Lunes, 24 de abril, 2017

Uno de los mensajes claves de la UNESCO sobre la rendición de cuentas y participación ciudadana es que, los gobiernos deben establecer procedimientos para involucrar realmente a todos los interesados ​​en la planificación, ejecución y seguimiento de las políticas y estrategias de educación


Todos los ciudadanos tienen el derechos de exigir a sus gobiernos el respeto a los derechos humanos, así como solicitarles a los mismos una rendición de cuentas claras, de qué manera los protegen y la implementación de garantías eficaces para el cumplimiento y respeto de los mismos. No son pocos los gobiernos a nivel mundial que se niegan a rendir estas cuentas o lo hacen de manera sesgada o distorsionada, llegando al punto de criminalizar la exigencia ciudadana de rendición de cuentas.

En materia educativa, muchos Estados realizan anuncios públicos de grandes inversiones y transformaciones, pero se ha notado que en la practica la información de esas inversiones y transformaciones  en el sector educativo son escasas, además de existir unas visiones de las mismas diametralmente opuestas entre lo que consideran los gobiernos y lo que la ciudadanía considera que se ejecuta, inversiones en áreas no prioritarias, transformaciones curriculares que no responden a la necesidad de cada país, o sistemas educativos establecidos desde hace siglos con visiones de enseñanza aprendizaje solamente centrada en los docentes y no en los educandos como protagonistas del hecho educativo.

 

Pido la palabra por la educación

Bajo el lema “Pido la palabra por la educación”, como reflejo de la importancia de la participación de la ciudadanía, la Campaña Mundial por la Educación (CME), con el apoyo de la UNESCO, llama a la movilización para pedir a los representantes políticos que tomen las medidas necesarias para el cumplimiento de la Agenda de Educación 2030.

La conmemoración tiene lugar entre el 24 y 29 de abril y se realiza en más de 120 países. Esta iniciativa existe para mantener viva la concienciación sobre la importancia de la educación para la sostenibilidad y los compromisos asumidos por todas y todos para alcanzar la meta global de la Educación 2030.

El tema de 2017 es "Rendición de Cuentas para el Objetivo de Desarrollo Sostenible nº4 y Participación Ciudadana" y destaca la importancia de una gobernanza transparente, responsable y participativa para cumplir con la agenda completa del ODS 4: “garantizar una educación de calidad, inclusiva y equitativa, y promover las oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos y todas”.

En América Latina desde hace algunos años se viene promoviendo con mayor fuerza la transformación y actualización educativa, en algunos casos impulsados por la sociedad civil organizada, en otros por los agentes gubernamentales, lo esencial en todo este proceso es que se avance mancomunadamente entre Estado y sociedad, para que dichos procesos sean los más armónicos posibles, se puede citar por ejemplo los procesos de transformación curricular que se viven en Chile y Venezuela, donde sectores importantes de la sociedad realizan claras observaciones a esas transformaciones.

La Semana de Acción por la Educación Mundial promoverá el papel vital de la participación ciudadana en la formulación de políticas educativas y el seguimiento de los progresos que los países realizan para alcanzar esta meta al 2030. La Campaña Mundial por la Educación no sólo se moviliza para exigir a los gobiernos que adopten las medidas, políticas y financiación necesarias para garantizar una educación de calidad, inclusiva y equitativa, sino para que lo hagan de forma transparente, rindiendo cuentas de sus compromisos ante la ciudadanía y asegurando espacios de participación de la sociedad civil. 

 

Peticiones de la campaña

2017 es un año crítico de cara a garantizar el cumplimiento de la Agenda de Educación 2030; los gobiernos deberán definir los indicadores que van a servir para medir el cumplimiento de los ODS. Para la Campaña Mundial por la Educación es fundamental llamar la atención sobre la importancia de que rindan cuentas ante la ciudadanía en relación al compromiso adquirido en el ODS4, y que sean transparentes en los procesos políticos necesarios para cumplirlo. Las peticiones de la Campaña van dirigidas a las administraciones públicas y representantes políticos a todos los niveles y se concretan en que:

  • Se priorice la elaboración de una hoja de ruta clara y creíble para la implementación de la Agenda de Educación 2030 y concretamente del ODS4, midiendo sus avances y creando los organismos necesarios para su consecución.
  • Se garantice la transparencia y la rendición de cuentas ante la ciudadanía en estos procesos, y que se promueva la participación ciudadana en los mismos.
  • Se garantice la financiación necesaria para la totalidad de la Agenda 2030, tanto a nivel internacional como nacional, a través del incremento del gasto público en educación.

Uno de los mensajes claves de la UNESCO sobre la rendición de cuentas y participación ciudadana es que, los gobiernos deben establecer procedimientos para involucrar realmente a todos los interesados ​​en la planificación, ejecución y seguimiento de las políticas y estrategias de educación. La participación debe comenzar con la participación de las familias y comunidades para aumentar la transparencia y garantizar el buen gobierno en la administración de la educación, así como comprender que, los sistemas de responsabilidad mutua deben incluir un seguimiento transparente y la presentación de informes sobre la financiación de la educación, con especial atención a garantizar que los recursos financieros están llegando a las poblaciones más vulnerables y los países menos desarrollados.

Fuentes Consultadas:

  • https://en.unesco.org/node/269613
  • http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/call_to_the_public_to_demand_accountability_in_education_th/