FUNDACIÓN MANIAPURE: CON AYUDA VOLUNTARIA, LA ATENCIÓN DE SALUD A QUIENES MÁS NECESITAN ES POSIBLE

Viernes, 26 de abril, 2019
Por: Buada Blondell , Gabriela

Esta organización se fundó en el año 2000 con la finalidad de incrementar y mejorar la asistencia médica de calidad a los pobladores criollos e indígenas de la etnia Panare de Maniapure en el Municipio Cedeño del estado Bolívar


En Venezuela se vive una crisis de derechos humanos desde hace varios años pero que se ha profundizado considerablemente desde 2016, según ha denunciado Amnistía Internacional. Los pueblos indígenas continúan siendo los más afectados y es por ello que las organizaciones de la sociedad civil continúan siendo claves en el proceso de apoyo y atención de quienes lo necesitan en medio de la coyuntura actual.

La Fundación Maniapure hace lo propio y promueve el desarrollo integral de la región de Maniapure, bajo un esquema de operación abierto al establecimiento de alianzas interinstitucionales que permiten la articulación de esfuerzos y recursos para mejorar la calidad de vida de los pobladores. Adicionalmente, apoya la educación formal, desarrolla programas de capacitación para el trabajo y refuerza la identidad regional y los valores culturales del lugar.

“Pretendemos ser el eje central y dinamizador de un conjunto de acciones que persiguen promover el mejoramiento de la calidad de vida de los pobladores de las comunidades de la región de Maniapure, a través de la participación activa de las propias comunidades y que esta experiencia sea potencialmente reproducible en otras regiones del país que cumplan con características similares”, afirmó Martha Maal, gerente de Proyecto Fundación Maniapure.

La historia de la fundación comenzó con Beatriz Borjas de Cuenod, fundadora del Centro La Milagrosa en 1968. Este es un centro creado para brindar servicios de salud y educación a una extensa región de Venezuela ubicada en el estado Bolívar, a 125 Km. de Caicara del Orinoco. Al paso del tiempo y con el apoyo de muchos amigos voluntarios, comenzaron a prestar servicios médicos y odontológicos, cubrieron las primeras necesidades de vestimenta con donativos de Tejinac quien les donaba cobijas para los indígenas. “Nada fácil en esos tiempo donde no habían ni carreteras”, contó Maal.

Por ello, desde sus inicios la organización sabe que, a través de voluntariado, capacitado en cada una de las áreas de salud la asistencia integral es posible para estas comunidades históricamente discriminadas.

“Gracias a la Asociación de Damas Salesianas, a la comunidad de Madrid, a la Fundación Centro Médico de Caracas, a la Organización Fernández, Sánchez y Compañía, al Dividendo Voluntario Para la Comunidad, embajadas, voluntarios venezolanos, entre otros fuimos creciendo y consolidando nuestro centro, que es actualmente la Fundación Proyecto Maniapure”.

Voluntades que siguen abonando el terreno

El equipo voluntario dentro y fuera del país les permite hacer el trabajo desde la perspectiva de los derechos humanos haciendo especial énfasis desde las necesidades de las comunidades indígenas, sobre todo en los últimos años en medio de la crisis actual en el país.

“El equipo de La Milagrosa semanalmente realiza visitas a las comunidades distantes a fin de controlar el estado de salud de niños, brindar servicio de vacunación, consultas curativas, programas de desparasitación, tratamientos médicos gratuitos, charlas de educación para la salud y servicio de odontología”, a pesar de que se ha hecho difícil el trabajo para la fundación en medio de la emergencia humanitaria compleja, pero se sigue atendiendo a las personas con la ayuda voluntaria de este equipo multidisciplinario.

Dada la incidencia de enfermedades y el crecimiento anual de la población, en el Centro de Salud de la fundación las personas atendidas en las consultas arrojan unas estadísticas mensuales de enfermedades en la zona. “Estos resultados nos indican las necesidades de prestar un servicio médico en determinada especialidad, lo cual nos lleva a la planificación anual de un Operativo de Salud en el cual se pueden diagnosticar y tratar las patologías. Asimismo, se hace seguimiento de los pacientes a través de la telemedicina”, afirmó la vocera.

El operativo de Salud se planifica en conjunto con la Asociación Damas Salesianas el cual requiere de 6 meses de planificación. Consiste en el traslado aéreo de médicos y odontólogos especializados en distintas áreas de la salud para atender en el centro La Milagrosa. El equipo de voluntario el traslado aéreo que se realiza gracias al apoyo de pilotos también voluntarios y la Fundación Alas de Venezuela.

Con este operativo se le da continuidad tanto al servicio de telemedicina, como a los pacientes que cada año acuden con los especialistas para control de enfermedades previamente diagnosticadas, también se diagnostican nuevos pacientes que de otra manera no es posible consultar dada la afectación que sufren los pobladores de la zona ya sea por la distancia geográfica, o por la falta de transportes públicos adecuados y vías de comunicación.

Son muchas las organizaciones que con la mayor disposición y esfuerzo construyen posibilidades para quienes más necesitan y quienes solo encuentran desesperanza y miedo de perder sus vidas a causa de la emergencia humanitaria compleja y la crisis de derechos humanos que se vive en el país. Sin embargo, es propicio que los ciudadanos continúen exigiendo respeto por sus derechos y la oportunidad de vivir en dignidad a los representantes del Estado y entes que tienen la responsabilidad de generar políticas públicas adecuadas que permitan la garantía de sus derechos.

--

Para contactar a la Fundación Maniapure o unirte al trabajo voluntario puedes hacerlo a través de sus redes sociales @ManiapureF en Twitter, por Facebook Fundación Maniapure y a través del formulario de contacto de su página web http://www.maniapure.org


Tags: Fundación Maniapure, Venezuela, Derechos Humanos, Pueblos indìgenas, salud.

Compartir