Martes, 18 de mayo, 2021

Este seminario presentó una actualización sobre la vulneración de los derechos humanos a profesionales de la enfermería en Venezuela, en el contexto de la COVID-19 y de la Emergencia Humanitaria Compleja y aportó recomendaciones sobre las medidas y políticas públicas requeridas para la mejora de la situación del personal sanitario del país.


Reflexiones del seminario Enfermeras SOS Venezuela:
 
Juliana Cano Nieto, directora de Campañas para las Américas de AI:
 
- Las Américas es la región con más muertes del personal sanitario hasta las fecha por Covid-19. Al menos 17 mil de estas personas han perdido la vida, según los registros oficiales. Se estima que es mucho más.
- Cada 30 minutos muere de Covid-19 un trabajador de la salud en el mundo.
- Venezuela es uno de los 3 países de las Américas que no ha hecho público su plan de vacunación.
- Los gobiernos deben priorizar al personal sanitario en el plan de vacunación.
- Prometo Cuidarte es una campaña que lanzó AI en 2020 que pretende visibilizar las precarias condiciones en la que trabaja el personal sanitario y busca que se le brinde protección y salarios dignos.
- Muchas personas que trabajan en la salud se han convertido en defensores de derechos humanos que han sido hostigados y amenazados por exigir el cumplimiento de sus derechos.
 
Maribel Osorio, directora de la Escuela de Enfermería de la UCV:
 
- Todo patrono debe garantizar condiciones seguras para trabajar. Las enfermeras exigen que se cumpla este derecho consagrado en las leyes venezolanas.
- El personal de enfermería exige condiciones de trabajo decentes donde los derechos humanos son respetados y contar con los equipos de bioseguridad adecuados para salvaguardar sus vidas.
- Exigen que sean escuchados en condiciones de libertad para debatir sus contratos y condiciones laborales.
- Sus sueldos no alcanzan para vestirse, para alimentarse ni para mantener a sus familiares.
- Existe un déficit de personal de enfermería importante. Las enfermeras prefieren trabajar en otras cosas que le permita sobrevivir o han emigrado.
- No podemos detener al Covid-19 sin proteger primero la vida del personal de salud. 537 personas de esta área han perdido la vida hasta mayo de 2021.
- Es necesario que exista una política clara de vacunación que priorice al personal de salud.
 
Gladys Rosales, enfermeras y paciente de Covid-19:
 
- Mi padre falleció por Covid-19 a pesar de que 2 veces la prueba salió negativa.
- Estamos preocupados por la cantidad de pacientes contagiados por Covid-19 le dan de alta en los hospitales públicos.
- No hacen los exámenes de laboratorios y las pruebas Covid-19 no son fiables.
- Fue discriminada y maltratada por estar contagiada de Covid-19 dentro del centro de salud.
- A pesar de ser enfermera de un hospital público, no fue atendida en este centro asistencial y tuvo que recorrer otros para recibir atención médica.

Ana Rosario Contreras
, Presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas:
 
- Hoy el salario del personal de enfermería es de menos de 3 dólares al mes.
- Desde 2015 las condiciones laborales de este personal ha ido en descenso dentro de los hospitales públicos.
- El poco material existente en hospitales públicos se dedicó a atender a personas con Covid-19 descuidando otras enfermedades.
- De los 549 fallecidos del personal de salud por Covid-19, 113 pertenecen al personal de enfermería.
- Somos uno de los países con la mayor tasa de muertes del personal de salud en mundo. De los 549 fallecidos del personal de salud por Covid-19, 113 pertenecen al personal de enfermería.
- Los hospitales están afectados por la emergencia humanitaria, no hay insumos para atender a los pacientes y los trabajadores no cuentan con equipos de bioseguridad para trabajar.
- Hace 6 meses se pudo haber prevenido muertes a través de las vacunas. Hoy en Venezuela no sabemos cuántas personas han sido vacunadas. Exigimos que se priorice al personal de salud.
- Necesitan cooperación internacional efectiva para que se incluya a Venezuela en programas de ayuda humanitaria.
- Exigimos al Estado que cumpla con su responsabilidad para la dotación de insumos, rehabilitación de espacios de trabajos y salarios suficientes que detenga la migración del personal de enfermería.