ANGOLA: ACOSO E INTIMIDACIÓN DE ACTIVISTAS

Jueves, 14 de mayo, 2020

Desde 2018, la membresía de MBAKITA viene sufriendo un número creciente de actos de intimidación y hostigamiento, torturas, desapariciones forzadas e, incluso, homicidios en circunstancias sospechosas. Los responsables de las agresiones han podido continuar perpetrándolas impunemente, ya que, hasta la fecha, las autoridades no han investigado las amenazas ni los ataques de manera adecuada, y nadie ha rendido cuentas


La organización no gubernamental Misión de Beneficencia Agropecuaria de Kubango, Inclusión, Tecnologías y Medioambiente (MBAKITA) está sufriendo en la actualidad una serie de actos de acoso e intimidación en la provincia de Cuando Cubango (sur de Angola), que incluyen amenazas de muerte y agresiones a sus integrantes, a causa de su trabajo de defensa y promoción de los derechos de las minorías étnicas en el sur del país.

Actúen: Redacten su propio llamamiento o utilicen la siguiente carta modelo

Ministro / Minister
Francisco Manuel Monteiro de Queiroz

Honourable Minister of Justice and Human Rights

Rua 17 de Setembro

Luanda, Angola

Correo-e: gsedhc.mjdh.angola@gmail.com

 

Señor ministro D. Francisco Manuel Monteiro de Queiroz:

Me preocupan los cada vez más numerosos actos de intimidación, amenazas de muerte y agresiones que está sufriendo la membresía de la organización no gubernamental MBAKITA. A mi parecer, dichos actos responden al deseo de impedir el trabajo de defensa y promoción de los derechos de las minorías étnicas y de denuncia de la corrupción que lleva a cabo MBAKITA.

Los días 17 y 23 de abril, y 11, 12 y 13 de mayo individuos armados no identificados irrumpieron en el domicilio de Pascoal Baptistiny, director ejecutivo de la organización. Una vez en el interior, maniataron a los dos guardias de seguridad presentes y se llevaron objetos electrónicos, incluidos tres ordenadores, una cámara de vídeo y varios teléfonos móviles y tarjetas de memoria. Éstos son sólo los hechos más recientes en una cadena de agresiones que tanto Pascoal Baptistiny como el resto de activistas de MBAKITA vienen sufriendo desde hace años.

Con frecuencia, reciben amenazas de muerte anónimas y llamadas telefónicas intimidatorias, con mensajes del siguiente cariz: “conocemos al señor Pascoal [...] si continúan informando sobre el pueblo san, puede que desaparezcan tanto ustedes como sus familias”, “vamos a saquear la oficina, y no podrán hacer nada al respecto, así que no se molesten en denunciar a la policía”, “si no paran, morirán junto con sus familias”, “la comunidad indígena no necesita salvadores”. Ante el temor de nuevas represalias, 17 activistas de MBAKITA dejaron de trabajar para la organización el pasado mes de abril. Por su parte, Pascoal Baptistiny recibió 15 llamadas intimidatorias el 11 de mayo.

MBAKITA ha interpuesto varias denuncias en la comisaría de policía de Menongue por amenazas de muerte, actos de hostigamiento y llamadas telefónicas de carácter intimidatorio sufridos a lo largo de los años 2018, 2019 y 2020. Sin embargo, hasta la fecha no se ha tomado ninguna medida para garantizar su protección e investigar los hechos, con lo que los responsables continúan impunes.

En vista de lo anterior, le insto a:

  • Tomar todas las medidas adecuadas para garantizar que se ofrece protección adecuada tanto a Pascoal Baptistiny como al resto de activistas de MBAKITA —según sus propias indicaciones y tras haberlo hablado con ellos— para que puedan continuar trabajando libremente y sin temor a represalias;
  • Abrir de inmediato una investigación exhaustiva, independiente e imparcial sobre las agresiones, las amenazas de muerte y los actos de intimidación perpetrados contra Pascoal Baptistiny y contra activistas de MBAKITA;
  • Garantizar un entorno seguro y propicio para quienes defienden los derechos humanos, que les permita proseguir con tranquilidad su labor de derechos humanos.

Atentamente,

[NOMBRE]

Información complementaria

La ONG MBAKITA lleva desde 2002 trabajando en defensa de los derechos del pueblo san y de las comunidades tradicionales de las provincias del sur de Angola. Desde 2018, la membresía de MBAKITA viene sufriendo un número creciente de actos de intimidación y hostigamiento, torturas, desapariciones forzadas e, incluso, homicidios en circunstancias sospechosas. Los responsables de las agresiones han podido continuar perpetrándolas impunemente, ya que, hasta la fecha, las autoridades no han investigado las amenazas ni los ataques de manera adecuada, y nadie ha rendido cuentas.

El 16 de abril, Pascoal Baptistiny recibió una llamada anónima en la que alguien le transmitió el siguiente mensaje: “conocemos el automóvil que va a las comunidades, y te vamos a cortar las piernas”. Esa tarde, el coche de la organización fue destrozado, con lo que no fue posible visitar a las comunidades.

El 17 de abril, alrededor de la 1.30 de la madrugada, tres hombres enmascarados irrumpieron en el domicilio de Pascoal Baptistiny. Tras haber inmovilizado a los dos guardias de seguridad presentes en la residencia, entraron en la casa y se llevaron dos ordenadores, una cámara de vídeo y varios teléfonos móviles y tarjetas de memoria.

La noche del 23 de abril, individuos no identificados irrumpieron de nuevo en el domicilio de Pascoal Baptistiny, rompieron los faros del exterior de la casa, inmovilizaron a los guardias de seguridad y robaron otro ordenador.

La noche del 12 mayo, otra vez, dos hombres no identificados intentaron entrar en el domicilio,  el mismo número que la noche anterior, cuando los guardias de seguridad consiguieron rechazarlos. Pascoal Baptistiny llamó a la policía, que tardó dos horas en llegar al domicilio.

Amnistía Internacional teme que estos ataques recientes perpetrados contra Pascoal Baptistiny y contra la membresía de MBAKITA puedan estar relacionados con una publicación suya, emitida el 15 de abril, en la que la organización informaba sobre la agresión sufrida por nueve activistas de MBAKITA a manos de la policía y sobre su detención, el 2 de abril, durante una campaña de prevención de la COVID-19 en la provincia de Cuando Cubango.

Todos estos acontecimientos forman parte de una tónica reiterada de hostigamiento e intimidación contra activistas de MBAKITA en la provincia de Cuando Cubango. Tanto la membresía de la organización como sus familias han recibido amenazas de muerte y sufrido agresiones físicas. MBAKITA ha decidido no denunciar públicamente los ataques, a fin de preservar la seguridad de sus familias.

De igual forma, la iglesia católica está sufriendo actos de hostigamiento cada vez más numerosos, a causa de su labor de derechos humanos. La noche del 28 de abril, tres hombres no identificados irrumpieron en la emisora Radio Eclésia, perteneciente a la iglesia católica, y destrozaron el equipo radiofónico. En consecuencia, la emisora no pudo ofrecer su información independiente sobre la actualidad los días 29 y 30 de abril.

El 11 de abril, agentes de la policía nacional detuvieron —sin la orden judicial correspondiente— al sacerdote diocesano Júlio Alberto Carlos en su residencia del Centro Pastoral Cristo Rei, en la ciudad de Menongue. El padre Júlio ha abogado abiertamente por el respeto y la protección de los derechos del pueblo san. El tribunal de Menongue lo condenó sumariamente, aunque quedó en libertad tras el pago de una sanción.

Pueden escribir llamamientos en: Portugués, inglés

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 24 de junio de 2020

Consulten con la oficina de Amnistía en su país si van a enviar llamamientos después de la fecha límite.

Nombre y género gramatical preferido: Mbakita (N/A)


Tags: ANGOLA, ACTIVISTAS Y DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS, AMENAZA.

Compartir