Miércoles, 24 de mayo, 2017

Los alumnos que abandonan los estudios y los que cursan el nivel secundario en el sur de Zambia se han beneficiado de un proyecto de la UNESCO concebido para solucionar el problema del acceso a la enseñanza y formación técnica y profesional (EFTP).


Numerosos países del África subsahariana tratan de dotar a sus jóvenes de las competencias necesarias para que encuentren empleos dignos. El desempleo juvenil sigue siendo elevado y los jóvenes no adquieren las competencias empresariales necesarias para obtener puestos de trabajo en los sectores en expansión.

El Proyecto BEAR de la UNESCO (Better Education for Africa’s Rise o Mejor Educación para el Renacer de África) tiene el propósito de responder a estos desafíos. El proyecto, creado en 2011, trata de actualizar los planes de estudio, mejorar la formación de docentes, reforzar la infraestructura y lograr la colaboración de empresas y empresarios para que ayuden a los institutos de formación técnica y profesional (EFTP) a centrarse en sectores específicos, escogidos por su capacidad potencial de generar empleos. En particular, el proyecto trata de fomentar el acceso de los jóvenes a la EFTP de calidad. El objetivo final del proyecto es contribuir a la creación de mejores sistemas de EFTP y dar a los jóvenes más oportunidades de encontrar un empleo digno.

El Proyecto BEAR es un modelo novedoso de cooperación Sur-Sur.  Con el apoyo del gobierno de Corea, BEAR representa una nueva modalidad de cooperación para el desarrollo, en la que un país recientemente desarrollado –la República de Corea- comparte su experiencia y competencias en materia de educación con otros que están buscando los medios desarrollarse. BEAR es un proyecto de cinco años de duración que está dirigido a sector de la EFTP en Botswana, la República Democrática del Congo, Malawi, Namibia y Zambia.

BEAR se ajusta a las necesidades nacionales y regionales con el fin de elaborar políticas de EFTP de base empírica. En la primera fase, ha definido en cada país a los principales agentes y las posibles alianzas con los sectores público y privado que poseen el mayor potencial para desarrollar nuevas competencias. En Botswana el programa se centra en el sector turístico; en la República Democrática del Congo, en la construcción y la agricultura; en Malawi, en la manufactura agroindustrial y la construcción; en Namibia, en la construcción y en Zambia, en la construcción y el turismo.

 

Corea del Sur aporta ayuda al proyecto

Corea del Sur acordó ofrecer a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, según sus siglas en inglés) 10 millones de dólares durante los próximos cinco años para ayudar a apoyar la educación profesional en Etiopía, Uganda, Kenia, Tanzania y Madagascar.

El ministro surcoreano de Educación, Lee Joon-sik, firmó una carta de intenciones en París con la jefa de la Unesco Irina Bokova, reflejando el ofrecimiento surcoreano de una segunda fase del fondo para financiar el proyecto “Mejor Educación para el progreso de África”, conocido como BEAR por sus siglas en inglés.

El proyecto BEAR, al cual se adhirió Seúl en 2011 a petición de la Unesco, recoge la entrega de ayuda oficial al desarrollo durante cinco años para que los fondos sean empleados por la organización de la ONU en un propósito especial.

La Unesco puso en marcha la primera fase del proyecto BEAR entre 2011 y 2015, desarrollando programas de estudios y libros de texto, así como la formación de profesores, en cinco naciones africanas que fueron Botsuana, República Democrática del Congo, Namibia, Zambia y Malaui.

Bajo el acuerdo, Corea del Sur ofrecerá otros 10 millones de dólares hasta 2020 para ser empleados en la segunda fase del proyecto en cinco países que son Etiopía, Uganda, Kenia, Tanzania y Madagascar.

 

Formación profesional en Zambia, en el marco del proyecto BEAR

Los alumnos que abandonan los estudios y los que cursan el nivel secundario en el sur de Zambia se han beneficiado de un proyecto de la UNESCO concebido para solucionar el problema del acceso a la enseñanza y formación técnica y profesional (EFTP).

Cada año, unos 300.000 alumnos dejan los estudios en Zambia y muy pocos de ellos consiguen ingresar luego en cursos de EFTP. El proyecto de la UNESCO, que forma parte del Programa Mejor Educación para el Renacer de África (BEAR por sus siglas en inglés), aborda el problema mediante la incorporación de la formación profesional a los planes de estudios de la enseñanza secundaria.

Estudiantes y jóvenes adultos que habían dejado los estudios participaron en un proyecto que se llevó a cabo en una escuela secundaria y un centro de aprendizaje y aumento de capacidad (CABLAC) del sur de Zambia, en el que obtuvieron diplomas de carpintería, construcción, metalurgia, fontanería, diseño y sastrería, entre otros.

El director de la escuela secundaria, Jericho Nzima, explicó las ventajas de combinar la formación profesional con el programa ordinario de estudios.

Antes de que el Proyecto BEAR se aplicara en este centro, teníamos algo así como un sistema educativo de dos niveles, pero los índices de matrícula eran muy bajos. Con la introducción del proyecto hemos alcanzado un gran número de alumnos en nuestro programa de formación profesional.

La escuela también otorgó diplomas a 50 pasantes que habían adquirido experiencia profesional empírica, pero carecían de instrucción formal o capacitación en sus especialidades respectivas. Al otorgar esta garantía en forma de un certificado oficial, los alumnos alcanzaron la condición de obreros calificados, lo que amplía sus oportunidades de empleo en sus comunidades.

En el CABLAC del sur de Zambia los adultos que habían abandonado los estudios tuvieron la oportunidad de aprender oficios como diseño, corte y costura, en el marco del Proyecto BEAR, pero los cursos de alfabetización de adultos eran una condición indispensable para poder matricularse.

La coordinadora docente y tutora de alfabetización Tina Mtonga declaró: “Antes de comenzar el proyecto, realizamos una encuesta comunitaria con la TEVETA (Autoridad de capacitación técnica, profesional y empresarial) y descubrimos que la mayoría de los candidatos que habíamos entrevistado eran analfabetos”.

La Sra. Agness Bwalya Kaulwe dijo que se sentía muy feliz de recibir un diploma de diseño y alfabetización a sus 47 años de edad.

Tras haber abandonado los estudios hace tantos años y sin posibilidad de ampliar mi educación, me complace estar aquí, en CABLAC, porque aprendo inglés y aritmética. Esto significa que podré comunicarme de manera más eficaz y gestionar mejor mi hogar y mi negocio, porque además nos enseñan técnicas empresariales.

Treinta y una alumnas participaron en la primera edición del curso de diseño, que tuvo un efecto positivo en la comunidad.

“Estamos viendo muchos cambios, empezando por los alumnos de la escuela, porque la mayoría de ellos son los padres de nuestros propios alumnos (en la enseñanza primaria). Vemos respuestas positivas, porque se ha puesto de relieve la importancia de la educación”, afirmó la Sra. Mtonga.

Proyectos como estos, deben ser fomentados e impulsados en todo el mundo por parte de cada Estado para logra entre sus ciudadanos una mejor calidad de vida, incluidos aquellos ciudadanos que desertan del sistema educativo formal, que en el caso de algunos países latinoamericanos va en franco aumento por la crisis económica que enfrentan algunos países de la región y que afecta con mayor impacto a los sectores de la sociedad  con menores ingresos y un nivel educativo mas bajo

Fuentes Consultadas:

  • http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/91269
  • http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/bear_transforming_skills_in_sub_saharan_africa/
  • http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/quality_skills_training_at_school_opens_the_door_to_better_w/#.WA3KIfl95jE
  • Imagen de Monkey Business Images