IRAN: ACTIVISTA, CONDENADA A 24 AÑOS DE PRISIÓN

Martes, 19 de noviembre, 2019

El 1 de junio de 2019, la defensora de los derechos de las mujeres Saba Kordafshari fue detenida en su casa por 11 agentes del Ministerio de Inteligencia vestidos de civil. Los agentes le confiscaron el teléfono móvil y el ordenador portátil y esposaron a su madre, Raheleh Ahmadi. Saba Kordafshari pasó luego 11 días recluida en régimen de aislamiento prolongado en el centro de detención de Vozara, Teherán


La defensora iraní de los derechos de las mujeres Saba Kordafshari, de 21 años, ha sido condenada a 24 años de prisión por su trabajo pacífico en favor de los derechos humanos, incluidas sus actividades de campaña contra la discriminatoria legislación iraní sobre el uso obligatorio del velo. Si se confirma la sentencia en apelación, tendrá que cumplir 15 años del total de la condena. Es presa de conciencia y debe ser puesta en libertad de inmediato y sin condiciones.

Actúen: redacten su propio llamamiento o utilicen esta carta modelo

 

Presidente de la Magistratura / Head of Judiciaryc/o Permanent Mission of Iran to the UN

Chemin du Petit-Saconnex 28

CH - 1209 Geneva 8, Suiza

Señor Raisi:

El 27 de agosto de 2019, la Sección 26 del Tribunal Revolucionario condenó injustamente a la defensora de los derechos de las mujeres Saba Kordafshari a 24 años de prisión por su trabajo pacífico en favor de los derechos humanos, en concreto por hacer campaña contra la discriminatoria y abusiva legislación sobre el uso obligatorio del velo y por comunicar violaciones de derechos humanos. La condena consiste en 15 años por “incitar a la corrupción y la prostitución y facilitarlas” animando a no llevar velo; siete y medio por “reunión y colusión para cometer delitos contra la seguridad nacional” y uno y medio por “difundir propaganda contra el sistema”. Actualmente está a la espera del resultado de su recurso de apelación. Si se confirma su sentencia y su condena, tendrá que cumplir 15 años del total de la condena, según lo dispuesto en las normas de Irán sobre el cumplimento de penas.

El juicio de Saba Kordafshari fue manifiestamente injusto. Tras su detención, el 1 de junio de 2019, no se le permitió reunirse con su abogado durante más de dos meses. Se le impidió también preparar bien su defensa, pues al abogado no se le permitió examinar el sumario de la causa hasta el día del juicio, el 19 de agosto de 2019, y no se le informó de la fecha de éste hasta un día antes. El abogado comunicó que el sumario estaba incompleto y pidió los documentos que faltaban, pero las autoridades le dijeron que “no eran de su incumbencia”. El día del juicio, Saba Kordafshari fue llevada ante el tribunal esposada y con los ojos vendados. Posteriormente dijo a su familia que durante el juicio había habido cámaras en la sala y habían estado presentes su interrogador y miembros de la Guardia Revolucionaria. Explicó que el juez habría rechazado su solicitud de libertad bajo fianza.      

Lo insto a dejar a Saba Kordafshari en libertad de inmediato y sin condiciones, pues es presa de conciencia, recluida únicamente por su trabajo de derechos humanos. Mientras tanto, le ruego que se asegure de que tiene contacto periódico con un abogado de su elección. Lo insto también a dejar de criminalizar el trabajo de las personas que defienden los derechos de las mujeres y a derogar la legislación relativa al uso obligatorio del velo.

Atentamente,

[NOMBRE]

 

Información complementaria

El 1 de junio de 2019, la defensora de los derechos de las mujeres Saba Kordafshari fue detenida en su casa por 11 agentes del Ministerio de Inteligencia vestidos de civil. Los agentes le confiscaron el teléfono móvil y el ordenador portátil y esposaron a su madre, Raheleh Ahmadi. Saba Kordafshari pasó luego 11 días recluida en régimen de aislamiento prolongado en el centro de detención de Vozara, Teherán, donde la interrogaron acerca de su comunicación con el grupo iraní de derechos humanos Agencia de Noticias de Activistas de Derechos Humanos, en concreto sobre una información que les había enviado acerca de las condiciones imperantes en las cárceles y que le había proporcionado el preso de conciencia Alireza Shirmohammadali, asesinado en la Penitenciaría de Teherán (conocida también como prisión de Fashafouyeh) el 10 de junio de 2019. Fue sometida reiteradamente a presión para obligarla a condenar ante una cámara a la campaña Miércoles Blancos, que lucha contra la legislación sobre el uso obligatorio del velo, y a su fundadora, Masih Alinejad, periodista iraní radicada en Estados Unidos. El 11 de junio de 2019, la trasladaron a la prisión de Shahr-e Rey, que alberga a presas condenadas por graves delitos violentos en condiciones de hacinamiento y falta de higiene.

El 2 de julio 2019, la unidad de inteligencia de la Guardia Revolucionaria la llevó a otro lugar. Ocultaron su suerte y su paradero a su familia hasta que la devolvieron a la cárcel de Shahr-e Rey el 13 de julio de 2029, por lo que estuvo sometida a desaparición forzada durante esos 12 días. Posteriormente, Saba Kordafshari informó a su familia de que había estado en la sección 2-A de la prisión de Evin, que está bajo el control de la Guardia Revolucionaria, sometida a nuevas presiones para que “confesara”. Sus interrogadores pusieron como condición para dejarla en libertad que “confesara”, y amenazaron con detener a su madre, Raheleh Ahmadi, si no “cooperaba”. El 10 de julio de 2019, las autoridades cumplieron su amenaza y detuvieron a Raheleh Ahmadi. Saba Kordafshari dijo posteriormente a su familia que había estado recluida en una sala de interrogatorio, con la cabeza tapada con un saco durante gran parte del día, y que de pronto había oído interrogar a su madre cerca de ella. Fue así como se dio cuenta de que la Guardia Revolucionaria había cumplido su amenaza de detenerla. Luego la obligaron a hacer una “confesión” ante una cámara.  Saba Kordafshari se reunió con su madre en la prisión de Shahr-e Rey unos días después. Su madre quedó en libertad bajo fianza el 14 de julio de 2019. El 13 de agosto de 2019, Saba Kordafshari fue trasladada al ala de mujeres de la prisión de Evin.

La persecución que sufre Saba Kordafshari es parte de una campaña más general contra quienes defienden los derechos de las mujeres y se oponen a la discriminatoria legislación sobre el uso obligatorio del velo. El 31 de julio de 2019, Yasaman Aryani y su madre, Monireh Arabshahi, fueron condenadas a 16 años de prisión, y Mojgan Keshavarz, a 23 años y 6 meses. Si estas sentencias y condenas se confirman en apelación, cada una de las tres mujeres tendrá que cumplir 10 años del total de su condena, según lo dispuesto en las normas de Irán sobre el cumplimiento de penas. Véase https://www.amnesty.org/es/documents/mde13/0856/2019/es/ para más información.

En Irán ha surgido un movimiento creciente contra la legislación discriminatoria y abusiva sobre el uso obligatorio del velo, en el que mujeres y niñas acuden a lugares públicos para ondear en silencio su pañuelo, atado a la punta de un palo, o comparten vídeos donde se las ve caminando por la calle con el cabello al aire. Forman parte de este movimiento, además de Miércoles Blancos, las campañas Mi Sigilosa Libertad, que anima a las iraníes a publicar en la web fotos suyas con la cabeza descubierta, como oposición al uso obligatorio del velo, y Mi cámara es mi arma, cuyo objetivo es sensibilizar sobre el acoso y la agresión que sufren constantemente las mujeres y las niñas en las calles de Irán como consecuencia de la legislación sobre el uso forzoso del velo. Las autoridades iraníes se han sentido amenazadas por la fuerza de este movimiento y han adoptado medidas represivas para responder a él. En una declaración oficial del 23 de febrero de 2018, la policía advirtió de que a las mujeres que protestaran pacíficamente contra la práctica discriminatoria y abusiva del uso obligatorio del velo se las acusaría ahora de “incitar a la corrupción y la prostitución y facilitarlas”, delito penado con hasta 10 años de prisión. Véase https://www.amnesty.org/es/latest/campaigns/2019/05/iran-abusive-forced-veiling-laws-police-womens-lives/ para más información. La legislación sobre el uso obligatorio del velo viola toda una serie de derechos, entre ellos los relativos a la igualdad, la intimidad y la libertad de expresión y de creencias. Esta legislación degrada también a las mujeres y las niñas, privándolas de su dignidad y su autoestima.

 

Pueden escribir llamamientos en: Persa e inglés

También pueden escribir en su propio idioma.

Envíen llamamientos lo antes posible y no más tarde del: 30 de diciembre de 2019

Consulten con la oficina de Amnistía Internacional de su país si desean enviar llamamientos después de la fecha indicada.

Nombre y género gramatical preferido: Saba Kordafshari (femenino)


Tags: Iran, Detención, Activistas, Saba Kordafshari.

Compartir