LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN NO ES UN DELITO

Jueves, 13 de febrero, 2020
Por: Romero, Victoria

Elżbieta Podleśna es una defensora de los derechos humanos de Polonia. Se ha destacado por su ardua labor durante muchos años en defensa de la justicia, igualdad y manifestándose contra el odio y la discriminación.


Elżbieta tuvo un viaje con Amnistía Internacional a Bélgica y Países Bajos e inmediatamente una vez que regresó, la policía registró su casa. Dentro de las acusaciones  los agentes afirmaron que encontraron carteles que mostraban a la virgen María con un halo de los colores arcoíris de la bandera del orgullo LGBTIQ.

Elżbieta estuvo arrestada y varias horas bajo custodia; además, le confiscaron sus dispositivos electrónicos, incluidos un ordenador portátil, un teléfono y tarjetas de memoria. A la activista la acusaron de “ofender creencias religiosas”.

Todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión. Estar en posesión de carteles de ese tipo, crearlos o distribuirlos no debería ser un delito, pero lamentablemente si es declarada culpable, Elżbieta se enfrenta a hasta dos años de prisión por estos absurdos cargos. Está siendo sometida a varios procedimientos judiciales, y éste es tan sólo otro ejemplo más del hostigamiento constante que esta mujer sufre simplemente por llevar a cabo su activismo pacífico. No podemos permitir que esta valiente defensora sehostigada.

Únete a nuestra acción PRESIONANDO AQUÍ para instar al ministro del Interior polaco a garantizar que se retiran de inmediato los cargos de “ofender creencias religiosas” presentados contra Elżbieta Podleśna y que esta mujer puede llevar a cabo sus acciones pacíficas sin sufrir hostigamiento o represalias de las autoridades.

 


Tags: Valiente, Polonia.

Compartir