Miércoles, 22 de marzo, 2017


En Venezuela ocurren hechos de violencia escolar que convierten este fenómeno social en un problema en aumento, dejando cifras alarmantes de homicidios, suicidios, situaciones de riñas entre estudiantes, deserción escolar, violencia extrema y acciones delictivas que afectan a los alumnos y alumnas y demás personas dentro de instituciones educativas.

Es importante resaltar que la Educación es un bien específicamente humano que surge de la necesidad de desarrollarse como tal, por ello todas las personas, sin excepción, tienen derecho a ella es por esto que el estado tiene la obligación de garantizar la educación; siendo esta un derecho humano fundamental, diseñando y llevando a la práctica diversos planes que estén dirigidos a proteger a la niñez, acompañar a la familias,  apoyar a los alumnos con planes de ayuda social y alimentaria y fomentar la educación donde se refuercen las habilidades sociales, culturales, emocionales y académicas, necesarias para hacer de los centros educativos lugares de disfrute del derecho al buen trato y de aprendizaje.  

Nuestros programas no solo van dirigidos al alumnado sino que incluyen al profesorado quienes son los que propician actividades en sus aulas que facilitan herramientas para la creación de espacios de convivencia y resolución pacífica de controversias, así como transmisoras de valores de respeto, cooperación, solidaridad, y ciudadanía.

A través de la Capacitación a Facilitadores Contra el Acoso Escolar hemos ganado grandes aliados de diferentes centros educativos a nivel Nacional; lo cual nos llena de satisfacción y orgullo porque son quienes nos ayudan a llegar a mas lugares en menos tiempo.

Hoy queremos resaltar el compromiso de nuestros facilitadores formados por el equipo de EDH,  iniciaremos este ciclo de experiencias compartidas con el taller de la Profesora: Patricia Escalona Sánchez,  Licenciada  en Educación Mención Integral. Trabaja desde hace 11 años en la Escuela “Luís Eduardo Egui Arocha” ha sido docente de aula y Coordinadora del Departamento de Difusión Cultural, llevando la especialidad de Folklore.

La profesora Patricia Escalona Sánchez cuenta que durante la aplicación del taller sobre la prevención de la violencia y acoso escolar ha podido percibir la gran preocupación que existe en los docentes debido a los niveles de violencia extrema a los que diariamente tienen que confrontarse, tanto con los estudiantes como con sus padres y representantes, los cuales han perdido el respeto y la valoración  por la figura del maestro.

Asimismo, el grupo de participantes le manifestó que los “juegos” que poseen los niños y niñas son agresivos y suelen terminar en peleas, discusiones y hasta en amenazas entre los adultos (padres y representantes de estos menores), quienes deberían ser los más ecuánimes y los que resuelvan este tipo de conflictos de otra manera pacífica.

Los amedrentamientos en contra de los maestros, los directivos y las instituciones educativas en general, son consecuencia de los casos de violencia y acoso escolar, motivo por el cual, los docentes nos encontramos de manos atadas para tratar de solucionar este tipo de incidentes.

Por estas razones, sus colegas han recibido el taller como una ventana de esperanza para poner en marcha mecanismos de prevención y se animan porque su invitación fue la de tener un compromiso real con la experiencia, asumiendo la responsabilidad de empoderarse del material y del proyecto de aprendizaje para que, al aplicarlo, este sea significativo para el niño o niña. Asimismo, asumen la tarea de desaprender algunos paradigmas y poner en marcha la pedagogía crítica como herramienta fundamental para lograr cambios verdaderos en los estudiantes y en sus familias.

 A través de este taller brindó a las y los docentes herramientas para el logro del trabajo en el aula en el marco del respeto y el conocimiento  de los DDHH, de igual forma esta semana junto a los docentes y alumnado de la Escuela “Luís Eduardo Egui Arocha se estará celebrando  la semana de la convivencia fortaleciendo el buen trato en pro de  una convivencia pacífica.

Escrito por Enza Petraglia