ZIMBABUE: ACTIVISTAS HOSPITALIZADAS PODRÍAN SER ENCARCELADAS

Martes, 09 de junio, 2020

Joanna Mamombe, Cecilia Chimbiri y Netsai Marova fueron detenidas el 13 de mayo por liderar una protesta antigubernamental que se celebraba ese día contra la respuesta de las autoridades a la propagación de la COVID-19 y el hambre en el país. Tras su detención fueron llevadas a la Comisaría Central de Policía de Harare, donde las hicieron entrar en otro vehículo. Según las activistas, les cubrieron la cabeza con bolsas o capuchas y las llevaron a un lugar desconocido donde las golpearon en las plantas de los pies, las agredieron sexualmente y las obligaron a comer excrementos humanos


El 13 de mayo, tres activistas de la oposición —la  parlamentaria Joana Mamombe, Cecilia Chimbiri y Netsai Marova— fueron detenidas en un control de carretera policial en Harare, la capital de Zimbabue, por liderar una protesta antigubernamental en relación con la respuesta de las autoridades a la pandemia de COVID-19 y el hambre generalizada en el país. Ese mismo día, fueron víctimas de desaparición forzada mientras estaban bajo custodia policial. Durante su secuestro sufrieron agresiones sexuales y torturas. El 15 de mayo, fueron encontradas abandonadas en Bindura, a 87 km de Harare, y desde esa fecha están hospitalizadas. No se ha abierto ninguna investigación sobre su desaparición y sus denuncias creíbles de tortura, incluidas agresiones sexuales. El 26 de mayo, la policía acusó a las activistas de reunirse con intención de promover la violencia pública y quebrantar la paz.

Actúen: Redacten su propio llamamiento o utilicen la siguiente carta modelo

Director General de la Policía / Commissioner General Police

Godwin T Matanga

Zimbabwe Republic Police

Police General Headquarters

Cnr 7th Street and Josiah Chinamano Avenue

Harare, Zimbabue

Correo-e: tandabantugodwinmatanga@gmail.com

Señor Director General:

Siento una gran preocupación por la desaparición forzada y la tortura —incluida violencia sexual— que han sufrido tres mujeres activistas de la oposición, miembros de la Alianza Movimiento por el Cambio Democrático (MDC): Joana Mamombe, Cecilia Chimbiri y Netsai Marova, y por los cargos formulados contra ellas de reunirse con intención de promover la violencia pública y quebrantar de la paz.

Tras su detención el 13 de mayo, fueron llevadas a la Comisaría Central de Policía de Harare, donde las introdujeron en otro vehículo con el pretexto de que iban a ser trasladadas a la comisaría de Warren Park. A continuación, las activistas estuvieron dos días en situación de desaparición forzada. Hay denuncias verosímiles de que, durante este tiempo, fueron sometidas a tortura, agresiones sexuales incluidas. El 15 de mayo, las hallaron abandonadas en Bindura. En una declaración de prensa emitida el 18 de mayo, la Comisión de Derechos Humanos de Zimbabue señaló que las tres activistas habían sido secuestradas, torturadas y apartadas de la protección de la ley.

También me preocupa que las autoridades hayan calificado de falso su secuestro, sin haber iniciado una investigación sobre la desaparición forzada de las tres activistas cuando estaban bajo custodia policial —así como el tratamiento posterior al que fueron sometidas— susceptible de llevar a los presuntos responsables ante la justicia. En su lugar, el 26 de mayo, las autoridades acusaron formalmente a las tres mujeres y enviaron guardias penitenciarios y policías al hospital, obligándolas a llevar ropa carcelaria a pesar de que se les había concedido la libertad bajo fianza.

Le insto a que proceda de inmediato y sin condiciones a retirar los cargos formulados contra las tres activistas y a poner fin al hostigamiento contra ellas; a que inicie inmediatamente una investigación independiente y efectiva sobre la desaparición forzada de las activistas cuando estaban bajo custodia policial y las agresiones sexuales y tortura a que fueron sometidas; y a que haga comparecer ante la justicia en juicios justos a cualquier persona sospechosa de tener responsabilidad penal en el tratamiento ilegítimo del que fueron víctimas las activistas.

Atentamente,
[NOMBRE]

Información complementaria

Joanna Mamombe, legisladora de la Alianza Movimiento por el Cambio Democrático por Harare Occidental; Cecilia Chimbiri, vicepresidenta nacional juvenil de la Alianza y Netsai Marova, secretaria adjunta de organización juvenil, fueron detenidas el 13 de mayo por liderar una protesta antigubernamental que se celebraba ese día contra la respuesta de las autoridades a la propagación de la COVID-19 y el hambre en el país. La detención se produjo en un control de carretera a cargo de la policía y de soldados cerca de Warren Park, en la carretera de Bulawayo, en Harare.

Tras su detención fueron llevadas a la Comisaría Central de Policía de Harare, donde las hicieron entrar en otro vehículo con el pretexto de que iban a llevarlas a la comisaría de Warren Park. Según las activistas, les cubrieron la cabeza con bolsas o capuchas y las llevaron a un lugar desconocido donde las golpearon en las plantas de los pies, las agredieron sexualmente y las obligaron a comer excrementos humanos. The Herald, el diario propiedad del Estado, informó el 14 de mayo de la detención de las tres activistas y el portavoz de la policía nacional, el comisario auxiliar Paul Nyathi, lo confirmó, aunque no sabía el lugar donde estaban detenidas. Ese mismo día, la policía negó, a través de su cuenta oficial de Twitter, que las activistas estuvieran bajo su custodia.

Las tres activistas fueron halladas la madrugada del viernes 15 de mayo, abandonadas en Bindura, a 87 km de Harare, con la ropa desgarrada y gravemente agredidas, y están hospitalizadas desde entonces. Algunas autoridades, entre ellas el ministro de Justicia y el secretario permanente del Ministerio de Información y Medios Audiovisuales, han negado su desaparición y han declarado que había sido una “representación orquestada” por la oposición. El ministro de Justicia pidió que fueran detenidas.

El 26 de mayo, la policía acusó a las tres activistas de infringir el artículo 37 del Código Penal, que tipifica la reunión con intención de promover la violencia pública y el quebrantamiento de la paz, castigada con hasta cinco años de cárcel, multa o ambas penas, así como los artículos 5.3 y 5.1 del Instrumento Reglamentario 99/20, que prohíbe las reuniones y las castiga con un año de prisión, una multa o ambas penas. El juez celebró una vista especial en el hospital y decretó la libertad para las tres bajo una fianza de 1.000 dólares zimbabuenses, con la obligación de presentarse una vez a la semana en la Comisaría Central de Harare, de seguir residiendo en los domicilios indicados y de no interferir con los testigos de estado hasta que finalice la causa. Desde la vista del 27 de mayo, se ha enviado al pabellón hospitalario donde están ingresadas a nueve guardias penitenciarios y cuatro policías.

El 4 de junio, el ministro del Interior emitió una declaración en la que acusaba a las tres mujeres de fingir un secuestro y de buscar ventajas, como una beca en Estados Unidos. Las autoridades también han atacado a organizaciones de la sociedad civil que han ayudado a que las mujeres recibieran atención médica, incluidos los dos médicos que las examinaron.

Zimbabue está actualmente bajo confinamiento debido a la COVID-19. El gobierno no ha tomado suficientes medidas de protección social, por lo que hay más personas en situación de pobreza y hambre. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha pedido ayuda internacional para prevenir que millones de zimbabuenses se hundan más en el hambre. El PMA calcula que padecen inseguridad alimentaria en el país un total de 7,7 millones de personas, lo que representa más de la mitad de la población. La crisis de la COVID-19 ha sumido en la desesperación a muchas personas, que no pueden conseguir alimentos.

La manifestación liderada por Joana Mamombe, Cecilia Chimbiri y Netsai Marova se celebró en medio de tensiones políticas crecientes en relación con una sentencia del Tribunal Supremo que dejó al principal partido de la oposición en una disputa por el liderazgo, pues destituyó al líder de la oposición, Nelson Chamisa, y pidió a ésta que reeligiera una nueva dirección. Esto se ha visto como un intento de imponer la dirección al partido de la oposición, lo que ha dado lugar a acusaciones de injerencia política en el poder judicial y a sospechas de que detrás de la sentencia se encuentre el partido en el gobierno, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF). Los parlamentarios y parlamentarias de la Alianza MDC se han comprometido a retirarse del Parlamento como protesta por la injerencia de la ZANU PF en los asuntos internos del partido de la oposición.

Pueden escribir llamamientos en: Inglés

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 20 de julio de 2020

Consulten con la oficina de Amnistía en su país si van a enviar llamamientos después de la fecha límite.

Nombre y género gramatical preferido: Joana Mamombe (femenino) Cecilia Chimbiri (femenino) y Netsai Marova (femenino)


Tags: ZIMBABUE, LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Compartir