MOZAMBIQUE: EL VÍDEO DEL HOMICIDIO DE UNA MUJER DESNUDA, NUEVA PRUEBA DE LAS VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS PERPETRADAS POR LAS FUERZAS ARMADAS DEL ESTADO

Miércoles, 16 de septiembre, 2020

Según los análisis del laboratorio de pruebas de Amnistía Internacional, la mujer, no identificada, recibió los disparos en las coordenadas  11.518419, 40.021284 o en sus proximidades, es decir, en la carretera R698, junto a la subestación eléctrica situada al oeste de la localidad de Awasse, en Cabo Delgado


Tras haber verificado un vídeo aparecido en las sociales en el que se aprecian los hechos, Amnistía Internacional ha pedido hoy a las autoridades de Mozambique la apertura inmediata de una investigación independiente e imparcial sobre el homicidio de una mujer, indefensa y desnuda, que ha tenido lugar en Mocímboa da Praia (provincia de Cabo Delgado). 

“Este espeluznante vídeo es un ejemplo más de las flagrantes violaciones de derechos humanos y los despiadados homicidios que llevan a cabo las fuerzas de seguridad mozambiqueñas en Cabo Delgado”, ha declarado Deprose Muchena, director de Amnistía Internacional para África Oriental y Austral.

“La agresión viene a confirmar nuestras recientes conclusiones sobre las horribles violaciones de derechos humanos y los gravísimos delitos de derechos humanos que se están cometiendo en la zona. Asimismo, pone en evidencia la persistente y continua comisión de crímenes por parte de las fuerzas armadas de Mozambique.

“Las fuerzas armadas no pueden tener carta blanca para cometer delitos de derecho internacional y violaciones de derechos humanos, incluidos homicidios de civiles, con la excusa de luchar contra los grupos armados. Las autoridades de Mozambique deben investigar estos últimos y sobrecogedores crímenes, y garantizar que toda persona sospechosa de responsabilidad penal comparezca ante un tribunal civil, con las debidas garantías”.

Muerta de 36 disparos, tras haber sido golpeada

Según los análisis del laboratorio de pruebas de Amnistía Internacional, la mujer, no identificada, recibió los disparos en las coordenadas  11.518419, 40.021284 o en sus proximidades, es decir, en la carretera R698, junto a la subestación eléctrica situada al oeste de la localidad de Awasse, en Cabo Delgado.

Intentaba huir hacia el norte, por la carretera, cuando fue alcanzada por unos hombres que la seguían, miembros —al parecer— de la Fuerza Armada de Defensa de Mozambique (FADM). Tras haberla golpeado con una palo, la mataron a disparos y dejaron su cuerpo desnudo en la carretera. Quienes realizaron los disparos fueron cuatro hombres diferentes, que dispararon 36 veces con distintos rifles Kalashnikov y ametralladoras tipo PKM

Los soldados llevaban uniformes de la FADM. En concreto, uno de ellos luce en el hombro izquierdo el característico distintivo amarillo y negro, como puede apreciarse en la imagen adjunta. La mayoría de los soltados van completamente de uniforme, pero el que empuña la ametralladora PKM viste camisa roja, en lugar de la habitual camisa de camuflaje.

Todos ellos hablan portugués, y se refieren a la mujer como “Al-Shabaab”, grupo armado local al que se responsabiliza de la inestabilidad que asola la región desde octubre de 2017. Al principio del vídeo se les oye decir “ésta es de Al-Shabaab”, y al final, declaran: “acabamos de matar a una de Al-Shabaab”. Según la extraña explicación proporcionada por una fuente militar del lugar al equipo de investigación de Amnistía Internacional, la mujer había lanzado una maldición contra el ejército de Mozambique y se había negado a indicar dónde se escondían los insurgentes.

El vídeo apareció en las redes sociales el 14 de septiembre, pero había sido enviado por teléfono móvil el 7 del mismo mes, día en que, probablemente, fue grabado, según fuentes de Amnistía Internacional. Las fechas coinciden con las de la “megaoperación” del gobierno para eliminar insurgentes de Awasse y Diaca, lo que confirma la presencia de efectivos de la FADM en esas localidades y en ese momento.


Tags: MOZAMBIQUE, HOMICIDIOS Y DESAPARICIONES, CONFLICTO ARMADO.

Compartir