FUNDACIÓN HENRY VARGAS TRABAJA EN VENEZUELA PARA QUE NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES NO MUERAN DE HAMBRE

Jueves, 01 de marzo, 2018
Por: Buada Blondell , Gabriela

Desde el año 2016 la Fundación Henry Vargas apoya con alimentos a orfanatos, casas hogares, hospitales, escuelas, liceos y comunidades rurales de más de 10.000 bebés, niños, niñas y jóvenes que viven en vulnerabilidad en el estado Sucre


La Fundación Henry Vargas se creó en 2016 gracias al apoyo de personas venezolanas y españolas, luego de que su fundador, viera la difícil situación que vivía el país en materia de alimentación y salud. Esto lo llevó a decidir promover la ayuda desde Madrid en beneficio de niñxs y venezolanxs del estado Sucre.

Actualmente, la fundación realiza jornadas de alimentación que están previamente organizadas para beneficiar a las comunidades populares en la región. “Ofrecemos ayuda humanitaria de alimentos y medicamentos a los niños y jóvenes que se encuentra en situación precaria. A través de este objetivo se refuerza la “cooperación al desarrollo” por medio de alianzas con empresas privadas y públicas para la generación equitativa de los beneficios económicos que se otorgarán a los favorecidos”, acotó Juan Barrozzi, miembro de la fundación.

No dejar morir a nadie de hambre

Barrozzi comentó que uno de los mecanismos efectivos para lograr que estas jornadas se lleven a cabo es la realización de un estudio por medio de informes médicos verificados y confirmados y en un periodo de no menos de tres meses se les facilita bolsas de comida a aquellas personas que están en estado crítico de salud producto de la falta de alimentos.

“Tenemos como lema no dejar morir a nadie de hambre sin importar lo económico y trabajamos constantemente en crear condiciones para superar algunas complicaciones que se presentan, pero gracias a otras organizaciones en Venezuela como Dar y Recibir, organización de captación de aportes en efectivo y especie, así como también, la Fundación Corazón y Manos en Acción se ha podido crear alianza para ayudar a un gran número de personas en el estado Sucre”.

Con las jornadas de alimentación la organización ha tenido muchos momentos de satisfacción porque cada vez son más las personas que se solidarizan con el trabajo de la fundación y esto les ha permitido que poco a poco puedan llevar 5.726 platos mensuales a niños, niñas, embarazadas y personas de la tercera edad en Atarigua, Parapara y El Venado”.

Ve aquí el video de la última jornada de alimentación organizado por la fundación:

Acción social para ayudar a los que necesitan

La Fundación Henrry Vargas como parte de su acción social se  basa en la lucha contra la herencia generacional de la pobreza de padres a hijos y se enfocan en el diseño de programas enfocados en proyectos sociales que estén definidos en la ayuda en quienes más necesitan.

“Estamos diseñando un programa de 5 años con un conjunto de proyectos sociales que nos llega a través de una sección en la web llamada “Tengo una idea” en colaboración con otras organizaciones sin fines de lucro venezolanas y españolas”, afirmó Barrozzi

El equipo de la fundación también trabaja para apoyar a venezolanxs en riesgo de exclusión social en otros países y, para brindar ayudas, indican que cualquier persona o institución puede aportar algo registrándose como voluntario.

“Antes de ser voluntarios en la Fundación o cuando a través de la web o por conversación alguien manifiesta su interés, aconsejamos leer el código ético del voluntariado, disponible en la web, allí se tratan temas como, los deberes  del voluntario hacia la sociedad, los deberes del voluntario hacia el beneficiario, los deberes y derechos del voluntario hacia la Fundación y viceversa”.

La organización busca desarrollar a los jóvenes por medio de la difusión de la cultura venezolana y de sus patrimonios. Esta fundación se encuentra domiciliada en San Miguel; 6101 Cumaná, estado Sucre (Venezuela). Su página web es www.fundacionhenrryvargas.org y su twitter es @humavenezuela


Tags: Emergencia humanitaria, Fundación Henry Vargas, Venezuela, Crisis alimentaria.

Compartir