CHINA: PREOCUPACIÓN POR LA SALUD DE PRESO DE CONCIENCIA

Viernes, 25 de septiembre, 2020

HuangQi pudo por fin hablar con su madre el 17 de septiembre de 2020 por primera vez desde que fuera detenido, más de cuatro años antes. La conversación, que según informes duró 30 minutos, se centró principalmente en su situación actual


HuangQi, fundador y director del sitio web de derechos humanos de Sichuan “64 Tianwang”, pudo por fin hablar con su madre el 17 de septiembre de 2020, por primera vez desde que fue detenido hace más de cuatro años. Al parecer, su salud se ha deteriorado y parece tener síntomas de malnutrición. Se sabe que sufre graves problemas de salud y su bienestar es motivo de honda preocupación. Condenado a 12 años de cárcel tras un juicio secreto en enero de 2019, HuangQi es preso de conciencia, detenido únicamente por ejercer su derecho humano a la libertad de expresión.

Actúen: Redacten su propio llamamiento o utilicen esta carta modelo

 

Ministro de Justicia / Minister
TangYijun

Minister of Justice

6, ChaoyangmenNandajie,

ChaoyangQu,

Beijing Shi, 100051

República Popular China

 

Señor Ministro Tang:

Me dirijo a usted para expresarle mi grave preocupación por la salud y el bienestar de HuangQi(黄琦), defensor de los derechos humanos que está cumpliendo 12 años de prisión en la cárcel de Bazhong, en Sichuan, por haber ejercido pacíficamente su derecho a la libertad de expresión. Me preocupa que HuangQi aún no haya tenido acceso a representación letrada de su elección desde que fue condenado a prisión.

Tras pasar cuatro años incomunicado, fue un alivio saber que HuangQi por fin pudo hablar por videoconferencia con su madre el 17 de septiembre de 2020. Sin embargo, me parece preocupante que la madre de Huang no sepa si va a poder hablar con él de nuevo, pues no se ha facilitado confirmación alguna sobre futuras entrevistas. Al no tener acceso periódico y no restringido a sus familiares ni a asistencia letrada de su elección, HuangQi corre peligro de sufrir tortura u otros malos tratos.

Me resultan alarmantes los informes de que la salud de HuangQi se ha deteriorado y parece tener síntomas de malnutrición. Se sabe que padece una enfermedad renal crónica, además de hidrocefalia y otras afecciones cardíacas y pulmonares, y se debe dar prioridad absoluta a su acceso a atención médica inmediata y adecuada.

HuangQi es preso de conciencia, detenido únicamente por ejercer su derecho humano a la libertad de expresión, y debe ser puesto en libertad de forma inmediata e incondicional, pues su detención se debe únicamente al ejercicio pacífico de sus derechos humanos.

Hasta que esto ocurra, le pido que, de forma inmediata:

  • se asegure de que tiene acceso periódico y no restringido a sus familiares y a asistencia letrada su elección, y no es sometido a tortura ni otros malos tratos;
  • le permita acceso sin demora, periódico y sin limitaciones a los servicios médicos que solicite o necesite.

Atentamente,

[NOMBRE]

Información complementaria

HuangQi fundó “64 Tianwang” en 1998 junto a su entonces esposa, Zeng Li, y este sitio web sigue siendo uno de los pocos de China continental que informa sobre las protestas de peticionarios en China y las documenta. La mayoría de las personas que colaboran en él fueron peticionarios antes de convertirse en periodistas ciudadanos para informar sobre protestas y detenciones de otros peticionarios. HuangQi fue condenado por el Tribunal Popular Intermedio de Mianyang el 29 de julio de 2019 por “filtrar intencionadamente secretos de Estado” (故意泄露国家秘密罪) y “proporcionar secretos de Estado a una entidad extranjera” (为境外非法提供情报罪).

En abril de 2020, Pu Wenqing, madre de HuangQi, publicó una carta abierta en Internet en la que afirmaba que estaba prevista una visita suya a HuangQi dos meses después del traslado de éste a la cárcel de Bazhong, en Sichuan, que tuvo lugar en diciembre de 2019, pero que esa visita fue cancelada a causa del brote de COVID-19 y no había recibido más información sobre cuándo le permitirían ver a su hijo. En esa carta abierta, Pu decía que su propia salud se estaba deteriorando por momentos, al no existir tratamiento para frenar la extensión de sus tumores pulmonares, además de sufrir diabetes y problemas de hígado, riñón y estómago, y expresaba su temor de no poder ver a su hijo antes de morir.

HuangQi pudo por fin hablar con su madre el 17 de septiembre de 2020 por primera vez desde que fuera detenido, más de cuatro años antes. La conversación, que según informes duró 30 minutos, se centró principalmente en su situación actual. También según informes, Pu pidió que dejaran a Huang hablar con ella por videoconferencia una vez al mes, pero no no está claro si las autoridades accederán a esta petición.

A HuangQi se lo llevaron en 2016 y ha denunciado incidentes de malos tratos durante todo el tiempo que lleva detenido. El 23 de octubre de 2018 contó a su abogado que los médicos y los funcionarios del centro de detención habían falseado los informes sobre su tensión arterial y habían restado importancia a la gravedad de su situación médica. Anteriormente, el 28 de julio de 2017, le había contado que los agentes lo habían obligado a permanecer en pie durante horas seguidas y que lo habían interrogado e insultado reiteradamente desde su detención a finales de 2016. Después, el 3 de noviembre de 2017, el activista dijo también que había sido golpeado por otros detenidos en el centro de detención de Mianyang (provincia de Sichuan) entre el 24 y el 26 de octubre, con el conocimiento de al menos uno de los funcionarios del centro.

A lo largo de los años, HuangQi y otras personas que colaboraban en “64 Tianwang” han sido detenidas u hostigadas con frecuencia por las autoridades chinas. HuangQi ha sido encarcelado dos veces. La primera vez que lo detuvieron fue en junio de 2000, coincidiendo con el undécimo aniversario de la represión de la plaza de Tiananmen, y en mayo de 2003 lo condenaron a cinco años de prisión por “incitar a la subversión del poder del Estado”. Volvió a ser encarcelado durante tres años tras sacar a la luz el escándalo de las edificaciones que no cumplían las normas de seguridad tras el terremoto de Wenchuan (Sichuan) en 2008.

Además, los abogados que han trabajado sobre su caso también han sido hostigados e intimidados por las autoridades. En febrero de 2018, el Departamento Provincial de Justicia de Guangdong notificó a Sui Muqing, abogado de Guangzhou, que se le había retirado la licencia para ejercer, algo que el letrado —quien ya había representado anteriormente a HuangQi— relaciona con su actividad de representación de activistas de derechos humanos. Lo mismo le ocurrió en enero de 2019 a otro de los abogados de HuangQi, LiuZhengqing.

Pueden escribir llamamientos en: Inglés o chino. También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 25 de noviembre de 2020. Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y género gramatical preferido: HuangQi (masculino)

Enlace a la au anterior:https://www.amnesty.org/es/documents/asa17/2246/2020/es/


Tags: CHINA, SALUD, PRESO DE CONCIENCIA, JUSTICIA INTERNACIONAL.

Compartir