FRANCIA: ABSOLUCIÓN DE AGRICULTOR QUE AYUDÓ A SOLICITANTES DE ASILO DEMUESTRA QUE LA SOLIDARIDAD NO ES DELITO

Jueves, 14 de mayo, 2020

Cédric Herrou fue declarado culpable por primera vez en 2017 por el juzgado penal de Niza por facilitar la circulación, permanencia y entrada irregulares de personas refugiadas y migrantes en el valle del Roya, en la frontera entre Francia e Italia


Ante la decisión final del Tribunal de Apelación de Lyon de absolver a Cédric Herrou, agricultor acusado de “facilitación de entrada irregular” sólo por ayudar y acoger a solicitantes de asilo en Francia, Rym Khadhraoui, investigadora de Amnistía Internacional, ha declarado:

“La causa contra Cédric Herrou es emblemática de cómo los actos de solidaridad se han criminalizado en Europa, por lo que la repercusión de la decisión de hoy se sentirá mucho más allá de esta sala.

“No es sólo una victoria de la justicia, sino también del sentido común. Cédric Herrou no hizo nada malo, sino que actuó en solidaridad con personas abandonadas en condiciones terribles por los Estados europeos.

“Si bien es un alivio que la situación de Cédric Herrou se haya solucionado, el hecho es que nunca debería haber sido acusado.

“Tras la decisión de hoy y la sentencia del 2018 del Consejo Constitucional francés que confirma que no se deben criminalizar las actividades humanitarias, Francia debe modificar sus leyes para garantizar que sólo se considere delito el tráfico de personas con el fin de obtener un beneficio material”.

Información complementaria

Cédric Herrou fue declarado culpable por primera vez en 2017 por el juzgado penal de Niza por facilitar la circulación, permanencia y entrada irregulares de personas refugiadas y migrantes en el valle del Roya, en la frontera entre Francia e Italia.

Su caso propició un cambio en la legislación francesa, tras la revisión por el Consejo Constitucional del delito de facilitación en 2018. Aunque la ley incluye ahora una exención humanitaria, ésta no se aplica a los casos de “facilitación de entrada irregular” y no exige que haya beneficio material para el enjuiciamiento. Los actos de solidaridad siguen estando criminalizados y la legislación francesa continúa en conflicto con el derecho internacional, pues castiga actos de solidaridad.

Amnistía Internacional ha documentado en su informe Punishing compassion: solidarity on trial in Fortress Europe https://www.amnesty.org/es/documents/eur01/1828/2020/es/ cómo, en ausencia del elemento objetivo del beneficio material para definir el delito de “facilitar la entrada ilegal”, la ley se está aplicando de forma abusiva contra personas que defienden los derechos humanos debido a sus presuntas opiniones políticas.


Tags: FRANCIA, ACTIVISTAS Y DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS, PERSONAS REFUGIADAS, PERSONAS MIGRANTES.

Compartir