cabo de conformidad con la ética médica, incluidos los principios de confidencialidad, autonomía y consentimiento informado, y que no se le somete a ningún tratamiento no deseado o alimentación forzosa que pudiera equivaler a tortura y otros malos tratos;

- respetar y proteger el derecho a la libertad de expresión.

Envíen llamamientos antes del 29 de agosto de 2018 a: 

 

Presidente de la Federación Rusa
President of the Russian Federation

Vladimir Vladimirovich Putin

UI. Ilyinka, 23

103132 Moscú

Federación Rusa

Fax: +7 495 9102134

Twitter:   @KremlinRussia

Tratamiento: Señor Presidente / Dear President

 

Fiscal General de la Federación Rusa
Prosecutor General of the Russian Federation

Yuriy Yakovlevich Chaika                  

Prosecutor General's Office

UI. B. Dmitrovka d.15a        

125993 Moscú GSP-3          

Federación Rusa 

Fax: +7495 987 58 41/ +7495 692 17

Tratamiento: Señor Fiscal General / Dear Prosecutor General

 

Y copias a:

Defensora del Pueblo de la Federación Rusa
Human Rights Ombudsman of the Russian Federation

Tatiana Nikolayevna Moskalkova     

ul. Miasnitskaia, 47

107084 Moscú

Federación Rusa 

Fax: +7 495 607 7470 / +7 495 607 3977

 

Información complementaria

Tras un juicio manifiestamente injusto, el 25 de agosto de 2015 un tribunal militar ruso también condenó a Aleksandr Kolchenko, encausado en el mismo proceso que Oleg Sentsov, a 10 años de prisión por “cometer actos terroristas”. El 31 de mayo, Aleksandr Kolchenko inició una huelga de hambre para pedir la liberación de su compañero activista Oleg Sentsov. Amnistía Internacional sigue pidiendo a las autoridades que tomen medidas inmediatas para revisar el caso de Aleksandr Kolchenko, anular su sentencia condenatoria por cargos falsos o desproporcionados de terrorismo y, en base a la revisión del caso, garantizar que es puesto en libertad o que es juzgado con las debidas garantías ante un tribunal civil por cargos apropiados.

Amnistía Internacional ha expresado en numerosas ocasiones su preocupación por la violación del derecho a un juicio justo en Rusia. La tortura y otros malos tratos son endémicos del sistema de justicia penal de Rusia. Los observadores independientes informan de violaciones sistemáticas del derecho a un juicio justo en las vistas penales y administrativas. Casos como el de Aleksandr Eivazov, ex secretario del tribunal del distrito de Octubre de San Petersburgo que denunció irregularidades, son motivo de preocupación para Amnistía desde hace tiempo. Aleksandr Eivazov fue detenido el 22 de agosto de 2017 por presuntas “interferencias en el trabajo del tribunal”, debido a su negativa a firmar un acta antedatada de una vista del tribunal que había elaborado otra persona. Había sido testigo de numerosas violaciones de los procedimientos judiciales, la ética judicial y los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras del tribunal, y había enviado quejas sobre todas estas violaciones a las autoridades además de compartir esta información en las redes sociales. No hay constancia de que se haya dado respuesta a las quejas de Aleksandr Eivazov, que sigue detenido a pesar del deterioro de su salud y es un preso de conciencia. Si desean más información, consulten la AU 228/17.

Índice: EUR 46/8528/2018


Tags: Rusia, presos de conciencia, derechos sociales económicos y culturales, libertad de expresión.

Compartir