Lunes, 16 de octubre, 2017

El Día Mundial de los Docentes de 2017 tuvo como tema “Enseñar en libertad, empoderar a los docentes”


Como todos los años, el 5 de octubre se celebra, desde 1994, el Día Mundial de los Docentes, que conmemora la Recomendación conjunta de la OIT y la UNESCO relativa a la situación del personal docente (1966), cuyo 50° aniversario fue celebrado el año pasado. La Resolución de 1966 constituye el marco de referencia fundamental para abordar los derechos y las responsabilidades de los docentes a escala mundial.

Este año, el Día Mundial de los Docentes conmemoro también el 20° aniversario de la Recomendación de la UNESCO relativa a la Condición del Personal Docente de Enseñanza Superior (1997). En los debates acerca de la condición de los docentes se olvida muy a menudo a esta categoría de personal. Al igual que los docentes de preescolar, primaria y secundaria, los docentes de la enseñanza superior son parte de una profesión que requiere conocimientos especializados, capacidades específicas y competencias pedagógicas.

 

Año 2017 “enseñar en libertad, empoderar a los docentes”

El Día Mundial de los Docentes de 2017 tuvo como tema “Enseñar en libertad, empoderar a los docentes” haciéndose eco del tema de la edición de 2015 el cual quedó definido con motivo de la aprobación, en septiembre de 2015, de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y reafirmó que el empoderamiento de los docentes constituía la prioridad principal entre todas las estrategias de desarrollo y educación.

El Día Mundial de los Docentes se celebra cada año en todo el mundo y reúne a los gobiernos, las organizaciones bilaterales y multilaterales, las ONG, los representantes del sector privado, los docentes y los expertos del ámbito educativo. Con la aprobación del ODS 4 sobre educación y de la meta 4.c en lo relativo a los docentes, esta jornada se ha convertido en la ocasión idónea para hacer un balance de los logros y reflexionar acerca de los medios para hacer frente a las dificultades que perduran en la promoción de la docencia, fundamentalmente en lo relativo a la grave escasez de docentes. De hecho, según los cálculos del Instituto de Estadística de la UNESCO, el mundo necesitará 69 millones de docentes para lograr la universalización de la enseñanza primaria y secundaria de aquí a 2030.

 

Vigencia de las recomendaciones de 1966

Hace 51 años la OIT y la UNESCO, de manera conjunta dictaron una serie de recomendaciones relativas a la situación del personal docente, estas recomendaciones son:

  • La profesionalidad: “La enseñanza debería considerarse una profesión cuyos miembros prestan un servicio público; esta profesión exige de los educadores no solamente conocimientos profundos y competencia especial, adquiridos y mantenidos mediante estudios rigurosos y continuos, sino también un sentido de las responsabilidades personales y colectivas que ellos asumen para la educación y el bienestar de los alumnos de que están encargados”. (III.6)
  • La cooperación en torno a cuestiones de política: “Debería existir una estrecha cooperación entre las autoridades competentes y las organizaciones de personal docente, de empleadores, de trabajadores y de padres de alumnos, las organizaciones culturales y las instituciones de enseñanza o de alta cultura e investigación, con miras a definir la política docente y sus objetivos precisos”. (IV.10k)
  • La formación del profesorado: “Los profesores de instituciones de formación de personal docente deberían estar calificados para proporcionar una enseñanza correspondiente de nivel comparable al de la enseñanza superior. Aquellos que proporcionan la formación pedagógica deberían tener experiencia en la enseñanza escolar y, siempre que sea posible, renovar esa experiencia periódicamente mediante la práctica de las docencias en establecimientos de educación. (V.25)
  • La libertad académica: “En el ejercicio de sus funciones, los educadores deberían gozar de libertades académicas. Estando especialmente calificados para juzgar el tipo de ayudas y métodos de enseñanza que crean 10 mejora más adaptables a sus alumnos, son ellos quienes deberían desempeñar un papel esencial en la selección y la adaptación del material de enseñanza así como en la selección de los manuales y la aplicación de los métodos pedagógicos dentro de los programas aprobados y con la colaboración de las autoridades escolares”. (VIII.61).
  • Las responsabilidades: “Los niveles de eficiencia exigibles al personal docente deberían definirse y hacerse respetar con el concurso de las organizaciones de dicho personal [...] Las organizaciones de personal docente deberían elaborar normas de ética y de conducta, ya que dichas normas contribuyen en gran medida a asegurar el prestigio de la profesión y el cumplimiento de los deberes profesionales según principios aceptados”. (VIII.71 y 73)
  • Los derechos: “Los sueldos y las condiciones de trabajo del personal docente deberían determinarse por vía de negociaciones entre las organizaciones del personal docente y los empleadores”. (VIII.82)
  • Las horas de trabajo: “Al fijar las horas de trabajo del personal docente, deberían tomarse en cuenta todos los factores que determinan el volumen de trabajo total de dicho personal, como: a) el número de alumnos de los cuales el educador ha de ocuparse durante la jornada y durante la semana; [...]; e) el tiempo que conviene conceder al personal docente para informar a los padres de los alumnos sobre el trabajo de sus hijos y tener consultas con ellos”. (IX.90, a y e))
  • Los sueldos: “La retribución del personal docente debería: a) estar en relación, de una parte, con la importancia que tiene la función docente y, por consiguiente, aquellos que la ejerzan, para la sociedad y, de otra, con las responsabilidades de toda clase que incumben a los docentes desde el momento en que empiezan a ejercer [...] d) tomar en cuenta que determinados puestos requieren más experiencia, cualificaciones superiores e implican responsabilidad más amplia”. (X.115)
  • La escasez de personal docente: “Debería sentarse el principio de que toda decisión adoptada para hacer frente a cualquier crisis grave de escasez de personal debe considerarse como medida excepcional que no deroga, ni modifica de ningún modo, las normas profesionales establecidas o por establecer, y reduce al mínimo el riesgo de perjudicar los estudios de los alumnos”. (XII.141)

La Universidad del Rio Cuarto en Argentina señala que, en lo que hace al discurso de las agencias internacionales, éstas apelan a la responsabilidad que supone actuar profesionalmente. Enfatizan en la responsabilidad por los resultados del aprendizaje de los alumnos, transfiriendo esta responsabilidad del Estado hacia los docentes e instituciones. Todos sabemos que los docentes siempre son responsables de su trabajo. Pero otra cosa es querer hacerlos responsables por todos los problemas no resueltos del sistema educativo, entre ellos la calidad del sistema, los índices de repitencia, deserción, etc. En estas cuestiones intervienen tantas variables, muchas de las cuales son generadas desde el Estado a partir de sus propias políticas económicas, sociales y educativas, que resulta incomprensible delegar semejante responsabilidad en los docentes.

En más de 51 años la situación mundial, incluyendo la educación ha cambiado muchísimo, comenzando por una mayor equidad en algunos países de Latinoamérica respecto al acceso y calidad de la educación, existen en gran cantidad de países criterios evaluativos muy estrictos para aquellas personas que desena ingresar a la docencia, son reevaluados constantemente.

A nivel de libertad académica hay países que poseen un currículo único para su sistema educativo, como existen otros con diversos currículos, a nivel de sueldos, lamentablemente es casi uniforme, los bajos salarios que perciben los docentes en contraposición con el aumento casi constante de sus responsabilidades. Habría que realizar un análisis profundo país por país para tener una aproximación más exacta de la vigencia de esos postulados, lo importante es dejar claro que la exigencia de una mejor calidad educativa recae sobre cada Estado y no sobre cada docente, pues es el Estado el que debe garantizar el goce efectivo del Derecho a la Educación de todxs los ciudadanxs

 

Fuentes Consultadas:

  • http://es.unesco.org/themes/docentes/dia-mundial-docentes
  • http://unesdoc.unesco.org/images/0016/001604/160495s.pdf
  • https://www.unrc.edu.ar/publicar/cde/05/Menghini.htm
  • Imagen de Joa Souza / Shutterstock.com