NIÑOS Y NIÑAS CON OTRAS ENFERMEDADES SE CONTAGIAN DE HEPATITIS EN HOSPITALES VENEZOLANOS

Viernes, 27 de julio, 2018
Por: Alvarenga, Luis Miguel

Urge que las autoridades se avoquen a resolver la crisis en el sistema de salud y en mejorar la infraestructura hidrológica, ya que este año ha habido un repunte de Hepatitis A debido a la mala calidad del agua que llega a las casas de los venezolanos, cuando llega, tal como declaró el médico infectólogo y profesor universitario, Julio Castro, a un medio de comunicación en el país


Errores que marcan vidas. El Hospital José Manuel de los Ríos, ubicado en Caracas, era uno de los centros de atención especializado para niños y niñas de referencia en el país, pero la grave situación por la que atraviesa todo el sistema de salud nacional ha hecho que incluso las condiciones con las que llegan los más pequeños se compliquen con la adquisición de otras enfermedades.  

Zoraida Villán es voluntaria de la fundación Asociación Civil Conquistando la Vida (Aconvida), que cada martes trata de atender a las madres y niños del servicio de hematología del mencionado centro asistencial. La voluntaria relata que en el JM de los Ríos, como se conoce mejor al hospital, cada martes se realiza el aspirado a los niños y niñas con condiciones hematológicas, específicamente con Leucemia. Además de las quimioterapias, los infantes deben recibir transfusiones de sangre por lo menos una vez al mes, para equilibrar los niveles de plaquetas y defensas en sus cuerpos. Pero justo esto fue lo que generó un nuevo calvario.

“Tengo entendido por las mamás que, en el pasado mes de octubre, los niños recibieron unas transfusiones de sangre que tratan en el Hospital José María Vargas (también ubicado en Caracas). En ese centro ocurrió un accidente, porque los reactivos que utilizaron para estudiar la sangre, provenientes de la India, no estaban aptos para ser usados y no se percataron de esta situación. Sin embargo, enviaron la sangre al JM para suministrarla a los niños, como normalmente ocurre, pero con el paso del tiempo empezaron a ser diagnosticados con Hepatitis C”.

No hay cifras exactas de cuántas personas fueron afectadas por ese error, que también marcó la vida de otro grupo de hospitalizados en el Hospital José María Vargas.

“También hay riesgo de que se infecten con VIH, porque si los laboratorios no tienen los debidos reactivos y no procesan y le hacen los estudios respectivos a las donaciones de sangre que reciben, es un gran riesgo”, agrega Villán.

Pese a que los niños infectados con Hepatitis C ya fueron diagnosticados formalmente, no están recibiendo el tratamiento requerido para esta enfermedad debido a la carencia de los medicamentos en el país. El único servicio al que están accediendo es a los estudios médicos en el Hospital Militar de Caracas.

“En el hospital de niños no hay una unidad para el especialista en gastroenterología. Hay quienes tienen que ver consultas privadas con un gastroenterólogo para poder ser atendidos y que le hagan los estudios respectivos”.

A este cúmulo de problemas se suma el colapso de los hospitales, que en el JM de los Ríos repercute en todos los servicios, inclusive la alimentación. Las madres de quienes aún reciben comida en el hospital deben tener sus recipientes para buscarlas en la puerta de la cocina, en donde les pueden colocar apenas un plátano para la cena o una arepa sola en el desayuno.

“A una madre le habían prescrito una dieta de tetero cada 4 horas para su bebé de ocho meses de nacido. Ella me lo contó a las 6:00 pm, pero a las 8 de la mañana del día siguiente aún no había recibido el tetero de la cena. Si ella no tiene algo que le pueda dar, ese bebé puede pasar más de 12 horas sin recibir alimento”, dijo Villán.

Emergencia generalizada

Esta situación en el JM de los Ríos no es lejana a la que viven otras personas con Hepatitis. Ante la desesperante y cada vez más trágica situación, las personas con esta infección y sus familiares han tenido que recurrir a la adquisición, por sus propios medios, de los medicamentos necesarios para cumplir con su tratamiento.

Sin embargo, esta opción no está al alcance de la mayoría, ya que los precios se cotizan en dólares y hacer el cambio de bolívares a la divisa estadounidense se convierte en un problema más, agudizado por la constante devaluación de la moneda venezolana y la hiperinflación en todos los productos básicos para sobrevivir.

En 2017, el tratamiento de última generación para las personas con hepatitis C se costaba alrededor de 30 a 50 mil dólares al mes[1].

Las autoridades no han actuado para solventar esta situación. De hecho, en 2016 la para entonces ministra de Salud señaló que la falta de medicamentos se debía al consumo no racional de los mismos[2].

Hay organizaciones como la Fundación Hepatitis C Venezuela que trata de ayudar a las personas con esta infección. En 2017, una integrante de la institución, Milagros Serna, declaró que las autoridades no tenían previsto la compra de retrovirales para las personas en Venezuela[3].

En el marco de la conmemoración del Día Mundial Contra la Hepatitis, la Fundación realizará una jornada de recolección de medicamentos este 29 de julio en la Plaza La Castellana de Caracas.

Urge que las autoridades se avoquen a resolver la crisis en el sistema de salud y en mejorar la infraestructura hidrológica, ya que este año ha habido un repunte de Hepatitis A debido a la mala calidad del agua que llega a las casas de los venezolanos, cuando llega, tal como declaró a un medio de comunicación en el país el médico infectólogo y profesor universitario, Julio Castro.

El especialista añade que “los casos fulminantes de Hepatitis A pueden ser 1 de cada 150.000 pacientes, y ellos han atendido dos. Es un indicador de cómo esa epidemia también ha avanzado en esta crisis donde ni el agua es confiable”.

Enfermedad silenciosa

Este 28 de julio se conmemora el Día Mundial de la Hepatitis, una condición médica que ha sido considerada como una epidemia silenciosa en las Américas por la Organización Panamericana de la Salud[4], aunque en Venezuela no se manejen cifras oficiales y exactas sobre el número de personas que requieren tratamiento para esta infección.

Sin embargo, la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida) indicó que los profesionales de la salud estiman que en Venezuela existen 300 mil pacientes con Hepatitis en cualquiera de sus tipos.

La OPS estimó en 2016 que al menos 7,2 millones de personas tienen Hepatitis C y 2,8 millones el tipo B, pero el dato más alarmante es que 3 de cada 4 personas no sabe que la posee.

El lema internacional seleccionado para este año es “Hepatitis. Es hora de diagnosticar, tratar y curar", pero cumplir con los dos últimos verbos del slogan es una tarea casi imposible para las personas en Venezuela, ya que la crisis económica y la escasez del 90% de los medicamentos[5] impiden que alguien que no cuenta con el poder adquisitivo suficiente, especialmente en dólares, adquiera el tratamiento.

Amnistía Internacional publicó en el sitio web Salida de Emergencia que, hasta 2017, al menos 3 millones de personas con enfermedades crónicas pasaron un año sin tratamiento, entre las que se encuentran aquellas que fueron infectados con la hepatitis.

Por ello, es necesario que las autoridades venezolanas accedan a activar de inmediato un mecanismo común y coordinado de cooperación internacional, en línea con las normas internacionales de derechos humanos, que busque asegurar que las personas en Venezuela puedan acceder oportunamente a la vital atención de salud y la nutrición que necesitan.



[1] Amnistía Internacional Venezuela: Pacientes hepáticos reclaman al gobierno venezolano garantías para su salud, 2017. Disponible en: https://www.amnistia.org/ve/blog/2017/07/3227/pacientes-hepaticos-reclaman-al-gobierno-venezolano-garantias-para-su-salud

[2] El Estímulo: Hepatitis C: silenciosa pero mortal, 2016. Disponible en: http://elestimulo.com/climax/hepatitis-c-una-enfermedad-contra-el-tiempo-y-el-bolsillo/

[3] Amnistía Internacional Venezuela: Pacientes hepáticos reclaman al gobierno venezolano garantías para su salud, 2017. Disponible en: https://www.amnistia.org/ve/blog/2017/07/3227/pacientes-hepaticos-reclaman-al-gobierno-venezolano-garantias-para-su-salud

[4] Organización Panamericana de la Salud, “Primer informe de la OPS sobre las hepatitis en el continente americano”, 2017. Disponible: https://www.paho.org/ven/index.php?option=com_content&view=article&id=282:primer-informe-de-la-ops-sobre-las-hepatitis-en-el-continente-americano&Itemid=215

[5] Amnistía Internacional Venezuela: Salida de Emergencia, 2018. Disponible en: http://amnistiaonline.org/SalidadeEmergencia


Tags: Venezuela, derechos sociales económicos y culturales, hepatitis, emergencia humanitaria, crisis de salud.

Compartir