Martes, 16 de junio, 2020

Alegrett tiene más de dos décadas defendiendo derechos, por lo que se considera una defensora y profesional de la comunicación que lleva consigo un compromiso con la sociedad


Por: Alexsayder Castellanos

El derecho a la libertad de expresión en los últimos 20 años ha sido gravemente violentado y muchas veces restringido por las políticas que en si acentúan la emergencia humanitaria compleja; sin embargo, existen defensoras de derechos humanos como Silvia Alegrett, especialista con más de 20 años de experiencia en este tema y con un gran compromiso en la lucha por denunciar las agresiones físicas a periodistas, bloqueos digitales y cierres de medios de comunicación que afectan cada vez más a la mayoría de la población para expresar con libertad su opinión.

En definitiva, para Alegrett no hay un momento específico que sea peor en Venezuela, admite con mucha tristeza que son días, meses y años de continuas violaciones a los derechos de los periodistas y ciudadanos por simplemente informar o denunciar. “Lo que demuestra que estamos viviendo bajo un régimen que no respeta los tratados Internacionales de Derechos Humanos, ni siquiera respeta la Constitución que ellos mismos promovieron y aprobaron en el gobierno de Hugo Chávez”.

Es licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), con un diplomado en esta misma casa de estudio que tiene mención en participación, ciudadanía y derechos humanos

Desde temprana edad ha sido participe de la lucha por la defensa de los derechos humanos. Cuenta que comenzó a vincularse en el tema del derecho a la libertad de expresión en sus estudios universitarios. “Al estudiar la carrera de Comunicación Social reafirmé mi creencia sobre lo indispensable que es la libertad de expresión en toda sociedad para sustentar la democracia”, añadió.

Defensora ante la injusticia

“No me veo dejando de trabajar por la defensa a la libertad de expresión”, enfatizó.

Alegrett tiene más de dos décadas defendiendo derechos, por lo que se considera una defensora y profesional de la comunicación que lleva consigo un compromiso con la sociedad. De hecho, mientras realizaba sus estudios profesionales participó en luchas por la defensa a la libertad de expresión en la Escuela de Comunicación Social.

“En la UCAB, nuestra lucha por la libertad de expresión entre estudiantes, obtuvo sus frutos debido a que logramos un cambio en el Pensum, la incorporación de la mayoría de los estudiantes expulsados y el nombrar por primera vez a un rector que no era cura”, dijo.

Luego de graduarse, trabajó durante varios años como Jefe de información de fundaciones y empresas privadas del país, llegando a ocupar el cargo de Secretaria General de la Junta Directiva del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) para luego ser electa como su presidente. También, vivió el proceso transicional junto con otros colegas en la creación de la organización civil a la que hoy día forma parte y comentó: 

“En el año 2002 hubo un incremento de las protestas contra el gobierno de Hugo Chávez que trajeron como consecuencia que periodistas de los diferentes medios fueran agredidos por las fuerzas de seguridad. Entonces, un grupo de periodistas preocupados por esta situación, comenzaron a convocar a otros colegas, entre ellos a mí, a unas reuniones en donde conversamos sobre la necesidad de organizarnos para defender el derecho que teníamos de ejercer nuestra profesión y sobre todo de poder informar a la colectividad. Luego de varias reuniones y de suscribirse el acta constitutiva, Expresión Libre, nace formalmente el 27 de junio de 2002 ante la urgente necesidad de canalizar las luchas de los comunicadores en defensa de sus derechos”.

No cabe duda que la defensora ha tenido mucha actividad en el plano gremial desde su gran sentido de interés en la importancia que tiene en la vida de todo ser humanos la libertad de expresión. Actualmente, es la coordinadora general de Expresión Libre, asociación civil que representa ante la Alianza por la Libertad de Expresión y Provea. Además, ha contribuido en actividades de protestas en Los Palos Grandes, estado Miranda, donde junto con otros vecinos organizaron asambleas para crear un periódico que se llamó Entre Vecinos. “Fue una hermosa experiencia que dejó huella en la comunidad de Chacao”.

Derecho pilar en una sociedad democrática

El derecho a la libertad de expresión está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que describe sus elementos fundamentales como derecho consustancial a todas las personas. Posteriormente, ese derecho ha quedado protegido en infinidad de tratados internacionales y regionales.

Para Alegrett, la defensa de este derecho tomó importancia en Venezuela en la medida que se fueron agravando las violaciones a la libertad de expresión y a la vez, el trabajo de las organizaciones que se dedican a este tema se tuvo que intensificar y profundizar. “Hoy por hoy, se cuenta con estadísticas y serios análisis de la situación de la libertad de expresión gracias al trabajo de las organizaciones que se dedican a la defensa de este derecho humano, pilar fundamental de toda sociedad democrática”, manifestó.

De acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) se registraron 44 ataques contra la libertad de prensa entre enero y junio de 2019, ataques que incluían censura, hostigamiento, agresiones físicas contra trabajadores, detenciones arbitrarias y robo de equipos.

Indicó que al ciudadano se le hace complicado entender la importancia de este derecho, que se puede ver como algo abstracto, sobre todo en un contexto de graves problemas de sobrevivencia ante la falta de comida, luz, agua, deterioro del salario e inflación galopante.Sin embargo, agregó que en la medida en que se ha intensificado el “blackout” informativo, el ciudadano resiente cada vez más que se le viole este derecho yreclama el poder ejercerlo.

Cifras alarmantes de censura

La defensora enfatizó que los últimos 20 años han sido muy duros en el ámbito de la comunicación pública, ya que han ocurrido tragedias como,por ejemplo, el asesinato del reportero gráfico del Diario 2001, Jorge Tortoza en abril 11 de 2002, y el más recienteasesinato del estudiante de la Universidad Bolivariana, AlíDominguez, hace un año. “Además, de la persecución y encarcelamiento de periodistas y reporteros gráficos, así como la destrucción de los medios de comunicación a través de los cuales los ciudadanos se informaban”.

De acuerdo con la publicación del informe 2019 de Espacio Público, se registraron 468 casos de violaciones a la libertad de expresión, casos que recopilan 1.049 denuncias de violaciones como intimidación, censura, restricciones administrativas, agresión y amenazas.

Por lo tanto, precisó que entre las violaciones hubo 114 personas detenidas o retenidas por cuerpos de seguridad del Estado a raíz de la difusión de denuncias u opiniones a través de redes sociales y medios de comunicación. De esta cifra, 64% son trabajadores de la prensa y, en su mayoría, fueron excarcelados luego de permanecer retenidos durante algunas horas, lo cual revela la arbitrariedad de los procedimientos de los cuerpos de seguridad del Estado.

En relación a las organizaciones de la sociedad civil que procesan las denuncias de agresiones a periodistas, dijo que existe elColegio Nacional de Periodistas, Espacio Público, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa. De igual forma cuentan con el apoyo de Foro Penal, Redes Ayudas, Provea, entre otros.

Ataques violentos por su labor

Reconoce que ser defensora en Venezuela es un total riesgo, sin embargo, insiste en que es fundamental seguir luchando a favor del derecho a la libertad expresión. “No se respetan las leyes son constantes las denuncias de agresiones, persecuciones, amenazas en contra de defensores de derechos humanos y de comunicadores sociales que trabajan para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho de estar informados y de expresarse libremente”.

La comunicadora social comentó que cuando ejercía la presidencia del Colegio Nacional de Periodistas en varias ocasiones fue objeto de insultos en programas de opinión que se transmitían por el canal del Estado. “Al estar sometida al escarnio público una vez un hombre me persiguió dentro del Sistema Metro de Caracas gritándome: “No volverán”. Afortunadamente, llegué a los torniquetes y el hombre se fue”.

Recordó que en 2016, varios periodistas de Expresión Libre fueron retenidos durante horas y agredidos en la salida de la Asamblea Nacional, donde fueron invitados a un acto con motivo del Día del Periodista, denuncia que realizaron ante el Ministerio Público, pero no recibieron ninguna respuesta ni investigación de los hechos.

Sin importar las circunstancias Alegrett seguirá trabajando a favor de la libertad de expresión, y aún más, mientras existan violaciones constantes a los derechos humanos en Venezuela. “Como profesional de la comunicación tengo que seguir luchando para que se haga un periodismo equilibrado que le permita al ciudadano estar informado y que se pueda expresar libremente, es decir, que ejerza su derecho a la libertad de expresión, pilar fundamental de toda sociedad democrática”, así lo expresó la coordinadora general de Expresión Libre.