NUEVA ZELANDA: LOS ATAQUES A LAS MEZQUITAS SON UN MOMENTO DE RECUENTO DE LA POLÍTICA DE DEMONIZACIÓN

Viernes, 15 de marzo, 2019

Los terribles atentados perpetrados en dos mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, en los que han muerto a causa de los disparos 49 personas y han resultado heridas 48 más, son un devastador recordatorio de las consecuencias de dejar que el odio y la demonización se extiendan sin control, ha manifestado Amnistía Internacional hoy


 

Los terribles atentados perpetrados en dos mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, en los que han muerto a causa de los disparos 49 personas y han resultado heridas 48 más, son un devastador recordatorio de las consecuencias de dejar que el odio y la demonización se extiendan sin control, ha manifestado Amnistía Internacional hoy. El secretario general de la organización, Kumi Naidoo, ha señalado:

“Este es uno de los días más aciagos de la historia de Nueva Zelanda. Los atacantes, que han desatado su mortal odio y racismo contra mujeres, hombres, niños y niñas que participaban en la oración del viernes, nos han causado profundo dolor y conmoción.

“Es también el momento de hacer recuento para los líderes de todo el mundo que han fomentado el flagelo de la islamofobia o no han hecho caso de él. La política de demonización se ha cobrado hoy 49 vidas. La información que indica que los atacantes seguían un manifiesto supremacista blanco debe llevar a los líderes del mundo a comenzar a oponerse a esta ideología llena de odio.

“Nos solidarizamos hoy con todas las personas que han perdido a algún ser querido y prometemos unirnos en contra de este odio. La Nueva Zelanda en la que creemos es una Nueva Zelanda que prospera con una sociedad multicultural, acoge a las personas refugiadas y migrantes y respeta los derechos de quienes practican su religión en paz. Estos atentados no pueden más que reforzar nuestra determinación de luchar por una sociedad construida en torno a la paz, la esperanza y la justicia.”

Carlos Laguna (en nombre del AILRC-ES)

 

 

 

 

 

 


Tags: Nueva Zelanda, la discriminacion racial, parar la tortura, Derechos sociales, económicos y culturales.

Compartir