PREPARA FAMILIA UNE ESFUERZOS PARA DEFENDER A LOS MÁS VULNERABLES DE LA CRISIS EN VENEZUELA

Martes, 12 de febrero, 2019
Por: Alvarenga, Luis Miguel

Prepara Familia se fundó como una organización de base, trabajando mano a mano con los médicos, familiares y niños hospitalizados en el Hospital JM de los Ríos y así han mantenido su actuar bajo el liderazgo de Katherine Martínez, abogada y defensora de derechos humanos


Más de 10 años de ardua labor en el Hospital de niños “José Manuel de los Ríos”, en Caracas, corroboran la cada vez mayor necesidad de ayuda, seguimiento y atención a quienes tienen alguna condición de salud crónica en el país. Desde 2008, la organización Prepara Familia ha sido testigo del agravamiento de la situación en el sistema de salud venezolano.

La abogada y fundadora de Prepara Familia, Katherine Martínez, asegura que siempre se ha necesitado del apoyo de personas y organizaciones en los centros médicos del país, debido a los constantes problemas de servicios públicos, infraestructura, personal profesional e insumos, pero desde hace más de 5 años la situación se ha agravado.

“En 2008 comenzamos nuestra labor asistiendo a las mujeres cuidadoras en el Hospital JM de los Ríos con labores de acompañamiento. El primer día que fuimos lo que vimos fue tan fuerte que nos movilizamos para conseguir los insumos que faltaban”, recuerda Martínez.

Al inicio, el grupo de personas que acompañó a Martínez en el Hospital formaban parte de su círculo laboral, asistiendo a las madres cuidadoras en lo que estuviese en sus manos. Además, poco a poco formaron a los familiares de los niños en violencia de género, derechos humanos y otros temas relacionados a su situación, así como llevaron a cabo acciones pastorales que aún se mantienen.

Un primer centro de acopio fue abierto para poder recolectar, seleccionar y distribuir los alimentos, artículos de higiene personal, juguetes y ropa que eran donados para las familias en el Hospital, que tuvo como sede la propia oficina de Martínez.

Poco a poco, estos insumos se transformaron en combos que distribuían, y siguen siendo entregados, de forma personalizada a cada niño y familia para así atender las necesidades reales que cada persona tiene.

“Empezamos en el piso 5 y luego de varias reestructuraciones nos expandimos para atender otras áreas del Hospital a medida que fuimos creciendo”, agrega.

La demanda de apoyo fue creciendo y la crisis de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en Venezuela se fue agravando, lo que ocasionó la profundización de la escasez y el retroceso en las garantías de los derechos humanos de las personas. Por ello, Prepara Familia dio un paso importante para asistir de forma integral a los niños y sus familiares.

De atender a defender

Martínez recuerda que, aunque la difícil situación económica y social tiene muchos años de existencia, en 2015 inició el declive exponencial en las condiciones de vida de las personas, lo que además incidió en la ya precaria calidad de los servicios públicos y de salud.

“Ese año asumimos la denuncia e hicimos el trabajo de derechos humanos que no hacíamos con profundidad. Por ejemplo, empezamos a hacer manifestaciones y documentamos los casos que recibíamos. Además, hicimos alianzas con organizaciones como Codevida y la Red Naranja”, señala.

Luego la organización introdujo recursos ante la Fiscalía General de la República, el Tribunal Supremo de Justicia y la Defensoría del Pueblo durante todo el 2016, pero al no obtener respuestas ante la amenaza de un brote de enfermedades en el Hospital, Prepara Familia recurrió en 2017 al Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

“Ocurrió un brote infeccioso que se llevó la vida de 17 niños en el área de nefrología. Eso lo alertamos a las autoridades mucho antes que ocurriera, porque habíamos denunciado las fallas en el mantenimiento de las plantas de ósmosis y en los tanques de agua. En marzo, fuimos a la Defensoría del Pueblo y no tomaron en cuenta las denuncias, por lo que el Estado no toma ninguna medida y los niños mueren”, enfatiza con dolor.

Por este motivo, Prepara Familia une esfuerzos con el Centro Comunitario de Aprendizaje por la Niñez y la Adolescencia (Cecodap) para solicitar medidas cautelares a la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos (CIDH) para el área de nefrología. Estas fueron otorgadas en apenas dos meses, pero el Estado siguió haciendo caso omiso a la situación, ya que solo realizaron una remodelación que no cumplió con lo establecido en la acción jurídica.

Desde ese momento, Prepara Familia ha sido constante y muy activa en la documentación, denuncia y difusión de las violaciones de derechos humanos, no solo en el país sino en instancias internacionales, participando en reuniones de trabajo para evaluar el cumplimiento de estas medidas y la continuidad de las fallas en las garantías a los derechos de los niños.

“En el próximo período 171 de la CIDH vamos con la tercera reunión del grupo de trabajo para evaluar el cumplimiento de las medidas cautelares y vamos a participar con un informe en la audiencia de migraciones de niños, niñas y adolescentes, que se hará en Bolivia, y haremos incidencia para ampliar las medidas cautelares a 13 servicios del Hospital JM de los Ríos”.

Trabajo con las familias

Prepara Familia se fundó como una organización de base, trabajando mano a mano con los médicos, familiares y niños hospitalizados en el Hospital JM de los Ríos y así han mantenido su actuar.

Para Martínez y sus colaboradores, es fundamental estar en constante comunicación con quienes hacen vida en el centro médico, para así poder atender las necesidades de quienes sufren las consecuencias de la crisis de derechos humanos en Venezuela.

“Nosotros tenemos un grupo de voluntarias por servicio y aun así no nos damos abasto. Todas las noches nos escribimos y siempre reportan la necesidad de hacer exámenes que en el hospital no se pueden hacer y en la calle son costosísimos”, apunta.

Por ello, Prepara Familia cuenta con varios programas de atención, acompañamiento jurídico, médico, funerario y de formación a las mujeres cuidadoras, con los que pueden paliar gran parte de las necesidades de las personas en las instalaciones.

“Tenemos un fondo para exámenes, con el que se le realizan los exámenes fuera del hospital a los niños que más lo necesiten. Entregamos un combo individualizado y personalizado quincenal que contiene comida, ropa, juguetes y cuentos. Además, contamos con un programa de asistencia para entregar almuerzos a las madres, en el que trabajamos articulados con otras organizaciones, así como disponemos de un fondo funerario con el que apoyamos y acompañamos a las madres que hayan perdido a su hijo en el Hospital”, destaca Martínez.

Las personas que deseen colaborar con Prepara Familia mediante la donación de insumos de higiene personal, comida no perecedera, juguetes o ropa en buen estado, pueden contactar a la organización a través de su página web, las redes sociales @preparafamilia y del número 0212-4162231.

 

Publicaciones relacionadas:

Katherine Martínez: Defender los derechos de los niños es mi misión de vida

Prepara familia: autoridades deben tomar correctivos urgentes para garantizar vida de niños venezolanos


Tags: Prepara Familia, Katherine Martínez, Venezuela, Hospital JM de los Ríos, Caracas, Defensores de derechos humanos, emergencia humanitaria.

Compartir