CHINA: ACTIVISTA DESAPARECIDO, EN PELIGRO DE TORTURA

Lunes, 22 de abril, 2019

Gao Zhisheng, ex preso de conciencia y abogado de derechos humanos, ha sido sometido a desaparición forzada. Desde que el 13 de agosto de 2017 se lo llevaron de su domicilio en Yulin (provincia de Shaanxi, noroeste de China), no ha vuelto a recibirse información sobre su paradero. Gao Zhisheng ha compartido anteriormente su experiencia de ser sometido a tortura reiterada bajo custodia a consecuencia de su trabajo, y esto suscita el temor de que corra grave peligro de ser torturado o sometido a otros malos tratos, o incluso de morir


Actúen: redacten su propio llamamiento o utilicen esta carta modelo

 

Zhao Kezhi
Ministro de Seguridad Pública / Minister of Public Security

14 Dongchanganjie, Dongchengqu

Beijing Shi 100741

República Popular China

Correo-e: gabzfwz@mps.gov.cn

Señor Ministro Zhao:

 

Se desconoce la suerte y el paradero de Gao Zhisheng, activista y abogado de derechos humanos, desde que su familia informó de su desaparición el 13 de agosto de 2017. Ha sido sometido a desaparición forzada y corre peligro de sufrir tortura y otros malos tratos.

La policía de la comarca de Jia y la ciudad de Yulin, situados ambos en la provincia septentrional china de Shaanxi, negaron que estuviera bajo custodia policial e incluso llevaron a cabo una búsqueda poco después de que la familia denunciase su desaparición. Tras más de tres semanas sin información, la familia de Gao Zhisheng supo por fin el martes 5 de septiembre de 2017 que se lo habían llevado a Pekín. El funcionario que comunicó la noticia al hermano mayor de Gao Zhisheng se negó a proporcionar más detalles su el paradero exacto, su situación actual o el motivo de su detención.

Dos abogados designados por la familia de Gao Zhisheng visitaron el Departamento Municipal de Seguridad Pública de Pekín y el Departamento de Seguridad Pública de la Comarca de Jia los días 12 de octubre y 8 de noviembre, respectivamente, con la intención de obtener más información sobre su detención. Sin embargo, las autoridades se negaron a revelar ninguna información a los abogados. El 11 de noviembre de 2017, una autoridad del Departamento para el Mantenimiento de la Seguridad de la localidad de Lu, de donde es originario Gao Zhisheng, dijo a un reportero de Radio Free Asia que el activista estaba bajo la custodia del departamento local de seguridad nacional de la comarca de Jia y que se encontraba en buen estado. Sin embargo, según la esposa de Gao Zhisheng, nadie en la familia había sido informado de esto. Desde entonces, la familia no ha recibido más información ni notificación oficial sobre su detención.

Gao Zhisheng, ex preso de conciencia, ha compartido anteriormente su experiencia de ser sometido a tortura reiterada bajo custodia como consecuencia de su trabajo, y esto suscita el temor de que corra grave peligro de ser torturado o sometido a otros malos tratos, o incluso de morir.

Por consiguiente, le pedimos que proceda a:

  • poner de inmediato en libertad incondicional a Gao Zhisheng si ha sido detenido únicamente por ejercer su derecho a la libertad de expresión;
  • hasta que quede en libertad, revelar de inmediato su paradero y garantizar que no es sometido a tortura ni a otros malos tratos y que puede acceder de forma regular y sin restricciones a sus familiares y a los abogados que elija, así como recibir atención médica cuando lo solicite o necesite.

 

Atentamente,

[NOMBRE]

 

Información complementaria

Gao Zhisheng es uno de los más respetados abogados de derechos humanos en China, y el Ministerio de Justicia se refirió a él en 2001 como “uno de los 10 principales abogados del país” por su trabajo gratuito en casos de interés público. A pesar de ello, Gao Zhisheng ha estado sometido a desaparición forzada, tortura, arresto domiciliario ilegal y detención a consecuencia de su trabajo, que incluye representar a activistas de derechos humanos y trabajar en otros casos políticamente delicados. A finales de 2005, el Departamento de Justicia Municipal de Pekín le retiró el permiso para ejercer la abogacía y suspendió las actividades de su bufete de abogados, Shengzhi. Estas medidas fueron consecuencia directa de las cartas abiertas dirigidas por Gao Zhisheng al gobierno para pedir el fin de la persecución religiosa, incluida la de practicantes de Falun Gong.

En febrero de 2006, Gao Zhisheng organizó una campaña de huelga de hambre para atraer la atención sobre la persecución de activistas de derechos humanos en China. Poco después del fin de la campaña, el 22 de agosto de ese año, las autoridades lo arrestaron y lo mantuvieron retenido sin cargos. Un mes después, el 21 de septiembre, lo acusaron del impreciso delito de “incitar a la subversión del poder del Estado”. En diciembre de 2006, se dictó contra él una condena condicional de tres años con cinco años de suspensión.

En abril de 2010, comunicó a Associated Press en una entrevista que lo habían torturado mientras estaba detenido. Poco después, volvió a estar en paradero desconocido durante casi 20 meses. En diciembre de 2011, los medios de comunicación estatales anunciaron que Gao Zhisheng había violado las condiciones de su condena condicional y por ello había comenzado a cumplir sus tres años de cárcel.

Ante el constante acoso de su familia por parte de las autoridades, que congelaron sus cuentas bancarias e impidieron a sus hijos asistir al colegio, la familia de Gao Zhisheng huyó de China en marzo de 2009 y actualmente reside en EE. UU. En octubre de 2010, su hija Grace Geng escribió una carta abierta al presidente de EE. UU., en la que decía: “Señor presidente Obama, como padre de dos hijas, pídale al presidente chino Hu Jintao que le diga a su hija dónde está su padre”. Tras salir de la cárcel en 2014, Gao Zhisheng ha vivido con la familia de su hermano mayor en un pueblo aislado de la provincia de Shaanxi, sometido a estrecha vigilancia. Su familia afirma que en la cárcel sufrió malos tratos, y que la malnutrición le causó graves daños en la dentadura, hasta el punto de que, tres años después, sigue resultándole difícil ingerir alimentos sólidos. Según su familia, las autoridades le han prohibido que salga del pueblo para recibir tratamiento médico y odontológico. A pesar de su difícil situación, ha seguido criticando abiertamente la situación de los derechos humanos y al Partido Comunista Chino.

En 2016, publicó el libro autobiográfico “Año 2017; levántate, China” con ayuda de su hija Grace Geng. En el libro explicaba detalladamente el trato que recibió en la cárcel entre 2009 y 2014 y cómo era su vida tras quedar en libertad y ser enviado a Shaanxi a vivir bajo 24 horas de vigilancia policial con su hermano mayor Gao Yisheng. Escribió el libro para seguir con su resistencia contra las violaciones de los derechos humanos bajo el régimen del Partido Comunista Chino.

Activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos en China siguen siendo sometidos sistemáticamente a vigilancia, hostigamiento, intimidación, arresto y detención. Pocos castigos son tan crueles y deliberados como la desaparición forzada. Las víctimas son arrebatadas a sus seres queridos por funcionarios del Estado u otras personas que actúan en su nombre, que niegan tenerlas bajo su custodia o rehúsan decir dónde están. Esto sume a los familiares en un estado de angustia permanente, en el que intentan mantener viva la llama de la esperanza a pesar de que se temen lo peor. Y ese limbo puede durar años.

Pueden escribir llamamientos en: Chino e inglés

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 27 de mayo de 2019

Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y pronombre preferido: Gao Zhisheng (él)

Enlace a la au anterior: https://www.amnesty.org/es/documents/asa17/7545/2017/es/


Tags: China, Gao Zhisheng, detención arbitraria, defensores de derechos humanos.

Compartir